MENÚ
jueves 19 octubre 2017
04:58
Actualizado
El Tiempo
  • 1

El terrorista iba a provocar un incendio y una matanza a las puertas de París

El yihadista, que residió en Madrid y Algeciras, llevaba en el tren una garrafa de líquido inflamable y armas para causar decenas de víctimas

  • El terrorista Khazzani fue inmovilizado por varios pasajeros del tren contra el que pretendía atentar
    El terrorista Khazzani fue inmovilizado por varios pasajeros del tren contra el que pretendía atentar
J. M. Zuloaga.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

23 de agosto de 2015. 18:09h

Comentada

El plan de Ayoub El-Khazzani, al que se le vincula con el yihadismo, consistía en incendiar el tren de alta velocidad que cubre el trayecto entre Ámsterdam y París, cuando el convoy estuviera cerca de la capital francesa. Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, pensaba aprovechar los momentos de confusión de esos instantes para hacer uso de las dos armas que portaba, un fusil de asalto con ocho cargadores y una pistola, y provocar una auténtica masacre entre los pasajeros.

El intento frustrado de atentado se produce dos días después de que uno de los miembros de la célula del Daesh (el Estado Islámico) desarticulada el pasado mes de enero por la Policía belga en la localidad de Verviers que consiguió huir, Nouamane Abdellah, lanzara una amenaza en la que decía que «en los días, semanas, meses y años venideros habrá más terror». Las Fuerzas de Seguridad investigan si existe relación entre Ayoub elKhazzani con la célula de Verviers, ya que él mismo ha señalado que las armas y otros objetos que portaba se los encontró dentro de un saco en un parque de Bruselas, la capital belga, versión que nadie cree por los antecedentes y la forma de proceder del detenido, que ha llegado a decir a la Policía francesa, en sus primeras declaraciones, que sólo pretendía robar a los pasajeros del tren.

El plan que había ideado –o más bien le habían ordenado– el terrorista (porque un fusil de asalto Kalashnikov y una pistola Lugger no son de armas de fácil adquisición) consistía en provocar un incendio cuando el convoy estuviera a unos veinte minutos de París. Para ello, llevaba una garrafa con líquido inflamable.

Entre el humo y la confusión que lógicamente se generarían dentro del tren, aprovecharía para hacer uso de sus armas disparando de forma indiscriminada contra los pasajeros con el fin de provocar una auténtica matanza a su alrededor. La amenaza lanzada hace dos días por el Estado Islámico se cumpliría así de forma casi inmediata. El-Khazzani ha estado en los últimos meses en zona de combate del Estado Islámico, a donde viajó en mayo. Tomó un avión en Berlín hasta Estambul, en Turquía. Después volvió a Europa, en concreto a Bélgica, para preparar la masacre en el tren Ámsterdam-París. La corta estancia en la zona de combate hace pensar que se desplazó hasta allí sólo para recibir las órdenes de los atentados que debía cometer y a aprender a usar las armas.

Con anterioridad, este individuo había residido en Madrid (2009) y Algeciras (2014), en concreto en la calle Lagartijo, y trabajaba como comercial en una tienda de telefonía. Uno de sus hermanos era el imán de la mezquita Taqwa, pero fue expulsado a Marruecos por residencia ilegal. Al menos eso es lo que le consta en los informes de las fuentes consultadas. Sin embargo, Ayoub, además de pasaporte marroquí (había nacido en Tetuán en 1989), disponía de tarjeta de residente.

Durante su estancia en España constan varias detenciones en Madrid a cargo del Cuerpo Nacional de Policía por un presunto delito contra la salud pública (tráfico de drogas). A finales del año pasado, sin que entonces se supieran las razones, se trasladó a Bélgica, país en el que, según las fuentes consultadas, se radicalizó probablemente a través de la organización del Estado Islámico Shariah Belgium (Sharía para Bélgica), a la que pertenecía la célula de Verziers.

Pese a los datos conocidos en las últimas horas, las autoridades francesas trataban ayer de confirmar, con ayuda de los servicios secretos de otros países, más detalles del perfil «terrorista» de Ayoub el Khazzani, que pese a ser sorprendido, hirió de gravedad a dos hombres en el tren Thalys Ámsterdam-París antes de ser reducido por los pasajeros. «Hay que ser prudentes», señaló el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve. Por su parte, el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, mantuvo varios contactos telefónicos con su colega galo con el fin de intercambiar información. España había advertido a París en febrero de 2014 de que el sospechoso era un islamista radical.

El ministro Cazeneuve precisó que la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI, los servicios secretos franceses) registraron a Khazzani en sus archivos con una ficha «S», la aplicada a personas con vinculaciones potenciales con grupos terroristas, para el caso de que entrara en Francia. Confirmó que lo que está demostrado es que vivió en España hasta 2014 y que en 2015 se le situaba en Bélgica, razón que justifica también la investigación abierta por la Fiscalía federal de ese país.

Según el relato de Cazeneuve, un pasajero francés que iba al baño de su vagón se dio de bruces con el agresor que salía con su kalashnikov. Intentó neutralizarlo pero disparó. Entonces intervinieron unos militares estadounidenses que forcejearon con él hasta de-sarmarlo, neutralizarlo en el suelo (lo dejaron sin sentido) y atarlo. En el forcejeo, uno de ellos resultó herido de arma blanca y otro pasajero, un franco-estadounidense, fue alcanzado por una bala perdida en el cuello y fue trasladado más tarde en helicóptero a un hospital de Lille. La vida de estos dos heridos graves no corría peligro ayer, tranquilizó el ministro francés, que rindió homenaje al «comportamiento de gran valor» que demostraron tanto el pasajero francés que se topó en primer lugar con el presunto terrorista –se sabe que tiene 28 años y reside en Holanda–, como los dos militares estadounidenses y un ejecutivo británico que acabaron por reducirlo. «Debemos mucho a su valor y a su sangre fría», sentenció en referencia al riesgo de que se hubiera producido una masacre mucho más grave sin su intervención. El Ayuntamiento de Arras condecoró ayer mismo a los tres protagonistas por su acción.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs