Ocho formas de combatir la artrosis

Esta enfermedad afecta a las articulaciones como caderas o rodillas y puede impedir movernos con normalidad.

  • La artrosis puede afectar a caderas, manos, pies, rodillas o columna vertebral
    La artrosis puede afectar a caderas, manos, pies, rodillas o columna vertebral /

    Dreamstime

Tiempo de lectura 4 min.

22 de mayo de 2019. 19:23h

Comentada
Antonio Añover.  22/5/2019

Un total de trescientos millones de personas sufren artrosis en el mundo, una enfermedad que afecta a las articulaciones, provocando dolor, inflamación e incluso impedimento de que se puedan realizar con normalidad algunos movimientos tan cotidianos como subir las escaleras o caminar.

En España, unas siete millones de personas la padecen. Las articulaciones son como ciertos muebles o puertas, que con un número limitado de aperturas o cierres, con el tiempo se van desgastando, y es ahí donde esta enfermedad suele aparecer en escena. Se calcula que, a partir de los cuarenta años, las personas las empiezan a sufrir.

Normalmente son las caderas, las manos y los pies, las rodillas e incluso la columna vertebral las zonas afectadas. La artrosis es una enfermedad degenerativa, pero lenta. Thyssenkrupp Home Solutions, líder en soluciones de accesibilidad, da ocho consejos para mejorar la calidad de vida y a su vez evitar o relentizar la artrosis.

1. Controlar el peso

La edad tiende a conllevar una acumulación de kilos, que van en mayor medida a la cintura. Sin embargo, tratar de moverse más puede evitar esos kilos de más. También evitar el consumo del alcohol (debido a sus efectos adversos en la salud y por su gran número de calorías), así como beber más agua y controlar las comidas, haciendo entre cuatro y cinco al día y de forma saludable, llevando una dieta equilibrada.

2. Caminar cada día

Como hemos dicho antes, moverse es algo fundamental, y caminar día a día beneficia los huesos y hace que los músculos se activen y protejan las articulaciones. Pese a que el reposo es algo importante durante situaciones de dolor, conviene establecer una rutina diaria de salir a caminar. Sabiendo siempre que el sol es nuestro aliado, pues nos proporciona vitamina D (ayuda a absorber el calcio), lo mejor es salir en las horas en las que nos encontremos con luz.

3. Cuidar nuestras posturas

Intentar andar siempre erguidos y sentarse con la espalda recta. También evitar estar sentado mucho rato delante del ordenador o televisión, dormir en una buena cama y evitar tanto estar largos periodos de tiempo hundidos en el sofá como pasar mucho rato de pie. Los hábitos sobre nuestra postura no los tenemos que pasar desapercibidos.

4. Elegir bien el calzado

El calzado es esencial, y más en el caso de la artrosis, pues influye en la buena distribución del peso corporal y en el equilibrio. Cuidarlo beneficia las articulaciones de las rodillas, las caderas y las columnas. Por tanto, a la hora de elegir el calzado, hay que tener en cuenta el número que usamos, así como aquellos calzados que nos convienen para andar sin dolor, con paso firme y seguro. Renovarlo con frecuencia también ayuda.

5. Encontrar soluciones que nos proporcione el hogar

Los ejercicios de repetición, como subir y bajar escaleras, están contraindicados en algunos casos de artrosis, porque comprometen las articulaciones. Thyssenkrupp Home Solutions ha podido comprobar que el 60 por ciento de sus clientes son personas que buscan soluciones para continuar viviendo en sus casas de dos o más plantas sin tener que soportar el dolor de rodillas, problemas de caderas o artrosis en los pies y en la columna. Por ello instalar un salvaescaleras en el hogar puede ayudar a combatirla de manera muy eficaz, haciendo que nos ahorremos un ejercicio innecesario y molesto.

6. Hacer deporte

Obviamente, una vida saludable requiere de la práctica deportiva. No podemos estar siempre en el sofá o haciendo los mínimos movimientos, pues tenemos que darle vida al cuerpo. Hay que empujarnos a practicas ejercicios que fortalezcan los músculos, aumenten la flexibilidad, mejoren el equilibrio y reduzcan el dolor. Pero con cabeza, pues los deportes que implican un impacto directo sobre las articulaciones y los que requieren torsiones. También el excesivo ejercicio físico es uno de los factores que aumentan el riesgo de padecer artrosis, por lo tanto, hay que intentar centrarnos siempre en un deporte intermitente, moderado y guiado por un profesional.

7. Tomar alimentos beneficiosos

Algunos nutrientes tienen efectos antiinflamatorios, antioxidantes y que participan en la reconstrucción de tejidos por lo que pueden contribuir a mantener a raya la artrosis. Hay que tener en cuenta las vitaminas:

- Vitamina A: Zanahorias, albaricoques, calabazas...

- Vitamina C: Kiwi, cítricos, pimientos rojos...

- Vitamina E: Antioxidante presente en frutos secos, aceite de oliva...

- Vitamina K: Col, brócoli, espinacas...

También obviar otros donde está presente la omega 3 y 6, como el pescado azul, o magnesio, que es el caso del chocolate negro. Al mismo tiempo, evitar dulces, alcohol, grasas, embutidos...

8. Uso de calor y frío

Mantas eléctricas, hielo... Hay personas que prefieren el calor y otras que prefieren el frío. La buena noticia para ellas es que ambas son accesibles para combatir la artrosis. E incluso, se pueden combinar ambas. Eso sí, no prologan la aplicación durante más de quince minutos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs