La Cata de Katy

La divulgación de vinos en un lenguaje cercano, ameno y lleno de emociones. Sígueme en twitter @katyMikhailova e instagram @mikhailovaKaty

  • La terraza Picalagartos, en el hotel NH Collection de Gran Vía
    La terraza Picalagartos, en el hotel NH Collection de Gran Vía

Las 10 mejores terrazas de Madrid

true

Sobre el autor

Katy Mikhailova

Armenia de nacimiento, madrileña de sentimiento. Casada con el periodismo de moda, mi amante es el vino. Desde ahora, divulgadora de este arte llamado enología en este blog para hablar del vino desde las emociones y las experiencias. Antes he dirigido programas como esModa en esRadio, Por MisSantos Tacones en Radio Intereconomía, Conversaciones y Excelentia Clasica en Gestiona Radio. He escrito para Gente y Qué! Presenté El Taconazo de Katy en ‘Punto Pelota’ y he colaborado en LD TV en Es La Noche de César y en Punto de Encuentro. En la actualidad, soy columnista en libertaddigital.com y colaboro en Redacción en Abierto de Intereconomía TV y en LA RAZÓN

Aun queda mucho verano, y, aunque la ola de calor nos esté agobiando, esta nunca va a ser una razón suficiente para privarnos del arte por el arte que es el sentir el vino (y todo aquello que salpique al “bebercio” y el “comercio”, como dice mi buen amigo Alfred Leonard). Así que, después de recorrerme decenas de sitios y de recibir un centenar de notas de prensa (que agradezco todas y cada una de ellas), aquí mi veredicto final y las 10 mejores terrazas de Madrid, según La Cata de Katy y con Katy.


1. La terraza Picalagartos: Ubicada en la azotea del hotel NH Collection de Gran Vía, desde esta terraza he vivido (posiblemente) los mejores atardeceres de 2019. Acabé un día en este lugar de casualidad (justo cuando se celebraba la marcha del 8M, una tarde de marzo en la que mi Madrid se tiñó de malva). Me llevó mi buen amigo y abogado Raúl. Meses después me invitaron al aniversario que tuvo lugar el pasado mes de mayo, y desde entonces, es mi terraza preferida (con permiso de las otras que menciono en este artículo). Es muy difícil competir con este entorno tan amigable, del que tengo que destacar su personal que derrocha simpatía y cariño: siempre atentos, te asesoran para conseguirte una mesa cuando esta quede libre.

Además, en su primer aniversario, su nuevo chef ha decidido apostar por la continuidad en la carta y reinterpretar con su sello personal las tapas y los platos más castizos. Manuel Berganza consiguió una estrella Michelin con el restaurante Andanada 141 en Nueva York. Hoy recupera sus chipirones afogados para la carta de Picalagartos. Sus propuestas también pueden disfrutarse en forma de pequeños platillos en la azotea del restaurante, con vistas 360º y una carta propia de cócteles y otras bebidas. El perfil internacional del nuevo chef lo avalan sus trabajos en EEUU, Singapur, Rusia o México y su participación en el reallity de Netflix The Final Table. Y las impresionantes vistas lo avala mi Iphone y las 100 fotos que me he sacado desde sus sofás.


2. La terraza del Hotel Wellington con Laurent-Perrier: Nos bajamos un poco a la tierra... pero lo podemos hacer con uno de mis espumosos preferidos (del que ya he hablado en numerosas ocasiones en la Cata de Katy), y con este champagne volar al cielo de Madrid desde el icónico y lujoso hotel ubicado en la Calle Velázquez. Y es que, como dice su lema, la terraza del emblemático Hotel Wellington se viste de rosa.

Para ahondar más sobre este manjar enológico, la Cuvée Rosé nació en 1968 gracias a la audacia y el saber hacer de la Maison Laurent-Perrier. Con la exigencia de la búsqueda de la perfección en todas las etapas de elaboración, la Cuvée Rosé se elabora exclusivamente con Pinots Noirs.

Más allá de esta pequeña reseña técnica del vino, he de decir que no hay combinación más perfecta que una copa de este vino con una ostra. Por 18 euros puedes probar ambos regalos de la naturaleza en un lugar perfecto para refrescarte este verano.

También mi adorados vinos de Chivite están presentes en este rincón del hotel, en el que la intimidad y el silencio priman por encima de otros placeres sensoriales.

3. La terraza Domo del Hotel NH Eurobuilding: Seguimos en la tierra... y, para los que trabajan por la zona del Bernabeu, Plaza Castilla, Nuevos Ministerios, Castellana y lugares colindantes, me parece que este sitio es perfecto para un ‘afterwork’ este verano.

Si lo que buscas es un sitio en el que poder disfrutar de las tardes de verano con un gintonic y que tenga “rollo”, Domo va muy bien.

A favor de este sitio, tengo que confesar que el pasado 21 y 22 de junio Domo ha acogido las creaciones gastronómicas de StreetXO de Dabid Muñoz y fue un éxito absoluto.

4. La terraza del Hotel InterContinental de Madrid: De cevicherías va la cosa. El fantástico jefe de cocina del Intercontinental, Miguel de la Fuente, y el chef peruano Máximo Iparraguirre traen esta fusión de cocinas entre la mediterránea y la iberoamericana (si me permite acuñarlo así, pues creo que los ceviches no es sólo cosa de Perú). Me dejé caer por la terraza un viernes, y viví un elegante showcooking de todas las variedades de ceviches que puede haber. Por otro lado, tengo que hacer una especial mención a la frondosa vegetación y sus eclécticas esculturas Art Deco que decoran uno de los ambientes más exclusivos de la capital, abierto todos los días de verano.

