Heineken España combate el cambio climático con el poder del sol

La cervecera quiere convertirse en la primera empresa del sector que elabore sus productos exclusivamente con energía verde en 2025

Heineken está impulsando iniciativas sin precedentes en el sector para preservar el medioambienteLa Razón

Cuidar el planeta es la tarea a la que cada día se enfrentan más personas en el mundo tanto en el ámbito social como en el político y empresarial. De hecho, la actual crisis sanitaria propiciada por la Covid-19 ha puesto de manifiesto que la salud de todos depende más que nunca del estado en el que se encuentre el planeta. Además, España cuenta, por su situación geográfica, con un clima y unas condiciones ideales para que las empresas aprovechen las energías renovables. Por este motivo, y porque lo lleva inherente desde su fundación, Heineken está impulsando iniciativas sin precedentes en el sector para preservar el medioambiente. La compañía, a través de diferentes proyectos, trabaja para hacer realidad esta premisa y minimizar su impacto en la naturaleza a partir de la energía solar, la biomasa y la protección de las fuentes de agua.

Paneles solares de la nueva planta fotovoltaica inaugurada en el municipio de Andévalo, en HuelvaLa Razón

En este contexto, la nueva planta fotovoltaica inaugurada en la localidad onubense del Andévalo, una instalación de cien hectáreas de superficie con 150 mil paneles solares –lo que equivaldría al tamaño de más de 270 campos de fútbol– pone de manifiesto su compromiso con el medioambiente. Gracias a este proyecto, que se enmarca dentro de un contrato de once años con Iberdrola, Heineken se ha convertido en la primera cervecera española que elabora todas sus cervezas y cider exclusivamente con electricidad cien por cien renovable. O, lo que es lo mismo, más de cuatro mil millones de cañas al año se convierten en cervezas elaboradas con el poder del sol y con el mismo sabor de siempre. Además, las cuatro fábricas y todas las oficinas que la empresa tiene en España funcionan ya con electricidad completamente “verde”, como el color corporativo de Heineken, que evita las emisiones a la atmósfera de quince mil toneladas de CO2 al año. Este nuevo espacio se encuentra dentro de uno de los mayores polos de energía renovable de Europa y representa un importante impulso para el modelo económico de Andalucía como región líder en energías renovables.

Por otro lado, España es el país de mayor estrés hídrico de Europa y los efectos del cambio climático siguen agravando esta situación. Antes esta realidad, Heineken ha devuelto desde 2016 –fecha en la que puso en marcha el Proyecto Doñana– más de mil millones de litros de agua cada año, una cantidad que, por ejemplo, es superior al agua utilizada para elaborar sus cervezas en la fábrica de Cruzcampo en Sevilla. De esta forma, la compañía se ha comprometido a devolver a la naturaleza el agua que contienen sus cervezas, a través proyectos ambientales como el de la restauración de humedales y reforestaciones, con los que mejora la biodiversidad de Andalucía y España.

Heineken ayuda a proteger el agua en Doñana y devuelve 1.000 millones de litros cada añoHEINEKEN HEINEKEN

Así las cosas, tras devolver a la naturaleza toda el agua que contenían sus cervezas, da un gran paso en su compromiso por ser la primera cervecera española que elabora sus productos exclusivamente con energía verde, acercándose cada vez más al objetivo de ser una compañía que emita cero emisiones en 2025. Un reto en el que próximamente avanzará con una nueva instalación térmica de biomasa en su fábrica de Jaén, que se convertirá en la primera fábrica cervecera de Europa que elabora sus cervezas únicamente con energía renovable, tanto solar como térmica. Además, la compañía ha definido una estrategia con nuevos objetivos a 2030 y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

En este contexto, Heineken ha invertido en España once millones de euros en proyectos de sostenibilidad social y medioambiental durante el año pasado. Este compromiso se ha enfocado durante la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 en mantener el empleo de más de 1.500 personas durante todo el año –sin realizar ningún ERE ni ERTE– y en implementar las medidas de seguridad necesarias en las factorías, ayudar a la hostelería a través de iniciativas como el movimiento social #FuerzaBar, a través de 119 proyectos sociales y preservando el medioambiente a través del ahorro de agua y energía.

En cifras
• 4 fábricas en España
• 1.590 empleados
• 100% electricidad verde procedente de fuentes renovables
• 119 iniciativas sociales promovidas
• 13.543 hectáreas de cultivo de cebada bajo contrato en Andalucía
• 91% de la materia prima utilizada proviene de España

Respecto al sector de la hostelería, que ha sido uno los más afectados por la crisis del Covid-19 en España, la compañía cervecera ha volcado todos sus esfuerzos en apoyar al colectivo. Con este objetivo puso en marcha el movimiento social #FuerzaBar al que se sumaron otras marcas líderes del sector y que ha contribuido a llenar los almacenes de bares y restaurantes –que durante el confinamiento se vieron obligados a cerrar– con 21,2 millones de productos. Además, a través de sus marcas Cruzcampo, Amstel y Heineken se pusieron en marcha diferentes acciones como donaciones de producto, fabricación de máscaras protectoras y aportaciones de alcohol para la desinfección.

Asimismo, la apuesta por el producto nacional y el compromiso con los agricultores locales –con más de trece mil hectáreas de cultivo bajo contrato en Andalucías– es una realidad en la compañía ya que, según los últimos datos, el 91 por ciento de las materias primas que actualmente utiliza la entidad para la elaboración de sus cervezas –malta o lúpulo entre otros– se compra a proveedores en España.