Los médicos dan un respiro a la Junta y desconvocan la huelga

Tras varios días de negociación, llegan a un acuerdo de mínimos: se limitan las agendas a 35 pacientes y se darán también citas de tarde

La consejera de Salud y Consumo, Catalina García (c), junto al presidente del Sindicato Médico Andaluz (SMA), Rafael Carrasco (d), y el gerente del SAS, Diego Vargas
La consejera de Salud y Consumo, Catalina García (c), junto al presidente del Sindicato Médico Andaluz (SMA), Rafael Carrasco (d), y el gerente del SAS, Diego Vargas EFE

Mientras que en Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Navarra y Extremadura los médicos han llamado a la huelga, en Andalucía el sindicato mayoritario –Sindicato Médico de Andalucía (SMA)- ha decidido desconvocarla tras llegar a un acuerdo de mínimos con la Junta. De esta forma, el Ejecutivo de Juanma Moreno mantiene las aguas calmas a las puertas de las elecciones municipales y deja fuera de juego al PSOE, que pretendía, una vez más, utilizar la sanidad como caballo de batalla

Hace una semana, el líder socialista andaluz, Juan Espadas, se reunió con los sindicatos con representación en la mesa sectorial de Salud para escuchar sus reivindicaciones. Su estrategia pasaba por abanderar las protestas, erigirse en el verdadero defensor de la sanidad pública y azuzar a los médicos en contra de Moreno. Pero no lo ha logrado.

Desde que se iniciaron las rondas de negociaciones entre el SMA, convocante de los paros, y la Consejería de Salud ha existido buena sintonía y voluntad de llegar a un acuerdo para evitar una huelga que no convenía ni a trabajadores ni a usuarios de la Atención Primaria en un momento, además, en el que la epidemia de virus respiratorios está en máximos. Por ello, desde el Sindicato Médico Andaluz rebajaron sus reivindicaciones a una sola: aliviar las agendas de los médicos para poder dedicar a cada paciente al menos 10 minutos. Finalmente, tras varios días de conversaciones, ha habido acuerdo.

La Junta ha aceptado limitar las agendas de los facultativos de Atención Primaria a 35 pacientes al día y en el caso de los pediatras, a 25. Según el comunicado del SMA, «el Servicio Andaluz de Salud tomará las medidas necesarias para garantizar esta ratio y, por ello, se seguirá reorganizando el sistema de atención al paciente que acude de urgencias y sin cita». En este sentido, aclara, que las personas que acudan a las urgencias «serán atendidos por los médicos designados para tal fin en los distintos tramos horarios, sin incluirse en las agendas ordinarias para no sobrepasar los 35 pacientes».

Además, para evitar que las demoras en las citas puedan aumentar, se abrirán las agendas por las tardes de forma retribuida «para que los médicos puedan atender a todos los pacientes» sin superar, aclaran, «los 35 en cada jornada ordinaria».

El acuerdo deberá ser ratificado en la Mesa Sectorial de Salud en el plazo de un mes y desde el SMA, su presidente, Rafael Carrasco, advierte de que estarán monitorizando la implementación del acuerdo. «Somos unos convencidos de que cuando un médico tiene tiempo para atender a su paciente estamos garantizando que ese paciente se vaya contento y no vuelva», expuso ayer en rueda de prensa. Por tanto, añadió, «tener agendas limitadas es una buena solución y además era necesario para la calidad de vida de los médicos de familia y los pediatras». Por su parte, la consejera de Salud, Catalina García, agradeció el esfuerzo de los médicos para llegar a este acuerdo que ha permitido desconvocar la huelga.

Falta de facultativos

Más allá de los parches en la Atención Primaria, con medidas como la limitación de agendas, la reorganización de plantillas y la implementación de figuras como las enfermeras de acogida, lo que necesita Andalucía, y el resto de comunidades, son más médicos. En los próximos 10 años, Andalucía perderá por jubilaciones a 6.700 facultativos y no hay suficiente reemplazo. La consejera, de hecho, asegura que no hay médicos en las bolsas del SAS. Por ello, ayer volvió a solicitar al Ministerio de Sanidad la convocatoria «extraordinaria y urgente» de un Consejo Interterritorial para abordar la cuestión. García insistió en la necesidad de que se aumenten las plazas MIR y de que en esta situación excepcional de falta de facultativos, no se deje fuera a los 4.000 médicos titulados que no han conseguido plaza MIR.

En el mismo tono se mostró el presidente del Sindicato Médico Andaluz tras advertir que el gran problema que existe en Andalucía «es la gran carencia» de personal facultativo, y en concreto de médicos, por lo que «forzar al Consejo Interterritorial para que tome medidas al respecto, forzar a que se aumente el número de plazas MIR es absolutamente necesario». «El número de jubilaciones es mayor que el número de especialistas que se forman y hay que revertir la situación con carácter de urgencia», concluyó Carrasco.