A tiro hecho

Si te vas a sentar a la mesa entre gourmets, echa un vistazo a estas 10 propuestas. Triunfarás.

Anarkia. Jordi Roca presenta este volumen, editado por Montagud, en el que incluye sus postres, además de los platos de la cocina de Joan Roca en los que intervienen técnicas pasteleras. Al leer sus 560 páginas, conoceremos el origen del cacao, cómo atemperar el chocolate, los más de 15 tipos de azúcar y sus usos, así como saborear el mundo de los helados, las infusiones en frío, el arte de elaborar hojaldre y los destilados. En definitiva, recoge 115 creaciones, 478 elaboraciones, 102 procesos paso a paso y 2.050 fotogracías. 95 euros.

Arabequina & Co, de Castillo de Canena, es una colección de aceites de oliva extra vírgenes de la varietal arbequina (99,5) fusionados con aceites naturales de frutas, plantas y flores. Resultan perfectos para potenciar el sabor de los quesos, comidas y postres. Los venden de naranja amarga, tomillo y azahar, de limón, hinojo y menta, de cardamomo, mandarina y manzana, así como de canela, nuez y bergamota.

La Retorta de Finca Pascualete. Elaborado a base de leche cruda de oveja, se trata de un queso de pasta blanda persistente en el paladar, de textura cremosa, casi líquida y fresca. Por eso, ha sido considerado por los expertos como uno de los mejores quesos de España. 4 euros.

Jamón de bellota Fisán. La familia Sánchez lleva desde 1920 dedicada al ibérico de bellota en Guijuelo, cuna de los mejores ibéricos de bellota por su situación geográfica única que lo hace perfecto para la curación del jamón. Un lujo para el paladar resulta la edición limitada del jamón de bellota gran reserva Fisan añada 2012. Se trata de 55 piezas únicas seleccionadas desde su crianza con más de 60 meses de curación. 1.050 euros.

Ahumados Domínguez. Es cierto, el salmón de esta empresa familiar, pionera allá por 1960 en el arte de ahumar salmón, es un imprescindible de todo aperitivo. Como novedad, el Suprême, por su suavidad en boca gracias a la calidad de la materia prima y al dominio absoluto del arte del corte a cuchillo. 10, 50 euros el sobre de 250 gramos.

La chinata. Pídase un Box de esta marca líder en productos cosméticos y gourmet elaborados a base de aceite de oliva virgen extra. Nosotros nos quedamos con el que contiene las aceitunas de chocolate negro y blanco con AOVE, la crema de turrón con éste y la mermelada de albaricoque, lima y chocolate negro con AOVE, entre otras dulces delicias. 33,20 euros.

El té, de Tekoe. Quienes somos fans de la bebida, siempre nos encanta ofrecer alguna variedad después de un almuerzo o cena copiosa. Por eso, estas fiestas el espacio propone un par de estuches. Nos gusta el “Tekoe on the go”, porque incluye un termo y los tés Ginger Lemon (té negro aromatizado con jengibre, limón y cáscara de naranja) y el Energy Tea (té verde con mate, jengibre, hibisco y hierba muira puama). 39 euros.

Chocolate. Viajar con el paladar es un privilegio culinario. El cofre Viaje Sensorial de Valrhona es una manera diez de recorrer el mundo a través de las variedades del cacao. De Madagascar a la República Dominicana con la posibilidad de descubrir los secretos de estas tierras en el paladar. Noir Manjari, Noir Caraïbe, Noir Taïnori y Noir Alpaco son las cuatro variedades en tabletas de 70 gramos. 21,50 euros.

Azafrán. Ha sido una de las especias más valoradas y buscadas a lo largo de la historia. Así que acérquese a la Melguiza (C/ de Santiago, 12), donde la encontrará en hebras (el frasco cuesta 10,40 euros). En cuanto a las cestas, las venden con cosméticos de azafrán (70 euros), así como repletas de productos gourmet, entre ellos, miel, sal, longaniza, chocolate, mermelada y aceite 60 euros.

Castillo Ygay Blanco Gran Reserva Especial 1986, de Marqués de Murrieta. Ha hecho historia al convertirse en el primer vino blanco en obtener los 100 puntos Parker. Después de pasar 252 meses en barricas de roble americano de 225 litros y 67 meses en depósitos de hormigón, el vino se ha afinado en botella durante más de tres años, hasta alcanzar, 30 años después de la recogida de su uva, su mejor expresión de este vino de la primera bodega de Rioja, Marqués de Murrieta, fundada en 1852. Para saborearlo, mejor a entre 14 y 15 grados, temperatura a la que armoniza con jamón ibérico de bellota, capón relleno, quesos trufados y cocochas de merluza, entre otros manjares. 495 euros.