Castilla y León exige al Gobierno de España más financiación ante el coste en los Servicios Sociales asociado al COVID

La consejera Isabel Blanco critica los 1.000 millones que han "desaparecido" para la atención a la dependencia

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Isabel BlancoJCyLLa Razón

Muy reivindicativa y critica con el Gobierno de España. Así se mostró la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, durante la reunión mantenida con el Ministerio de Servicios Sociales, en la que exigió más financiación para Servicios Sociales ante el sobre coste que ha supuesto la crisis sanitaria.

En este sentido reiteró que este “es el momento” de que el Gobierno de España ponga encima de la mesa fondos para mejorar el sistema de la dependencia y financiar las actuaciones que se realizan en los centros asociadas a la pandemia.

Isabel Blanco lamentó que se haya “corrido” para la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital pero no se atienda el compromiso de legislatura del Gobierno de aumentar el concierto de las plazas y mejorar la financiación de la dependencia, a la vez que afeó, de nuevo, la “desaparición” de 1.000 millones a los Servicios Sociales destinados a Educación y otras áreas.

Asimismo, subrayó el “problema de la financiación” que afronta el sistema de atención a las personas dependientes, ya que las residencias han tenido que asumir a raíz de la Covid-19 medidas como el incremento del personal, la dotación de equipos de protección y el aumento de plazas individuales, entre otras.”Todo esto conlleva un coste”, indicó la consejera, convencida de que “es necesario aumentar los conciertos de las plazas” e “incrementar lo que se paga por cada plaza”.

Isabel Blanco también aprovechó el encuentro para trasladar al secretario de Estado de Servicios Sociales, Nacho Álvarez, la preocupación por la escasez de personal de enfermería en las residencias y por la seguridad y prevención de sus trabajadores.

Así, recordó que durante el Estado de Alarma se homologaron títulos y se incorporaron a estudiantes de los últimos años de enfermería y reclamó que “se siga en la misma línea”.

Por otro lado, reclamó intensificar la prevención de los trabajadores de las residencias al considerar que son vectores de trasmisión cuando están prohibidas o restringidas las visitas.

Se trata, como explicó la consejera, de intensificar la prevención de los trabajadores pensando en ellos, sus familias y en los usuarios de los centros, a la vez que incidió en que el aumento de personal en centros, de los equipos de protección, de plazas vacantes o la reserva en casos de aislamiento conlleva un coste en la atención del sistema de la dependencia.