El plan de vuelta al cole del Gobierno en Andalucía choca con la imposibilidad de contratar a 30.000 profesores

La Junta diseña tres escenarios, el primero de «normalidad» con prevalencia de la evaluación inicial y el refuerzo educativo. Los sindicatos hablan de «un brindis al sol» ante la falta de medios

La vuelta al cole sigue siendo una incógnita con el coronavirusRaúl CaroEFE

La sensación de desconcierto empieza a cundir. Las terrazas están abiertas, se podrían abrir las discotecas en fase 3, la vuelta presencial a los trabajos va en aumento pero los alumnos no pueden ir a clase, ni siquiera a un parque. La conciliación vuelve a ser la gran olvidada y se ha priorizado la hostelería a la Educación. El consejero Javier Imbroda habló de una «incorporación de más docentes al sistema» el próximo curso como una posible vía para reducir la ratio, a la espera de la propuesta hoy de la ministra del ramo, Isabel Celáa, en la Conferencia Sectorial. Ante el planteamiento en origen de limitar la ratio a 15 alumnos por aula y las reticencias del sector a establecer turnos de tarde, Imbroda plantea que «hay formas de reducir la ratio no solo con una reducción sistemática de los niños, sino incorporándose docentes o un apoyo a las aulas que lo necesitan». Ahora mismo en Andalucía hay «más de 30.000 unidades con 25 alumnos». «Estos ajustes requieren de unos recursos infinitos y en muchos casos ilimitados», dijo el consejero en Canal Sur. La contratación, según Imbroda, hasta llegar a esa ratio «es imposible, no solo por una cuestión económica sino también por una cuestión de espacio». La Junta apunta a los refuerzos «a través de docentes y apoyo». Imbroda, por otro lado, apuntó a un nuevo decreto de compensación para el alumnado más desfavorecido.

La Junta mantiene abierta la posibilidad de una vuelta a clase con «normalidad» en septiembre. En caso de rebrote, se baraja la actuación «sobre ese centro, pero no se condenará al resto comunidad educativa y a Andalucía».

Con la propuesta del Ministerio, Andalucía tendría que contratar a 30.000 profesores más. La Junta ya dedica el 80% del presupuesto de Educación –6.000 millones– al pago de los profesores. La mayor ratio se localiza en Málaga, Almería y Sevilla. En las zonas rurales, no existe esta problemática, con menos de 15 alumnos por aula. Las clases virtuales no se contemplan como alternativa sin rebrote. La Junta reivindica órdenes claras y que sean por igual en todo el territorio español y con fondos suficientes. El Gobierno de Pedro Sánchez ha apuntado a 2.000 millones para Educación. Hasta ahora, para la crisis del coronavirus sólo han llegado 100 millones y se han detraido 200 de la formación. El segundo escenario conlleva un plan funcional de cada centro para mantener las distancias y las medidas de higiene. El propio Fernando Simón ha sugerido que los horarios del recreo en colegios se escalonen para no se mezclen muchos niños al mismo tiempo. La tercera posibilidad es una «fase epidémica», con el retorno de las clases telemáticas. Educación ya ha remitido a los sindicatos las primeras instrucciones. La evaluación inicial y el refuerzo educativo cobran especial relevancia. Los sindicatos ven las instrucciones como «un brindis al sol» sin un plan de recursos humanos y materiales adicionales.