Un incendio calcina más de 180 hectáreas de monte en Espinosa de los Monteros (Burgos)

Para su extinción, la Junta moviliza recursos empleados en apoyar al sector sanitario en la lucha contra el coronavirus

Incendio en Espinosa de los Monteros (Burgos)
Incendio en Espinosa de los Monteros (Burgos)Ical (nombre del dueño)Ical

Un incendio originado en la madrugada de ayer domingo en varios puntos del monte del valle de Rioseco, en las inmediaciones del parque eólico “Los Castríos”, en el municipio de Espinosa de los Monteros (Burgos) calcinó más de 180 hectáreas de monte, según informaron hoy fuentes de la Junta de Castilla y León.

Las duras condiciones meteorológicas de la zona, marcadas por fuertes ráfagas de viento de componente sur superiores a 30 kilómetros por hora, el acceso escabroso de la zona y la multitud de pequeños focos dificultaron mucho las labores de extinción, según reconocieron hoy las citadas fuentes.

Cuatro agentes medioambientales estuvieron al cargo de las operaciones de extinción sobre el terreno, coordinados desde el Centro Provincial de Mando (CPM) de la Junta de Castilla y León, que tuvo que movilizar dos helicópteros, uno con base en Medina de Pomar y otro en Valladolid, dos cuadrillas terrestres, y dos autobombas.

El camión de incendios del Ayuntamiento de Espinosa de los Monteros no pudo entrar al incendio al no ser todoterreno, pero contribuyó eficazmente como nodriza para abastecer de agua a las autobombas de Medio Ambiente. El incendio se dio por controlado a las 18,12 horas y por extinto a las 19,51 horas, calcinando, según una primera estimación provisional, 183 hectáreas, en su mayor parte de matorral, y algún roble.

Los agentes medioambientales y la Guardia Civil han comenzado ya las labores de investigación para dar con el responsable o responsables de unos hechos que ya se han puesto en conocimiento de la Fiscalía. Para la extinción del fuego, el Servicio Territorial se vio obligado a movilizar medios utilizados para apoyar al sector sanitario en la lucha contra el Covid-19, lo que hace especialmente grave y moralmente reprobable este incendio intencionado.