El Gobierno sueco abre los tratamientos de fertilidad a las mujeres sin pareja

El Gobierno sueco presentó hoy un proyecto de ley para que las mujeres sin pareja accedan en iguales condiciones a los tratamientos de fertilidad que las que sí la tienen, a partir del próximo año. Las leyes suecas sólo reconocen a las mujeres con pareja, independientemente del sexo de ésta, el derecho a la inseminación artificial y a la fecundación in vitro.

"Diría que tenemos una legislación anticuada que se basa en la idea de que son necesarias dos personas para criar a un niño. Pensamos que es una visión obsoleta", afirmó hoy el ministro de Justicia, Morgan Johansson, que presentó el proyecto con su colega de Sanidad, Gabriel Wikström. Las autoridades suecas calculan que cada año entre 700 y 800 mujeres sin pareja viajan al extranjero, sobre todo a Dinamarca, para acceder a ese tratamiento.

Varias instituciones, como el Defensor del Menor, han propuesto que las mujeres solas sometidas a ese tratamiento sean controladas de forma más exhaustiva que las que tienen pareja para proteger al niño, algo que el Gobierno rechaza apelando a experiencias de otros países. La propuesta de ley, que será enviada al Parlamento en las próximas semanas, tiene buenas expectativas de salir adelante, ya que cuenta con el apoyo de la mayoría de la Cámara y sólo dos partidos se oponen: los cristianodemócratas y Demócratas de Suecia, formación de corte ultraderechista.