El Gobierno andaluz acusa a Sánchez de negar fondos de la UE para el desempleo juvenil

Bendodo alerta del «agravio» a Andalucía y de premiar solo a regiones socialistas

El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, en la Finca La Baltasara de Alhaurín el Grande, residencia de verano habitual del autor Antonio Gala
El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, en la Finca La Baltasara de Alhaurín el Grande, residencia de verano habitual del autor Antonio Gala FOTO: JUNTA DE ANDALUCÍA JUNTA DE ANDALUCÍA

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, reclamó de manera «urgente» la convocatoria de la Conferencia Sectorial de Empleo, además de pedir al Gobierno central que explique a todos los andaluces por qué ha dejado fuera a Andalucía del reparto de nueve millones de euros de ayudas directas, financiadas con fondos europeos, para luchar contra el desempleo juvenil. Así lo indicó durante su visita a la Finca La Baltasara, residencia de verano habitual del autor Antonio Gala en Alhaurín el Grande (Málaga) y transformada en Casa Museo. En este sentido, incidió en que la decisión del Ejecutivo central es «un nuevo agravio para los jóvenes andaluces». «Las comunidades beneficiadas por esta partida han sido Extremadura, Comunidad Valenciana y Navarra, todas gobernadas por el Partido Socialista, además del País Vasco, socio prioritario del Gobierno para sacar adelante los presupuestos. Esto no es una cuestión de partidos políticos ni de confrontación; es una cuestión de justicia», defendió el consejero andaluz.

Por tanto, avisó de que la Junta de Andalucía reclamará «donde haga falta para que no nos ninguneen en el reparto de fondos para combatir el paro juvenil». «En Andalucía tenemos muchos jóvenes y por desgracia muchos de ellos parados, pero eso parece que para el Gobierno de España no cuenta», espetó. Bendodo aclaró que Andalucía «tiene 342.000 jóvenes menores de 34 años sin empleo mientras que el País Vasco tiene 41.800, ocho veces menos, pero las ayudas sí van al País Vasco».

En ese sentido, el consejero, aprovechando que ayer el comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea, Paolo Gentinoli, se reunió con varios miembros del Gobierno central, solicitó al Ejecutivo de PSOE y Podemos que le explique «la forma arbitraria que tiene de repartir los fondos en función de las siglas políticas» que gobierne cada comunidad autónoma: «Esto en Europa no se va a entender».

Por su parte, el PSOE ha criticado la posición de la Junta porque «si hay algo que simboliza y marca la seña de identidad del Gobierno central es la cantidad de ayudas que ha prestado a Andalucía», defendió la portavoz socialista en el Parlamento de Andalucía, Ángeles Férriz. Al hilo, apuntó que los Presupuestos Generales del Estado «reconocen la población» de la comunidad, algo que no ocurrió durante los «siete años con Rajoy y no vi al PP sacar la bandera del andalucismo». Férriz sacó a colación a bajada de impuestos a rentas altas para defender su postura: «Hay que tener mucho cuajo para quejarse de un Gobierno que no hace nada más que mandar dinero a Andalucía, mientras aquí con una mano se dice que necesitamos mucho dinero, pero con la otra nos podemos permitir el lujo de bajar los impuestos a las familias que cobran 80.000 euros», criticó la socialista.

El delegado del Gobierno en la comunidad, Pedro Fernández, también quiso salir al paso ante las críticas de la Junta por el reparto de los fondos europeos contra el desempleo. Fernández defendió que Andalucía ha contado este año con una aportación económica histórica para la lucha contra el desempleo que supera los 526 millones de euros. A esta cantidad, recordó se le suman los 127,6 millones de euros a Andalucía para el desarrollo de programas de empleo, que son financiados por el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y otros 50 millones de euros destinados a un Plan Integral de Empleo, que tendrá continuidad en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 con otros 50 millones de euros. «Andalucía es la comunidad que más fondos recibe para que la Junta elabore proyectos y hacer del empleo el motor de la transformación productiva hacia modelos más sostenibles», concluyó el delegado.