Castilla y León cuida de las personas con discapacidad y garantiza su autonomía

El anteproyecto de la futura Ley de garantías de atención a este colectivo incluye un servicio de apoyo técnico de por vida en caso de que se queden solos por la muerte de sus progenitores

Castilla y León cuida y protegerá a las personas con discapacidad en caso de que se queden solas en la vida tras la muerte de sus progenitores, y, además, garantizará su autonomía personal y que sean ellos siempre quienes decidan qué hacer con su vida. Para ello, se pondrá en marcha un servicio de apoyo técnico, cuyos integrantes se encargarán de velar por este colectivo.

Esta es una de las novedades que contempla el anteproyecto de Ley de garantías de atención a las personas con discapacidad, que la consejera de Familia e Igualdad, Isabel Blanco, presentaba ayer al presidente de la entidad que defiende los derechos de estas personas en Castilla y León (CERMI), Juan Pérez, para que opinen y aporten sus ideas y sugerencias acerca de esta futura normativa.

El anteproyecto incluye medidas para apoyar a las personas desde la infancia al envejecimiento, fomentando la coordinación interadministrativa para promover la autonomía desde edades tempranas de los menores y poner en valor la labor que realizan las familias.

También impulsando programas dirigidos a su emancipación, con itinerarios personalizados de empleo, potenciando la colaboración de las entidades de la discapacidad como generadoras de empleo o a través de la promoción del empleo público desde las administraciones. Y, finalmente, en el paso al envejecimiento, como una realidad que precisaba revisión en el ámbito de la discapacidad, ya que cada vez son más las personas con discapacidad que alcanzan edades elevadas y que se jubilan.

Igualdad y prevención

De la misma forma, en el anteproyecto se incluye el asesoramiento personalizado para abordar la jubilación tanto a las personas con discapacidad como a sus familias, y se completa con otras actuaciones dirigidas a promover la ética en la atención, la igualdad entre sexos, la prevención de la violencia de género y del maltrato y el fomento de las nuevas tecnologías entre las personas con discapacidad para permitir su mayor integración.

Todo ello forma parte de la línea de trabajo de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades en la Comunidad, apostando por la innovación de los servicios sociales y buscando soluciones técnicas que potencien la autonomía en colaboración con las entidades y las Universidades Además, este Proyecto de Ley viene a reforzar la protección de las personas con discapacidad en Castilla y León, que ya definieron anteriormente la Ley 2/2013, de 15 de mayo, de Igualdad de Oportunidades para las personas con discapacidad de Castilla y León y la Ley 26/2010, de 20 de diciembre, de Servicios Sociales de Castilla y León.