«La Voz Kids»: Vanesa Martín, a por todas

La cantante se incorpora como «coach». Ya ha sumado a dos niños a su equipo en las primeras «audiciones a ciegas» del programa de Antena3

Vanesa Martín durante una de las «audiciones a ciegas»
Vanesa Martín durante una de las «audiciones a ciegas»

La cantante se incorpora como «coach». Ya ha sumado a dos niños a su equipo en las primeras «audiciones a ciegas» del programa de Antena3.

Tras participar en el «talent» como asesora, Vanesa Martín ya luce los galones de «coach» en «La voz Kids» junto a David Bisbal, Rosario Flores y Melendi. En el FesTVal de Vitoria reconoció que le «imponía» la responsabilidad que le habían otorgado porque «es un concurso muy potente, más aún ‘‘La voz Kids’’ por la naturalidad de los niños que, aunque son competitivos, lo viven como un juego». Por lo pronto, su debut no ha podido ser más satisfactorio para ella.

Tras las dos primeras «audiciones a ciegas», ya tiene a dos componentes en su equipo: Manuela Gómez y Laura Valle. Con Gómez cantó un tema suyo, «Aún no te has ido». Eso sí, antes de que empezasen las grabaciones no las tenía todas consigo. «Pensaba: ‘‘¡Ojalá me elija alguien!’’. Pasaban por el escenario voces impresionantes y, en alguna ocasión, solo con ver cómo me miraban me decía, ‘‘este va a ser mío’’», confiesa.

Una vez que tuvo la lista completa de aspirantes su prioridad fue «escucharlos, que me contasen qué es lo que quieren cantar. Después les elegí las canciones que yo creía que más encajaban con su estilo. Lo que más me importaba era que disfrutasen y que sintieran cosas cuando cantaban los temas. Insistí mucho en ello porque, más que cantar, les pedía que contasen la canción; es decir, que fuesen lo que yo buscaba: unos intérpretes», comenta.

La relación entre ella y sus concursantes fue de ida y vuelta. Si Martín les enseñaba claves para mejorar su talento y técnica musical, los críos, sin darse cuenta, también le impartieron alguna lección que otra. «Aprendí que no deberíamos perder la inocencia, la frescura, a saber enfrentarse a la adversidad y que no nos tomemos las cosas a la tremenda. Recuerdo que una niña que no pasó a la siguiente fase me dijo: ‘‘No pasa nada, si yo quiero ser veterinaria’’». comenta. Lo que más ha disfrutado la cantante es la evolución de los que se quedaban porque «era una gozada ver cómo se crecían y empezaba a sacar el artista que tenían dentro», explica. Con muchos de ellos se ha reencontrado durante este verano, ya que les ha invitado a sus conciertos y a que cantasen con ella sobre el escenario.

Gran equipo

Sobre sus compañeros solo tiene buenas palabras y lo cierto es que tienen un «feeling» entre ellos que traspasa la pantalla. Cuando se le pregunta si se lo ha pasado bien, asiente con la cabeza: «Sí, sobre todo cuando nos bloqueábamos los unos a los otros. En ese sentido, Bisbal era el más divertido, ya que el resto íbamos a por él».

Martín no se atreve a pronunciarse sobre el futuro musical de los chavales. Solo espera «que no les corten las alas, mi familia siempre me alentó a que cantase. A los quince años ya participaba en locales de Málaga y aparecía en cadenas de televisión y de radios locales», explica, sin dejar de puntualizar que «para tranquilizar a mis padres estudié magisterio y pedagogía en Málaga. Pero tengo que decir que mi realidad –grabar seis discos y componer canciones para Siempre así, Indía Martínez, Pastora Soler– ha superado con creces los sueños que tenía».