Primarias del PSOE andaluz: de la presión a Díaz para que se retirara al vacío de Ferraz

La socialista se ha negado a apartarse e históricos avisan de que a estas alturas a Espadas ya sólo le vale ganar

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha estado hoy en Vélez-Málaga
La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha estado hoy en Vélez-Málaga FOTO: PSOE-A PSOE-A

Paladear victorias anticipadas y trabar amistad con el vértigo sólo sirve a menudo para nutrir desencantos. El PSOE andaluz está inmerso en un proceso interno de primarias que podría culminar, por primera vez en las más de cuatro décadas de historia del partido, en que se vote para elegir a su candidato a la Presidencia de la Junta en las elecciones autonómicas que, de no adelantarse, se celebrarán a finales de 2022. Aunque no todos en la formación han querido llegar hasta ese punto. En la carrera hay cuatro competidores: la ex presidenta del Gobierno regional y secretaria general de la formación, Susana Díaz, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el profesor universitario Luis Ángel Hierro y el médico Manuel Pérez. Si bien, se puede decir que los dos primeros son los favoritos en las apuestas.

Mientras continúa el goteo de responsables que hacen público el desapego ratificado en privado desde hace tiempo respecto a la ex presidenta, fuentes socialistas confirman que varios veteranos del partido, incluso quienes han pertenecido en algún momento a su «equipo más cercano», han planteado a la dirigente socialista que «se eche a un lado», ofreciéndole pactar una salida que le interesara, grupo en el que incluyen al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. Se le ha pedido «generosidad y responsabilidad» hacia el PSOE, partido que, entienden, le ha dado mucho. Defendían, y alguno aún lo hace, que lo mejor para todos hubiera sido «una candidatura única» que saliera adelante por una «amplia mayoría», de cara a «la batalla real», que, a juicio de estas fuentes, es «la pugna por recuperar en las urnas la Junta». Con todo, entre los que apostaron por ese «entendimiento», por un «cambio pacífico», hay quien cree que, «llegados a este punto», y dada la negativa de Díaz a ponerse al margen, «Espadas necesita ganar las primarias para tener opciones frente a Juanma Moreno –el popular que preside el Gobierno autonómico–».

«Asistimos a la desintegración de una etapa del PSOE, el ‘susanismo’, por los propios componentes que la formaban», resume uno de los históricos socialistas consultados. Si bien, admiten que «las fuerzas están equilibradas», conocedores de la intensa agenda de Díaz que incluye «de 30 a 40 llamadas al día». Del lado de ésta, apuntan que sigue esperando poder mantener una conversación con el presidente del Ejecutivo central y líder del PSOE, Pedro Sánchez, después de enterarse por los medios de que Madrid iba a activar las primarias. Nadie de Ferraz la ha llamado, aseguran.

«Asistimos a la desintegración de una etapa del PSOE, el ‘susanismo’, por los propios componentes que la formaban»

Reiteran que la ex presidenta andaluza tiene «todo el derecho» y «la legitimidad» para presentarse a las primarias y dudan de que la estrategia de construir una candidatura «basada exclusivamente en sumar una nómina de cargos críticos» contra ella les salga bien. En estas elecciones internas lo que cuentan son los votos individuales de unos militantes que podrían hacer en algunos casos «justo lo contrario» de lo que indiquen alguno de los dirigentes que han cambiado de bando, advierten. Habrá que esperar para ver a quién le salen los números.

De vuelta al presente, la secretaria general del PSOE-A, quien ha tenido hoy un encuentro con UPA-A en Vélez-Málaga, ha reiterado que «quien esté pensando en cómo se garantiza su puesto o sus privilegios no tiene espacio» en su candidatura. De su lado, Espadas ha ofrecido a la UPA ser interlocutor en Bruselas de sus propuestas para la Política Agraria Común (PAC) en su calidad de representante en el Comité de Regiones, donde preside la comisión de Medio Ambiente.

Hierro ha reivindicado como «netamente ecologista» su proyecto y ha abogado por que la comunidad no vuelva «a ser una tierra de emigración» de la que tengan que salir los mejores estudiantes. Pérez, por último, ha apostado por un partido realmente «democrático» que, al estilo de las canteras de los grandes clubes deportivos, saque «a los mejores» a jugar, según han recogido las agencias.