Las cartas contra el olvido

Una serie documental, que hoy estrena La 2 a las 21 horas, explica la historia española a través de las misivas que escribieron personajes célebres y otros anónimos

Imagen de la exposición «Buscaba el amanecer, José Caballero evoca a García Lorca», cuyo comisario fue el redactor de LA RAZÓN Víctor Fernández
Imagen de la exposición «Buscaba el amanecer, José Caballero evoca a García Lorca», cuyo comisario fue el redactor de LA RAZÓN Víctor Fernández

Una serie documental, que hoy estrena La 2 a las 21 horas, explica la historia española a través de las misivas que escribieron personajes célebres y otros anónimos.

Vivimos en unos tiempos asépticos. Para escribir, en vez de referirnos a palabras hablamos de caracteres, concretamentes 280, los que permite Twitter. A eso hay que sumar que la urgencia del WhatsApp las mutile o las sustituya por emoticonos. Ya no guardamos misivas y sí correos electrónicos. Para reivindicar el género epistolar La 2 estrena hoy, a las 21:00 horas, «Cartas en el tiempo», una serie documental que da la importancia que merece a esta forma de comunicación y que también tiene la intención de llevar en volandas al espectador a significativos momentos históricos. Como bien subraya la directora del espacio, Blanca Flaquer, la definición más poética de una carta es «una conversación entre ausentes», que, sin embargo, se sienten muy presentes. Así, la producción, que ha contado con la colaboración de Antonio Castillo y Verónica Sierra, del equipo de investigación «Lectura, escritura y alfabetización» de la Universidad de Alcalá, rescata las misivas de celebridades como Miguel de Cervantes, Diego de León, Rosa Chacel y Federico García Lorca, entre otros. También hay un lugar para las correspondencias anónimas porque, como subrayó Flaquer: «Gracias a ellas el espectador se hace una idea de qué significaba para un preso escribir una de ellas. Incluso algunas servían como pruebas en procesos judiciales. Así sucedió durante la Inquisición». Para ponerlas voz se ha contado con los actores José Luis Gómez, Alberto San Juan, Aura Garrido, Nacho Fresneda, Antonio Valero, Francesca Piñón y Carlos Chamarro, dentro de una amplia nómina de intérpretes.

Reflexión y sentimiento

Chamarro remarca que «la paz que transmite el programa es la misma que antes se tomaban las personas para reflexionar y expresar lo que realmente querían decir; no como ahora, que improvisamos». En cada episodio se recrean dos o tres cartas de las 26 que han sido seleccionadas. La más antigua es una del siglo VI a. C. en Ampurias, que se ha reconstruido, y las últimas corresponden a la década de los sesenta. Piñón –que recita las de Chacel, desde su exilio hasta las que le escribió a Ana María Moix–, cree que sus misivas «tienen más calidad literaria que sus novelas».

Cada capítulo es temático. El de hoy se titula «El último adiós». La primera es de Miguel de Cervantes (José Luis Gómez) al Conde de Lemos, su mecenas, que posteriormente fue publicada en el prólogo de «Los trabajos de Persiles y Segismunda». Fue escrita tres días antes de su fallecimiento. El autor de la segunda epístola es Diego de León (Fernando Gil). Condenado a muerte tras participar en una conspiración contra Espartero, los destinatarios son su esposa y su hijo. La última corresponde a Blanca Brisac (Claudia Benito), una de las jóvenes conocidas como «Las 13 rosas», que, en una carta, se despide de su vástago. «En los últimos instantes de la vida lo que aflora en todo el mundo es el amor», declara el antropólogo Josep Maria Fericgla.

Cecilia garcía - ivimos en unos tiempos asépticos. Para escribir, en vez de referirnos a palabras hablamos de caracteres, concretamentes 280, los que permite Twitter. A eso hay que sumar que la urgencia del WhatsApp las mutile o las sustituya por emoticonos. Ya no guardamos misivas y sí correos electrónicos. Para reivindicar el género epistolar La 2 estrena hoy, a las 21:00 horas, «Cartas en el tiempo», una serie documental que da la importancia que merece a esta forma de comunicación y que también tiene la intención de llevar en volandas al espectador a significativos momentos históricos. Como bien subraya la directora del espacio, Blanca Flaquer, la definición más poética de una carta es «una conversación entre ausentes», que, sin embargo, se sienten muy presentes. Así, la producción, que ha contado con la colaboración de Antonio Castillo y Verónica Sierra, del equipo de investigación «Lectura, escritura y alfabetización» de la Universidad de Alcalá, rescata las misivas de celebridades como Miguel de Cervantes, Diego de León, Rosa Chacel y Federico García Lorca, entre otros. También hay un lugar para las correspondencias anónimas porque, como subrayó Flaquer: «Gracias a ellas el espectador se hace una idea de qué significaba para un preso escribir una de ellas. Incluso algunas servían como pruebas en procesos judiciales. Así sucedió durante la Inquisición». Para ponerlas voz se ha contado con los actores José Luis Gómez, Alberto San Juan, Aura Garrido, Nacho Fresneda, Antonio Valero, Francesca Piñón y Carlos Chamarro, dentro de una amplia nómina de intérpretes.

Reflexión y sentimiento

Chamarro remarca que «la paz que transmite el programa es la misma que antes se tomaban las personas para reflexionar y expresar lo que realmente querían decir; no como ahora, que improvisamos». En cada episodio se recrean dos o tres cartas de las 26 que han sido seleccionadas. La más antigua es una del siglo VI a. C. en Ampurias, que se ha reconstruido, y las últimas corresponden a la década de los sesenta. Piñón –que recita las de Chacel, desde su exilio hasta las que le escribió a Ana María Moix–, cree que sus misivas «tienen más calidad literaria que sus novelas».

Cada capítulo es temático. El de hoy se titula «El último adiós». La primera es de Miguel de Cervantes (José Luis Gómez) al Conde de Lemos, su mecenas, que posteriormente fue publicada en el prólogo de «Los trabajos de Persiles y Segismunda». Fue escrita tres días antes de su fallecimiento. El autor de la segunda epístola es Diego de León (Fernando Gil). Condenado a muerte tras participar en una conspiración contra Espartero, los destinatarios son su esposa y su hijo. La última corresponde a Blanca Brisac (Claudia Benito), una de las jóvenes conocidas como «Las 13 rosas», que, en una carta, se despide de su vástago. «En los últimos instantes de la vida lo que aflora en todo el mundo es el amor», declara el antropólogo Josep Maria Fericgla.