Dormir poco aumenta el riesgo de sufrir resfriados

La vuelta a la rutina diaria, una vez finalizadas las merecidas vacaciones, implica, en la mayoría de las ocasiones, un cambio de ritmo y de las horas que dedicamos a dormir, especialmente las primeras semanas.

Un trastorno que no sólo se refleja en forma de mal humor e irritabilidad, sino también en nuestro sistema inmunológico. Porque todos aquellos que duermen poco deberán prepararse para pasar un otoño e invierno de resfriados, porque, según se desprende de un estudio elaborado por la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos, y que ha sido publicado en la revista «Sleep», las personas que no duermen las horas suficientes tienen cuatro veces más posibilidades de sufrir un resfriado frente a quienes descansan bien.

menos de seis horas

El trabajo se basa en los resultados de un estudio preliminar realizado sobre 164 voluntarios, los cuales fueron expuestos al virus del resfriado por investigadores que, a su vez, también hicieron seguimiento a sus hábitos de sueño diario.

Tras unos exámenes médicos previos, los participantes fueron recluidos en un hotel y se les administró el virus común causante del resfriado mediante gotas nasales y se les monitorizó durante una semana. De esta forma, los científicos advirtieron que aquellos pacientes que dormían diariamente menos de seis horas, eran 4,2 veces más propensos a coger frío al ser comparados con aquellos que durmieron durante más de siete horas diarias. Por otro lado, los individuos examinados que acumulaban menos de cinco horas de sueño fueron 4,5 veces más propensos.

La investigación añade otra pieza de evidencia acerca de que el sueño debe ser tratado como un pilar fundamental de salud pública, junto con la dieta y el ejercicio. De hecho, los propios autores consideran que «en realidad, no importa ni la edad, ni sus niveles de estrés, ni su raza, educación o ingresos. Tampoco tiene importancia si es fumador. Aun teniendo en cuenta todos esos parámetros, la cantidad de sueño fue el factor más importante».