MENÚ
viernes 15 noviembre 2019
16:57
Actualizado

«No podremos vivir fuera de la Tierra»

Los astrofísicos que descubrieron el primer planeta  fuera del Sistema Solar, premio BBVA Fronteras del Conocimiento

  • «No podremos vivir fuera de la Tierra»
  • «No podremos vivir fuera de la Tierra»
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

24 de enero de 2012. 20:11h

Comentada
Madrid. 24/1/2012

Hasta 1995, las teorías científicas de los astrofísicos descartaban un modelo de sistema diferente al solar, hasta que los suizos Michel Mayor y Didier Queroz descubrieron el planeta Pegasus 51, en torno al que no sólo orbitaba una estrella, sino dos. Este hallazgo revolucionó todos los conocimientos que hasta el momento se tenían del cosmos y precipitó la idea de descubrir vida más allá de la Vía Láctea.  Una revolución que ha valorado la Fundación BBVA otorgándoles el galardón Fronteras del Conocimiento en Ciencias Básicas. Gracias a este primer paso, hoy «se conocen más de 500 exoplanetas e incluso se han realizado las primeras mediciones de algunas de sus atmósferas», exponía ayer el jurado para explicar su decisión.

Las ciencias básicas, como explica a LA RAZÓN Didier Queloz, «afectan a nuestras vidas, aunque no lo veamos inmediatamente. No solucionaremos los grandes problemas de la humanidad, pero conocer hacia dónde vamos nos ayuda», afirma. Los cuerpos celestes que han localizado los  científicos no reúnen los requisitos de la Tierra, pero sí «podemos asegurar que no todos los planetas giran alrededor de un astro, como ocurre en nuestro Sistema Solar. El siguiente paso es localizar signos de vida en alguno de ellos», añade el catedrático de la Universidad de Ginebra. Su colega, Hans Deeg, científico titular del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), coincide: «Ellos han abierto la puerta hacia un nuevo entendimiento de la vida. Conocer la existencia de estos planetas no sólo afecta a nuestra visión del universo, sino que también es importante para otros ámbitos como el de la filosofía».

Desde que Didier divisó Pegasus 51, sus investigaciones se han centrado en desentrañar sus características: «Hemos pasado de la percepción a la comprensión. La astronomía está avanzando muy rápido, estoy convencido de que en 1.000 años conoceremos todo el universo», comenta. La idea de habitar uno de estos planetas no llama tanto la atención al investigador suizo: «No me gusta la idea de irnos de la Tierra. Además, la radiactividad de la que nos protege la atmósfera no nos permitiría vivir fuera», asegura.

Exploradores modernos
La búsqueda de nuevos astros, de material oscuro, de nuevas galaxias, es lo que más motiva a estos «exploradores modernos». Así se define el galardonado. «Antes se exploraban continentes, ahora nuestra meta es desentrañar los misterios del cosmos». Gracias a estos hallazgos se puede comprender mejor el origen de la vida en la Tierra y ofrecer las direcciones por las que se guiarán los futuros científicos para dar con un planeta similar al nuestro. «Existen millones e incluso billones de planteas, pero, por ahora, sólo hemos dado con aquellos donde la vida no emerge. Una diminuta variación cambia todo un sistema y por eso es difícil que se den condiciones como las del planeta azul», concluye desde Ginebra.


Cuatro españoles, entre los mejores científicos
Se postularon 760 científicos  y el jurado del Instituto Médico Howard Hughes ha seleccionado a 28 como los científicos internacionales con mayor potencial para convertirse en líderes mundiales. Han elegido a cuatro españoles. José Luis García-Pérez es uno de ellos. Recibirá unos 500.000 euros a lo largo de cinco años para que continúe con su laboratorio del centro Genyo.  «Nuestra investigación es  única, estudiamos el genoma, que es como un libro de instrucciones. En concreto, analizamos cómo se mueve uno de sus elementos específicos que se relaciona con el desarrollo de numerosas enfermedades, muchas de ellas cerebrales», explica.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs