Valladolid recibe el Sello de Ciudad Amigable y Segura por sus mejoras para los mayores

El alcalde, Óscar Puente, se compromete a promover un envejecimiento activo y reconoce capacidad de mejora en el acondicionamiento de bordillos y la interacción en ciertos puntos entre ciclistas y peatones

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, durante el acto de entrega del sello junto a los concejales Luis Vélez y Rafi Romero; Carlos Rodríguez; Álvaro Ferrol y David Fernández
El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, durante el acto de entrega del sello junto a los concejales Luis Vélez y Rafi Romero; Carlos Rodríguez; Álvaro Ferrol y David FernándezWellington Dos Santos PereiraLa Razón

Valladolid ha mejorado su accesibilidad en muchos puntos durante los últimos años. El cambio en las marquesinas de los autobuses urbanos o la ampliación de los carriles bici han sido solo algunas de las iniciativas que la han hecho merecedora del Sello de Ciudad Amigable y Segura.

Este reconocimiento, que conceden Race y Liberty Seguros, está desde ayer en manos del alcalde de la capital del Pisuerga, Óscar Puente, quien agradeció la distinción por el valor que, dijo, su equipo de Gobierno da a las personas mayores, pese a lo cual reconoció capacidad de mejora en asuntos tales como el «acondicionamiento de bordillos y la interacción entre ciclistas y peatones». Además, se comprometió a «seguir avanzando para que los mayores se sientan seguros cuando se mueven por la ciudad».

Este galardón llega tras un intenso estudio, realizado por Race, en el que participaron unas 250 personas de la tercera edad de la ciudad que mostraron sus principales preocupaciones a la hora de realizar sus desplazamientos a pie.

En este sentido, tal y como explicó el responsable del proyecto y técnico de seguridad vial del Race, David Ferrer, las principales demandas de los mayores pasan por la limpieza en las calles de hojas y otros elementos para evitar resbalones; más fuentes y servicios; mejoras en los mantenimientos de las aceras y una preocupación por la convivencia con los vehículos de movilidad personal como los patinetes.

En relación a este último punto se pronunció el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, quien apuntó que «la protección del peatón está por encima de todo» y que estos vehículos «no pueden compartir espacio con las personas que van a pie». Por ello, señaló que la nueva Ordenanza Municipal irá «en la tónica de otras en España» y que bicicletas y patinetes deberán tener su propio espacio, que en algunos casos podrá compartirse en las zonas limitadas a 30 kilómetros por hora.

Por su parte, el arquitecto de ayudas técnicas de Ceapat (Imserso), Carlos Rodríguez, felicitó a la ciudad por el Sello y explicó que «todo el trabajo que se está realizando redundará en la mejora de la calidad de vida de todos». Además, animó a «trabajar en la promoción de caminar por la ciudad y entender la calle como un espacio de convivencia», por lo que apeló al alcalde a «seguir trabajando en esta dirección».