Por qué comprar acciones de Amazon

La empresa dirigida por Jeff Bezos es actualmente uno de los mayores distribuidores online de productos de gran consumo para el gran público

Cada vez son más los inversores particulares y los traders que se interesan por los títulos de las grandes empresas estadounidenses, entre las que destaca, por su atractivo, Amazon. Las acciones de todas estas compañías experimentan fluctuaciones muy importantes a lo largo del año y, por lo tanto, permiten una especulación rentable cuando buscamos una inversión a largo plazo. Además, las acciones de Amazon suponen ciertas ventajas para los traders, ya que sus cotizaciones presentan una volatilidad interesante.

La empresa dirigida por Jeff Bezos es actualmente uno de los mayores distribuidores online de productos de gran consumo para el gran público. Asimismo, cabe destacar también que desarrolla una importante labor de “marketplace” que ofrece la posibilidad de que tanto profesionales como particulares utilicen su plataforma para vender sus productos y servicios a un mercado al que, de otro modo, no podrían llegar por sus propios medios.

En este sentido, el reparto de la facturación de la empresa en función del tipo de producto es la siguiente:

  • los productos electrónicos e informáticos (cámaras, ordenadores, portátiles, periféricos, televisiones, material de sonido, reproductores o productos para la comunicación) representan más del 68% de la actividad;
  • el resto se orienta a productos culturales como libros, productos relacionados con la música, videojuegos o DVD y Blu Ray
  • una pequeña parte de las actividades de Amazon está relacionada con el desarrollo de aplicaciones web

En cuanto a sus beneficios, la mayoría se genera en Estados Unidos, pero Amazon ha sabido también conquistar el resto del mundo y está presente en todo el mundo y muy especialmente en Europa. Hoy esta empresa es uno de los líderes mundiales de la distribución en línea de productos para el público general.

Introducción y cotización de las acciones de Amazon

Amazon comenzó a cotizar en bolsa en 1995 incorporándose al índice estadounidense Nasdaq. Sus resultados hacen que sea uno de los activos preferidos de los traders de este sector, ya que Amazon obtiene cerca de 35.000 millones de dólares de facturación al año.

Durante algunos años, la empresa ha conseguido obtener beneficios superiores de cerca del 40% respecto al año anterior y, aunque ha sufrido las consecuencias de la crisis y de la explosión de la burbuja de Internet en el 2006, ha sabido resurgir al desarrollar diferentes servicios.

Por este motivo, siempre es recomendable contar con acciones de Amazon en nuestra cartera bursátil, ya que estamos ante una compañía centrada en actividades rentables y que, además, ha ido comprando a lo largo del tiempo distintas empresas con actividades y proyectos complementarios.

Datos bursátiles importantes que deben conocerse sobre las acciones de Amazon

Para adquirir acciones de Amazon es necesario disponer de toda la información necesaria de la empresa, pero también otros indispensables:

  • La capitalización bursátil total de Amazon es de 430.880,64 millones de dólares estadounidenses en 2017
  • Las acciones de Amazon cotizan en el mercado Nasdaq Global Select Market del Nasdaq All Markets de Estados Unidos
  • Amazon forma parte del cálculo del índice bursátil estadounidense Nasdaq 100.
  • Una gran parte del capital de la empresa lo poseen inversores institucionales como Royal London Asset Managment, T.Rowe Price Associated, Vanguard Group, Capital World Investors, Fidelity Managment and Research Company, State Street Corporation, BlackRoxk Funds Advisors, Capital Research Global Investors, Baillie Gifford & Co Limited y Jennisson Associate.

Consejos para comprar y vender acciones de Amazon

Cuando se publican los resultados de la empresa: si son positivos, generalmente la cotización de las acciones aumenta en muy poco tiempo, y viceversa

Cuanto aparece un nuevo producto o servicio, como fue el caso del lanzamiento del libro electrónico Kindle. También puede tratarse de la adquisición de una nueva empresa, ya que desde 1998 se pueden contar hasta doce adquisiciones

Estar al tanto de la situación de las empresas tecnológicas y seguir la tendencia general del Nasdaq para no correr riesgos.