La siniestralidad laboral aumentó en 2019: 109 fallecidos, 16 más que en 2018

UGT-A achaca estas cifras negativas a la «precariedad», ya que los trabajadores con contratos temporales «han tenido poco tiempo para formarse en el desempeño de su puesto»

Protesta de UGT y CC OO contra la siniestralidad laboral
Protesta de UGT y CC OO contra la siniestralidad laboral EP

Un total de 109 personas perdieron la vida en accidente de trabajo durante el pasado año 2019 en Andalucía, 16 más que en 2018, cuando fueron 93 los fallecidos, según UGT Andalucía, cuyo secretario de Políticas Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente, Juan Carlos Hidalgo, vinculó esta siniestralidad laboral con «la contratación temporal y la precariedad laboral». Según argumentó, «en la mayoría de las ocasiones, los trabajadores con contratos temporales han tenido poco tiempo para formarse adecuadamente en el desempeño de su puesto», por lo que «la precariedad laboral implica jornadas de trabajo demasiado largas, falta de tiempo de descanso y solapamientos de turnos».

Hidalgo explicó que, en 2019, «se incluye en los datos a los autónomos, pero hay que especificar que se trata en realidad de falsos autónomos, ya que son accidentes que sufren los conocidos ‘riders’, los repartidores».

Además, el representante de UGT-A resaltó «el incremento que hay en accidentes laborales de tráfico, que se están convirtiendo en la primera causa de accidentabilidad en el trabajo».

Para el sindicato, «es necesario que tanto la administración como las empresas vean la necesidad de planes especiales de movilidad para que se forme a los trabajadores en temas de desplazamientos, porque, si no, seguiremos desgraciadamente con este tipo de accidentes en aumento».

Por provincias, las andaluzas que más muertes han sufrido han sido Granada y Sevilla, con 17 en cada caso, seguidas de Málaga, con 16. Con once accidentes laborales mortales están Cádiz, Córdoba y Jaén; con diez, Almería, y con seis, Huelva, según los datos desglosados por UGT-A, con los que el sindicato reclama «una mayor implicación de las distintas administraciones públicas, así como de las propias empresas, en la lucha contra esta lacra social».

Tras defender que «la prevención sigue siendo la mejor herramienta que tenemos para reducir o evitar los daños a la salud de los trabajadores», el sindicato exige a las empresas «una mayor inversión en planes de prevención».