Actualidad

Georgia, exotismo católico

Este país, situado en la encrucijada de Oriente y Occidente, es una de las naciones más cristianas del mundo

Este país, situado en la encrucijada de Oriente y Occidente, es una de las naciones más cristianas del mundo

Publicidad

En una tierra de contrastes en la encrucijada de Oriente y Occidente, Georgia tiene más que ofrecer que cualquier otro país de su tamaño en el mundo. Y, aunque sus 69.700 kilómetros cuadrados de paisajes puedan parecer poca cosa, en realidad guardan 13 zonas climáticas diferentes. Desde la alpina a la semidesértica, los picos más altos de Europa y el mar. Se pueden visitar zonas a -10ºC y en apenas unas horas se encontrará a la orilla de una playa.

Es uno de los países cristianos más antiguos, ya que fue uno de los primeros en el mundo en adoptar oficialmente esta religión en el año 337 d.C. Por ello, la herencia artística es inmensa, multitud de monumentos históricos e iglesias decoran las calles de sus ciudades, a lo que se suman sus excelentes frescos, que sorprenderán a todo el que los visite. Muchos de sus puntos de referencia están en la lista de sitios Patrimonio Mundial de la Unesco, ubicados en Kutaisi, Mtskheta o Upper Syaneti, donde se encuentra el asentamiento más alto de Europa.

Pero, si por algo destaca, es por su vibrante capital, Tiflis. Se encuentra en un entorno envidiable. Se extiende a ambos lados del río Mtkyari y está rodeada por las montañas. Según la leyenda, esta ciudad fue fundada a mediados del siglo V por el rey Vakhtang I Gorgasali, que se encontraba cazando por la zona. En ese momento, su halcón resultó herido y cayó en unas aguas termales que allí se encontraban y murió por quemaduras. El monarca quedó tan impresionado con esas caldas que decidió establecer un asentamiento en ese lugar. Quizá, por ello, el nombre de esta ciudad encuentre en esta historia todo su sentido: “cálido”.