Hablando de ceviches, muero si no os cuento el taller de cocina al que asistí en Sànchez Romero (el de la Calle Castelló esquina con Goya) la semana pasada. Resulta que Sànchez Romero hace con frecuencia este tipo de showcooking pero en petite comité. El siguiente va a ser el ...

La terraza Sunset Lookers del Hotel Plaza Santo Domingo
- La terraza Sunset Lookers del Hotel Plaza Santo Domingo

5. La terraza Sunset Lookers del Hotel Plaza Santo Domingo: Podría ser la versión romántica del Picalagartos; o Picalagartos ser la versión minimalista del Sunset Lookers (cualquier comparación será, siempre, odiosa). Aunque a priori compartan vistas, la manera en la que está estructurada esta terraza da lugar a que haya varios ambientes distintos.

Aquí entra un factor subjetivo: y es que mi entrenador de thaiboxing me da las clases al lado (es más, desde su azotea se ve esta terraza).

Tenfo que hacer una especial mención a sus cocktails: destacan Cocoa, con whisky, coco, leche y sirope; Zombie by Creps al Born, con diversos rones especiados, zumo de naranja y puré de fruta de la pasión; o Sex in Santo Domingo con vodka, licor de melocotón, puré de mango y zumo de arándanos; y entre los sin alcohol, otros igualmente deliciosos y muy creativos como el Melon Park o el Pacífico...

6. La terraza de Arzábal maridada con Chivite: no sé si barrer para el lugar o el vino. En junio tuve la ocasión de degustar unos vinos navarros sencillamente fabulosos. Y fue en la terraza del restaurante ubicado dentro del Museo Reina Sofía. Al ritmo de jazz y blues, amé Navarra a través de esta colaboración de Chivite com Arzak.

De fincas seleccionadas de la zona de Tierra Estella proceden las Garnachas, blanca y tinta, que dan vida a este Chivite Las Fincas 2 Garnachas, un vino blanco con alma de tinto, fruto de la colaboración entre Juan Mari Arzak y Julián Chivite. Este es el segundo vino que lanzan al mercado de manera conjunta -el primero fue Chivite Las Fincas Rose 2014- y que nace de la relación personal y la búsqueda de respuesta a sus inquietudes enogastronómicas.

Amparado bajo la Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra 3 Riberas, Chivite Las Fincas 2 Garnachas es un vino joven, parcialmente fermentado en barrica de roble francés elaborado con un 51% Garnacha Tinta, 49% Garnacha Blanca.

Esta joya està disponible en la terraza de Arzàbal y también la del Wellington. Bebamos Navarra desde Madrid.

7. La terraza My Way: considerado como “glamour canalla”, destaca por un interesante menú del chef Joaquín Felipe. Volvemos a las alturas, y en plan Gran Vía 42, viajando desde el cielo al Madrid de los 50. My Way ofrece un único menú degustación en horario de tarde-noche, un lunch campero los fines de semana a mediodía, una cuidada selección de vinos por copas, cócteles y una carta de barra a base de ostras, jamón ibérico, quesos y salazones

En el menú (que cambiará cada semana o diez días y cuyo precio es de 35 €) el cocinero madrileño da rienda suelta a su creatividad con una cocina que combina vanguardia y tradición y en la que apuesta por los vegetales, los productos ecológicos y los platos para compartir y disfrutar en compañía.

8. Suite & Tea del Hotel NH Colecction Paseo del Prado: Abierto desde las 11h hasta medianoche de lunes a viernes y a partir de mediodía los sábados, domingos y festivos. Ya sé qur hablaba de vino, pero, quizàs un té de vez en cuando hasta tiene su aquel. Este encantador, íntimo y acogedor salón de té perfumado por los perfumistas de Aqua Flor, es el lugar perfecto para saborear una selección de té premium de la marca JING, así como pequeños manjares hechos por el maestro chocolatero Rubén Da Silva. No se trata de una nueva experiencia abierta al público, sino también una escuela donde aprender sobre el mundo del té y el cacao.

9. ¿Esto valdría como terraza? Autocine Madrid RACE se reafirma como una de las mejores opciones culturales de Madrid para combatir las altas temperaturas bajo las estrellas. El que es el mayor cine de coches de Europa ha ampliado su espacio de hamacas, abierto a pie de pantalla solo en época estival, mejorando su dotación técnica, ampliando su número a 250 y destacando una zona premium con visibilidad privilegiada. Ambientazo de playa a cinco minutos de Plaza de Castilla, con el mejor skyline y los clásicos del espacio: diner, foodtrucks y música que disfrutar desde las 20.30h, dos horas antes de que empiece la película. Entre los títulos que se proyectarán este verano, Spiderman: lejos de casa (del 5 al 11 de julio), Yesterday (del 12 al 18 de julio), El rey león (del 19 al 25 de julio), Fast and Furious: Hobbs and Shaw (del 1 al 8 de agosto), Mascotas 2 (del 9 al 15 de agosto), Érase una vez Hollywood (estreno el 16 de agosto).

10. La terraza de Oscar Hotel Room Mate: la descubrí en pleno Orgullo Gay, desde su azotea la bandera multicolor envolvía la Gran Vía. Seguimos con el concepto 360°. Diseñado por el famoso interiorista Tomás Alía, presenta una decoración con lounge, camas balinesas, tumbonas chaise longue y una amplia barra. Durante el verano, los visitantes también pueden disfrutar de la piscina y el solárium.

Los cócteles también son uno de sus principales puntos fuertes. Con más de 30 selecciones personalizadas que se renuevan cada año, su lista de cócteles es una de las más completas en el sector del ocio madrileño.

Últimas noticias