Baloncesto

Deck roza el triple doble y el Real Madrid derrota al CSKA

Un enfrentamiento entre los dos últimos campeones de Europa no es lo mismo en noviembre que en mayo, pero aunque no haya tantas cosas en juego como cuando no existe margen de error, siempre hay cosas para disfrutar. El Real Madrid pudo con el CSKA en el cierre de una de esas dobles jornadas que acercan la Euroliga a la NBA por lo exigente del calendario. No hay tiempo para descansar ni entrenar, así que hay que repartir minutos y la calidad de los mismos. Los rusos venían de perder en Vitoria y sin volver a casa cayeron también en el WiZink Center. Y lo hicieron a manos de un imponente Gabriel Deck, que lideró una completa actuación del Real Madrid, don de Campazzo, Llull y Rudy tiraron del carro para que los blancos vuelvan a rondar por lo más alto de la clasificación.

Publicidad

El argentino tiene cada vez menos de tortuga y más de jugador importante. El Mundial de China le ha servido como trampolín para quitarse la timidez con la que se estrenó en el Madrid la temporada pasada. Hace las cosas bien en los dos lados de la cancha y por eso rozó ante el CSKA el triple doble. 17 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 33 de valoración fueron sus números, y como siempre, sin esbozar ni una media sonrisa. Llull le secundó especialmente cuando los de Laso pudieron correr y Rudy apareció desde el banquillo para contrarrestar los 17 puntos de Voigtmann en el segundo cuarto. Su inspiración mantuvo al CSKA en el partido al descanso (52-48) y también se las apañaron los rusos para agarrarse al parqué en el periodo final, cuando parecía que se les escapaba definitivamente el tren. Un tres más uno de Mike James les mantuvo dentro de los diez de ventaja, pero el Real Madrid lo tenía bastante controlado, porque había apretado en defensa y mantenía el buen tono ofensivo de toda la noche.

No es fácil mantener el nivel de concentración y exigencia con tantos partidos seguidos, pero lo consiguieron los blancos que se han rehabilitado en Europa últimamente después de aquellas tres derrotas consecutivas fuera de casa. Ahora los que vienen encadenados son los triunfos y con actuaciones bastante convincentes, aunque siempre habrá aquellos para los que nada sea perfecto. Volvió a jugar Thompkins que machacó el aro del CSKA y recibió una falta que prácticamente le ponía el lazo al encuentro (88-78, min 37). El CSKA, cansado y derrotado, la tomaba con los árbitros, más por impotencia que otra cosa, aunque lo mejor era subirse al avión y pensar en lo que viene.

El Madrid cerraba satisfecho la semana europea con dos triunfos en casa y un juego cada vez más afinado. Deck se quedó a cuatro asistencias del triple doble, aunque seguramente le de para ser elegido el MVP de la décima jornada de Euroliga.