Un rayo de luz ante el cáncer más temido

Investigadores españoles identifican una potencial diana terapéutica para tratar el cáncer de páncreas

  • El cáncer de páncreas visto al microscopio
    El cáncer de páncreas visto al microscopio / R.S
Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

26 de noviembre de 2018. 15:17h

Comentada
R.S.  Barcelona. 23/11/2018

Investigadores del IDIBAPS del Hospital Clínic y del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona han identificado una proteína como posible diana terapéutica para tratar el tipo más frecuente de cáncer de páncreas.

En la investigación, hecha con modelos animales y con muestras de pacientes, han identificado que esta proteína juega un papel clave en el crecimiento de las células tumorales.

El estudio lo han coordinado Cristina Fillat, jefe del grupo Terapia Génica y Cáncer del IDIBAPS, y Susana de la Luna, jefe del grupo de Señalización y Regulación Génica del CRG.

Fillat ha explicado que el adenocarcinoma ductal de páncreas representa el 90 % de los tumores pancreáticos y, aunque se trata de un tumor poco frecuente, es la cuarta causa de muerte por cáncer en todo el mundo.

«Se trata de un tumor muy agresivo que tiene un mal pronóstico con los tratamientos actuales. Las terapias dirigidas pueden ofrecer una nueva vía para disponer de estrategias más eficaces», ha señalado la investigadora.

Según Fillat, las proteínas quinasas son un grupo de proteínas que regulan diferentes vías de señalización y su activación anormal juega un papel clave en la progresión del cáncer.

«Este grupo de proteínas constituyen un tipo de dianas terapéuticas entre las más eficaces en cáncer y han sido ampliamente estudiadas en diferentes tipos de tumores», ha detallado Fillat.

El trabajo ha descubierto el mecanismo de acción de la proteína DYRK1A, una proteína quinasa que tiene diferentes funciones según el tipo celular, y los investigadores han observado que tiene una expresión elevada en el cáncer de páncreas estudiado correlacionada con la expresión del receptor de membrana de las células tumorales.

Así, experimentaron, tanto in vitro con células como en animales, inhibiendo la quinasa DYRK1A y consiguieron reducir la progresión del tumor, ya que se limita la proliferación celular.

«Hemos observado que la proteína se expresa tanto en estadios tempranos como avanzados del tumor y participa en la estabilización de receptores de membrana claves para la proliferación de las células tumorales», ha resumido Susana de la Luna (CRG). EFE

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs