Fermín Herrero se sumerge con “Húrgura” en los juèjú de la literatura china clásica

Publica un nuevo poemario, con fotografías de Henar Sastre y editado por “Páramo”

El poeta soriano Fermín Herrero acaba de publicar "Húrgura"
El poeta soriano Fermín Herrero acaba de publicar "Húrgura"

“Se ha levantado el aire y flotan/ los petalos del pruno sobre los niños/ que juegan en la arena. Que miedo da/ el futuro, lo que se quiebra, su desenlace”. Fermín Herrero no deja nunca a uno indiferente. En cada nueva obra da un paso más, innovando y sorprendiendo y es lo que acaba de hacer con su último poemario fotográfico, bajo el título de “Húrgura”, con imágenes de Henar Sastre y publicado por la editorial Páramo.

El autor soriano, Premio Nacional de la Crítica y que atesora a sus espaldas los más preciados galardones poéticos en España como el Gil de Biedma o el Adonais, entre otros, explica a LA RAZÓN, las peculiariedades de esta obra, desde su confinamiento en Simancas (Valladolid).

“Son poemillas pequeños, todos de cuatro versos a la manera de una estrofa china de la dinastía Tang, que se llama juèju, de hace catorce siglos. Todos ellos son como instantáneas como imágenes que voy alternando”. Unos poemas que va alternando sin un hilo conductor, donde subyace, como no podía ser de otra forma, el mundo de la naturaleza, donde salen los patos del Esgueva pero que se entremezclan con imágenes de películas como la escena inicial de “El dulce provenir” de Egoyan, imágenes curiosas de la vida cotidiana, recuerdos de la niñez y como no, no faltan reflexiones íntimas. “En este vanidoso vicio de la poesía, de habérseme dado a elegir, hubiera optado sin duda por ser un poeta de la Dinastía Tang retirado a las montañas”, indica además en un comentario del poemario.

Portada de Húrgura, el poemario fotográfico de Fermín Herrero y Henar Sastre FOTO: La Razón

Unos poemas que “me han ido viniendo de cosas sueltas”, y es ahí cuando idealizó un poemario que estuviera acompañado con imágenes “por la propia naturaleza de los versos”, algo que ya hizo hace unos años con otro poemario editado por la Diputación de Soria. "El origen de este librillo se encuentra en “Por la tierra oscura”, donde ya investigaba con versos a la manera del “jaiku” y donde contaba con emotivas fotografías de “mi paisano Alejandro Plaza”.

Algunos de aquellos versos no tuvieron cabida en aquella edición y ahora los recoge con los que ha ido hilvanando desde entonces para este proyecto en el que ha embarcado a la fotógrafo Henar Sastre, “que le ha puesto el mismo tono a los versos”.

Y por qué ese título de “Húrgura”, palabra que no aparece en el diccionario. Fermín Herrero lo explica bien. “Es una palabra que me fascina por su oscura eufonía aliterativa” y que le retrotrea a “aquellas noches criminales de invierno en los que se levantaba el cierzo ladrón y que nos cegaba y nos impedía ver o desplazarse”.

"¡Que vienen las Úrguras! Nos decían de niños en la cocina junto al fuego. Y el grito del viento en la chimenea nos parecía humano y amenazador. En fin, no sé. Seguramente cosas de la imaginación y de los cristales rotos de la memoria”, recuerda el poeta soriano.