Técnicas digitales para borrar las arritmias

El Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon se sitúa como uno de los centros que realizan más ablaciones para el tratamiento de la fibrilación auricular en Europa, con más de cien intervenciones en tres meses

Las arritmias cardiacas son uno de los primeros motivos de consulta al cardiólogo y, según datos de la Sociedad Española de Cardiología, suponen la causa de más del 16% de los ingresos hospitalarios, lo que afecta a una cifra superior al 1% de la población general, cifra que aumenta progresivamente con la edad. Y aunque una arritmia aislada puede no causar daño, no deja de ser una señal de que existen otros problemas cardíacos, por lo que resulta de gran importancia su detección y tratamiento antes de que se desarrollen problemas mayores.

Para tratar estas afecciones, la especialización resulta clave y buena prueba de ello es el Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon que, después de tres meses desde su puesta en marcha, ya se ha convertido en una referencia en el tratamiento de las arritmias cardiacas, con nombres propios entre los especialistas en estas patologías como los doctores Antonio Berruezo, Josep Brugada, Lluís Mont y Enrique Rodríguez.

La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente en la práctica clínica, caracterizada por latidos auriculares irregulares. Aunque inicialmente puede tratarse mediante fármacos antiarrítmicos, éstos no consiguen su curación y sólo disminuyen la frecuencia de las crisis en algunos casos, pero no pueden evitarlas. Por eso en muchas ocasiones se opta por el tratamiento mediante ablación. «Sobre todo en pacientes jóvenes, que no quieren tomar fármacos durante años, y cuando el tratamiento farmacológico no se muestra eficaz desde el principio, la ablación es la mejor opción», explica Berruezo.

El Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon destaca tanto por el gran volumen de terapias para la fibrilación auricular, con la experiencia que esto aporta, como por el desarrollo y la aplicación de técnicas de vanguardia para atajar las arritmias ventriculares que producen la muerte súbita. «Cuando un paciente presenta fibrilación auricular de forma intermitente (paroxística) o bien persistente, la ablación con catéter de la fibrilación auricular es un tratamiento más eficaz que el tratamiento mediante fármacos antiarrítmicos. Éste es un hecho que está ampliamente demostrado en numerosos estudios», detalla el doctor Berruezo, quien añade que quien añade que «al ser la ablación más eficaz que el abordaje antiarrítmico, controla mejor los síntomas y aumenta la calidad de vida. Además, cuando los afectados tienen de forma concomitante alguna otra afectación del corazón con insuficiencia cardiaca, la ablación de la fibrilación auricular ha demostrado que puede disminuir la mortalidad global. Cada vez hay más datos de grandes registros que indican que esta técnica puede disminuir la mortalidad en algunos grupos de pacientes».

Aunque el tratamiento mediante ablación en la fibrilación auricular se debería practicar a mayor número de afectados, la falta de capacidad de muchos centros para llevar a cabo la intervención acaba siendo un factor limitante. «Sin embargo, resulta mucho más coste-efectiva que un abordaje farmacológico a largo plazo, que nunca solventará la causa de la enfermedad», detalla el doctor Berruezo. A pesar de que se trate de un procedimiento ya muy estandarizado, sigue siendo de gran importancia la experiencia del equipo que realice la intervención. Cuanta más experiencia tenga éste, menor será el porcentaje de complicaciones y mejores los resultados obtenidos. «En este sentido, el Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon es hoy en día uno de los centros que realizan más intervenciones de este tipo, con un volumen superior al de los principales centros del país. En apenas tres meses que llevamos funcionando, ya hemos realizado más de 100 intervenciones», asegura el especialista en arritmias.

El Instituto del Corazón, además, también destaca por la actividad de investigación, por la aplicación de las últimas técnicas que hay en el tratamiento de las arritmias ventriculares desarrolladas por su equipo y por la incorporación de tecnología de última generación. Así, por ejemplo, ahora el equipo que dirige el doctor Berruezo es capaz de identificar mejor a los pacientes con mayor riesgo de muerte súbita entre los que padecen una enfermedad estructural cardíaca o insuficiencia cardiaca.

Resincronizar y desfibrilar

Hasta ahora estos pacientes, cuando se sometían al tratamiento de la insuficiencia cardiaca, lo hacían mediante la implantación de un dispositivo que bien puede funcionar sólo resincronizando los latidos o que, además, puede desfibrilar. «Los criterios clínicos que había para decidir una opción u otra eran bastante imprecisos y esto se traducía en que algunos pacientes no estaban suficientemente protegidos», explica el doctor Berruezo, quien matiza que «ahora hemos visto que gracias a una resonancia magnética nuclear cardíaca es posible tomar esta decisión de una forma mucho más precisa. Entramos de lleno en lo que se denomina medicina personalizada y de precisión», concluye el experto.