Paloma Peinado: «Siempre es necesario dar visibilidad a la mujer»

La vicepresidenta de Sistemas para las Funciones de Operaciones de Airbus apuesta por generar referentes femeninos en el ámbito de la ingeniería

Paloma Peinado, vicepresidenta de Sistemas para las Funciones de Operaciones de Airbus
Paloma Peinado, vicepresidenta de Sistemas para las Funciones de Operaciones de AirbusKiko HurtadoLa Razón

Fue la primera mujer al mando de un taller en Airbus y, desde entonces, no ha parado de romper techos de cristal. Paloma Peinado reflexiona sobre igualdad y oportunidades en el Día de la Mujer Ingeniera.

¿Cuál es su responsabilidad en Airbus?

Soy vicepresidenta de la parte de sistemas a nivel de operaciones de toda la división. Son todos aquellos sistemas y operaciones que la gente necesita para trabajar en el día a día. Además soy CIO (Chief Information Officer) por delegación en España. En Airbus Comercial entré en 2003. Fui la primera mujer al mando de un taller en la historia de la división. Siempre he sido la primera mujer en los puestos que he tenido. Tengo experiencia internacional, puesto que estuve en Toulouse trabajando casi seis años. Luego acabé aquí, en Defensa y Espacio, hace cinco años para trabajar en la transformación digital de la compañía.

En su departamento tienen cabida la inteligencia artificial y la realidad aumentada. ¿De qué manera se aplican a la industria aeronáutica?

Aplicamos la realidad aumentada para asistir al operario en todas las tareas de fabricación. Antes se empezó con las tablets y ahora se utilizan las gafas de realidad virtual. La inteligencia artificial se implementa en nuestros procesos y productos, como el FCAS, el nuevo avión de combate. Se buscan productos cada vez más inteligentes pero marcados por el uso ético de esta tecnología. Además, usamos la inteligencia artificial para el análisis de datos mejorando la toma de decisiones y siendo más eficientes en el trabajo diario.

¿La ingeniería sigue siendo un terreno de hombres?

Sí y no. Hay que valorar la evolución positiva que hemos tenido en los últimos años. Todavía sigue habiendo mucha presencia masculina. En la parte tecnológica siempre se tiene esa tendencia, que se daba también cuando estudiaba. En el pasado éramos muy pocas mujeres en clase y nos faltaban muchos referentes que hoy sí podemos llegar a tener. Seguimos en el proceso de tener una diversidad más saludable, aunque hay que reconocer el esfuerzo por no asignar determinados puestos a hombres exclusivamente.

¿Es un problema de educación? A las niñas se les decía que tenían que ser enfermeras o maestras.

No solo influye que te digan eso, sino los referentes que puedes tener alrededor. Se trata de abrir el abanico. Muchas veces la ingeniería no se ve como una opción por los prejuicios o la cultura que se ha tenido de que hay carreras más de hombres que de mujeres. Las que estudiábamos ingeniería éramos un poco raras. En mi familia se han dedicado casi todos a la enseñanza. Tuve el referente de un tío que era maestro industrial. Luego está la inquietud que tengas a nivel personal. Los niños deben ver que hay opciones y que no hay necesidad de encasillar ciertas profesiones.

Cada vez hay más mujeres que estudian ingeniería, pero ¿ocupan puestos de responsabilidad en la empresa?

En Airbus la evolución ha sido muy positiva. De hecho, tenemos miembros del comité ejecutivo mujeres y eso antes era impensable. La empresa está empujando para que esos ratios se vayan alcanzando de una forma más natural. El potencial está tanto en hombres como en mujeres. Hace unos años en Defensa y Espacio podía ser la única vicepresidenta y a día de hoy ya estamos a nivel nacional cuatro o cinco. Hay mujeres en puestos de responsabilidad pero no se ha llegado a un equilibrio. Airbus está predicando con el ejemplo.

¿Y la promoción dentro de la empresa?

Yo no he tenido problemas. Siempre te tienen que valorar por la preparación y las competencias, no por el hecho de ser hombre o mujer.

La semana pasada se celebraron los exámenes de selectividad. ¿Qué le diría a las chicas que valoran estudiar una ingeniería?

Que no se pierdan la posibilidad y el lujo de trabajar en cualquier sector (industrial o de servicios) donde la ingeniería te abre un abanico inmenso. Si estudias ingeniería te tiene que gustar y debes tener una inquietud porque es una carrera técnica. Sin embargo, hay que valorar también el abanico de oportunidades que te puede brindar la carrera. Yo no me dediqué desde el principio a la industria aeronáutica, pero me enamoré de este producto.

Hoy es el Día de la Mujer Ingeniera. ¿Sirven de algo estas jornadas dedicadas a colectivos profesionales?

Siempre es necesario dar visibilidad a la mujer en cualquier ámbito, sobre todo para generar referentes.