Cruce de acusaciones de «juego sucio» por el uso de medios en las primarias del PSOE andaluz

Desde los bandos de Díaz y de Espadas se reprochan entre sí la falta de neutralidad de instituciones y «aparatos»

El presidente del Gobierno central y líder del PSOE, Pedro Sánchez, visitó ayer los laboratorios del Grupo Rovi, sin la compañía de ningún precandidato
El presidente del Gobierno central y líder del PSOE, Pedro Sánchez, visitó ayer los laboratorios del Grupo Rovi, sin la compañía de ningún precandidato FOTO: Moncloa

Hay distancias que conviene conservar, no sólo por el coronavirus. El jefe del Gobierno central y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, viajó ayer a Andalucía, en concreto a Granada, donde visitó los laboratorios farmacéuticos del Grupo Rovi, en los que se fabrica el principio activo de la vacuna de Moderna, y se marchó sin intervenir en ningún acto ligado a las primarias que atraviesan al PSOE andaluz. Tampoco lo acompañó ninguno de los cuatro precandidatos que pelean por ser cabeza de cartel del partido en las próximas elecciones autonómicas que, de no adelantarse, se celebrarán en 2022. En la secuencia de imágenes de la jornada no figuraron ni Susana Díaz ni Juan Espadas ni Luis Ángel Hierro ni el médico Manuel Pérez.

No está previsto que Sánchez participe tampoco en los próximos días en eventos ligados al proceso orgánico, ya que, según fuentes de su entorno, el presidente está centrado en su «perfil institucional» y en lo que «verdaderamente importa» que es la vacunación de la población, que avanza «en línea recta hacia la inmunidad de grupo», según dijo en Granada; y en la recuperación económica del país. «Está en el Gobierno, no en cuestiones orgánicas, el partido es secundario ahora», aseveraron los sondeados. Y hay otro elemento a tener en cuenta para no sucumbir a la tentación de encumbrar a uno de los aspirantes: «Si se repite que son los militantes los que deciden y que se va a mantener cierta neutralidad, pues que los candidatos hagan sus campañas», anotan otras fuentes socialistas. Una actitud «exigible» también a otros niveles, pero que, «no siempre se da». «A veces se sustituye por el juego sucio», hay quien lamenta.

No está previsto que Sánchez participe en los próximos días en actos ligados al proceso orgánico

Desde el sector de la formación que respalda a Díaz apuntan a Huelva, por ejemplo. La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE nombró en noviembre de 2020 una comisión gestora en esa provincia, tras la dimisión del que fuera su secretario general, Ignacio Caraballo, quien se vio inmerso en varias causas judiciales. La Presidencia la asumió María Isaura Leal y la Vicepresidencia más la coordinación general María Luisa Faneca, ambas mujeres de Ferraz. Como también lo es María Eugenia Limón, quien sustituyó a Caraballo en la Presidencia de la Diputación onubense. Esta última firmó el nombramiento de M. M. I. B. como asesora de Servicios Generales y Órganos de Gobierno de la institución supramunicipal, de acuerdo a lo reflejado en una resolución fechada el pasado 23 de noviembre de 2020 y publicada en el Boletín Oficial de la Provincia de Huelva el 23 de diciembre siguiente, según ha confirmado este diario. Es personal eventual al servicio del equipo de gobierno de la Diputación y a ella atribuyen unos mensajes de WhatsApp, a los que accedió este periódico y publicó alguno «La Mar de Onuba», en los que explica que creaba un grupo más para «quitar de en medio» a Díaz antes del congreso regional. «Si juntos lo conseguimos una vez, lo volveremos a hacer ahora», animó a sus interlocutores.

Una asesora de la Diputación de Huelva anima en red a través de WhatsApp a «quitar de en medio» a la socialista

Pero no es al único punto al que señalan los afines a la secretaria general del PSOE-A. Temen que «se estén usando» en favor de Espadas «los medios del Ayuntamiento de Sevilla» que dirige, así como los de «la Delegación del Gobierno central» en la comunidad, donde también se produjo un relevo, el de Sandra García en favor de Pedro Fernández, justo antes de que se aceleraran las primarias. Si bien, del lado de Espadas lo niegan y replican que «la gente tiene vida más allá del trabajo» en la que se pueden dedicar a «hacer militancia, si lo consideran».

Desde su perspectiva afirman que, mientras el «aparato» federal «no está rompiendo la neutralidad», desde el círculo de Díaz «sí se están utilizando los medios humanos y materiales del ‘aparato’ regional», e incluso de algunos «provinciales», de una «forma descarada». Afean a la dirigente socialista que esté empleando «métodos del PP como gritar mucho para que se hable de otra cosa y no de lo suyo», disparan.

Las primarias pasarán y todas las facciones tendrán que «seguir conviviendo», por lo que, «ojo con el barro», avisan los históricos.