Coronavirus

Castilla y León adapta a la realidad actual las ayudas a los afectados por un ERTE

Ana Carlota Amigo: "Protegemos a los que más tiempo han pasado en esta situación y será el propio trabajador quien las solicite y no la empresa"

Ana Carlota Amigo, consejera de Empleo e Industria
Ana Carlota Amigo, consejera de Empleo e IndustriaRubén CachoIcal

Castilla y León ha modificado el decreto ley de medidas urgentes para la lucha contra la Covid-19 en lo relacionado al complemento de los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) pactado en el Diálogo Social y aprobado en las Cortes el pasado 25 de marzo, para actualizarlo a la situación actual y ayudar con el complemento aprobado de 6 millones de euros a los alrededor de 200.000 trabajadores de 33.000 empresas que se han acogido a un ERTE en estos meses de pandemia.

El Boletín Ofiicial de Castilla y León (Bocyl) ha publicado este jueves las bases reguladoras de una línea de ayudas destinada a estos trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo de suspensión de contrato o de reducción de la jornada por causa de fuerza mayor por la Covid-19 cuya cuantía se fija en siete euros por jornada completa efectiva de suspensión de contratos.

La ayuda, que se devengará por jornada laborable completa de suspensión, tendrá una duración máxima por trabajador de 90 jornadas completas de suspensión dentro del período subvencionable. Aunque de acuerdo con lo previsto, deberán ser de al menos 45 días los que ha tenido que pasar el trabajador en ERTE para poder recibir la ayuda que será compatible con otras ayudas públicas que hubiesen percibido para la misma finalidad. En todo caso la suma de las percepciones de las personas trabajadoras entre el salario y la prestación por desempleo más la ayuda regulada en la presente orden, u otras que perciba con la misma finalidad, no podrá superar el cien por cien de la retribución bruta mensual de la persona trabajadora.

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, explicaba este mediodía durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que se ha actualizado este decreto para adaptarlo a la realidad actual, ya que la situación en estos momentos es distinta a la que había a finales de marzo cuando se aprobó en las Cortes el decreto de medidas urgentes, y destacaba que podrán recibir ese complemento los que hayan estado en ERTE entre 45 y 90 días.

Igualmente, apuntaba que ahora será el propio trabajador el que pedirá la ayuda y no la empresa y que estas subvenciones se amplían a trabajadores de empresas de hasta 250 empleados. “Queremos así primar a las pequeñas y medianas empresas”, decía la consejera, mientras apuntaba que se pondrá en marcha un Plan de Gestión Específico para la tramitación de este complemento.

Al respecto, Ana Carlota Amigo avanzaba que en los próximos días se convocarán estas ayudas así como la puesta en marcha de un programa informático para poder gestionar estas ayudas en tiempo y forma además de la contratación de más personal para tal fin.

De este modo, la consejera asegura que se persigue que los recursos lleguen a las personas que más tiempo han permanecido en esta situación y se garantiza que los trabajadores inmersos en un ERTE que se prolonga en el tiempo puedan acceder a las ayudas autonómicas

Respecto a las críticas de los sindicatos que han asegurado que estas bases reguladoras no se han negociado con ellos, la consejera negaba la mayor y apuntaba que se ha reunido hasta en cinco ocasiones con los representantes sindicales, “la última ayer por la tarde”, decía, para darles a conocer esta modificación, y afirmaba que entre las cuestiones que se recogen en la orden publicada en el Bocyl se encuentran medidas pactadas con ellos en el Diálogo Social como la rebaja de la cotización hasta 1.600 euros para los trabajadores afectados por ERTE.

Apoyos a los autónomos con más dificultades

Por otra parte, Ana Carlota Amigo informaba de la normativa reguladora del programa ‘Reincorpórate’, que cuenta con un crédito de cinco millones de euros. Esta línea, también incluida en el plan de medidas extraordinarias para la protección de empresas, trabajadores y familias frente a la crisis del COVID-19, pretende respaldar a los autónomos que se han visto obligados a cesar su actividad como consecuencia de la pandemia y quieren retomar su negocio. Para ello, se habilita una subvención equivalente al 40 por ciento de la cuota de la Seguridad Social durante tres meses.

La Consejería de Empleo e Industria ha publicado también este jueves las bases reguladoras de estas ayudas, que se van a dirigir a los trabajadores por cuenta propia con menos ingresos y, por lo tanto, a los que pueden tener más dificultades para retomar su proyecto.

La próxima orden de convocatoria establecerá un tope a los rendimientos netos de actividades económicas como uno de los criterios para poder acceder a estas ayudas, que se limitarán también a aquellos autónomos con un número máximo de empleados a su cargo.