El PSOE denuncia que se condicione la financiación local a que los ayuntamientos paguen la “propaganda” de la Junta

Barcones asegura que la ubicación de los carteles y los rótulos estará supeditada al visto bueno del Ejecutivo autonómic0

La vicesecretaria general del PSCyL, Virginia Barcones, y la portavoz de Hacienda del Grupo Socialista en las Cortes, Rosa Rubio, denuncian una campaña de la Junta de Castilla y León, que utiliza a los ayuntamientosLeticia Pérez/Ical

El Partido Socialista de Castilla y León (PSOECyL) denunció hoy que la Junta condicione el Fondo de Cooperación Económica Local a que las diputaciones y los ayuntamientos de más de 1.000 habitantes paguen los carteles de las inversiones y los rótulos de los vehículos con la publicidad y la “propaganda” de que esas inversiones han sido subvencionadas por la Administración autonómica.

“Esto es escandaloso y vergonzoso porque obliga a los ayuntamientos que hagan esta campaña hortera de publicidad por toda la Comunidad para que se sepa que aquí invierte la Junta sino que, sobre todo, les obliga a que la paguen ellos. Es una condición sin la cual no puede acceder a una financiación que ya es suya y así gestionar su propio dinero”, aseguró la vicesecretaria general del PSCyL, Virginia Barcones.

Acompañada de la portavoz de Hacienda del Grupo Socialista en las Cortes, Rosa Rubio, la vicesecretaria autonómica de la formación, recordó que este hecho se suma al que ya denunció el PSOE en julio cuando la Junta decidió, de manera unilateral, cambiar las condiciones del fondo al no permitir que las diputaciones y los ayuntamientos gastasen es “poco dinero” en lo que consideraran oportuno sino que se les obligue a hacer inversiones. Una decisión que, precisó, fue llevada ante el Tribunal Constitución, que, de momento, lo ha admitido a trámite porque, en su opinión, tiene unos “visos de ilegalidad absoluta”.

Ahora, el PSOE denunció que “lo siguiente” que saca la Junta es un libro de estilo que recoge los detalles de las inversiones sufragadas por la administración autonómica deberán contar con carteles o la serigrafía correspondiente, que deberá a correr íntegramente por los ayuntamientos. Barcones puso el ejemplo, según los cálculos que ha realizado su formación, tras pedir algunos presupuestos a empresas especializadas, que serigrafiar un vehículo de unos 15.000 euros (más IVA) costará 1.050 euros, ya que el manual de estilo publicado por la Junta para su “campaña de publicidad” obliga a que las pegatinas estén por los dos laterales y en la parte trasera.

Añadió que las inversiones que superen los 100.000 euros deberán contar con un cartel en formato vertical, con unas medidas de tres por dos metros, con un coste máximo de 400 euros más IVA. Preguntada por si esta polémica es similar a lo que ocurrió con los carteles publicitarios del Plan E del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero del año 2014, la vicesecretaria del PSOE de Castilla y León respondió que existe una diferencia “notable” porque en aquella ocasión fueron pagados por el Gobierno de España y no por los ayuntamientos. En todo caso, criticó a quien tanto denunció los carteles del Plan E, al considerarlo “improcedente”, hagan ahora lo mismo.

Virginia Barcones añadió, según recogió la Agencia Ical, que la “desvergüenza” de la Junta del presidente Alfonso Fernández Mañueco y el vicepresidente Francisco Igea no se queda ahí con la campaña de “propaganda y publicidad”, sino que se obliga a las diputaciones y ayuntamientos beneficiarios del Fondo de Cooperación Local de presentar un “porrón” de documentos, hasta ocho distintos, para poder acceder a un dieron que tenían todos los años. De ahí que aprovechara para significar que “menuda” simplificación administrativa defiende el Ejecutivo autonómico.

Además, lamentó que todos estos requisitos tengan lugar, ahora, en plena pandemia que en que los ayuntamientos están al límite de su capacidad de gestión, al verse obligados a atender todas las necesidades de los ciudadanos que han surgido con la crisis sanitaria, económica y social por el COVID-19. “Es intolerable que la Junta les hace perder el tiempo con documentos absurdos porque es el mismo dinero de todos los años”, aseveró. Un dinero que, expuso, es similar a la financiación que transfiere el Estado a las entidades locales por su participación en los tributos para que puedan ejercer sus competencias.

No en vano, precisó que el manual enviado por la Junta a las diputaciones y consistorios recoge un “rintintín insoportable” de que estarán obligados a enviar cuantas veces sea necesario las muestras de los carteles y las pegatinas, hasta que se acomode a lo que marca la Junta, lo que supondrá, según denunció Barcones, que deberán ser instalados allí donde “más le guste”. De ahí que considerara que la Junta está “totalmente desnortada” y alejada de las preocupaciones reales de la gente, ya que en lugar de destinar recursos públicos y esfuerzos para hacer frente a la pandemia, está centrada  en campañas de publicidad y “autobombo”.