A 363 kilómetros por hora entre Valladolid y Burgos

El tren Avril de Talgo logra esta velocidad durante una de las pruebas que está llevando a cabo antes de su puesta en servicio en los próximos meses

Prototipo del Talgo Avril.
Prototipo del Talgo Avril.

Una unidad de Talgo Avril, el tren de muy alta velocidad desarrollado y fabricado por Talgo en España, ha superado “un hito clave” en su proceso de homologación, al superar los 360 kilómetros por hora entre Valladolid y Burgos, la velocidad necesaria para su posterior puesta en servicio en los próximos meses, según informa la compañía en un comunicado.

La unidad que ha alcanzado “este hito” es una de las 30 cuya fabricación y mantenimiento durante tres décadas adjudicó Renfe a Talgo para su circulación en España y Francia.

Con sólo un reducido equipo a bordo, formado por personal de conducción y técnicos de puesta en servicio de Talgo, la velocidad punta se ha alcanzado en un tramo de la nueva línea ferroviaria Madrid-Burgos, entre la localidad palentina de Venta de Baños y la ciudad de Burgos, infraestructura que está aún en pruebas y cerrada al tráfico de viajeros.

El hito alcanzado hoy es sólo una de las etapas de homologación, que entre otras cosas requerirán la circulación de Talgo Avril durante más de 30.000 kilómetros tanto en líneas de ancho estándar europeo (de alta velocidad), como en líneas de ancho ibérico (tanto convencionales como de alta velocidad).

Los ensayos, que registran el comportamiento satisfactorio de todos los elementos del tren, desde la rodadura a la tracción, pasando por los sistemas de captación de energía y los de señalización, servirán además para introducir y validar un concepto revolucionario: el cambio automático de ancho de vía para trenes de muy alta velocidad (capaces de superar los 300 km/h).

En paralelo con este programa de pruebas, se trabaja para la homologación del tren Avril en territorio francés, para su explotación comercial por Renfe en el país vecino.

Estos trabajos se centran fundamentalmente en la validación técnica de los sistemas de control a bordo de los diez de los treinta trenes que están adaptados para Francia.

Más ligero, sostenible y accesible

Talgo Avril es el tren de muy alta velocidad más avanzado de Talgo, y que se convertirá en referente de calidad en el segmento de la muy alta velocidad ferroviaria. Gracias a su alta capacidad y al ligero peso total, los trenes Avril adquiridos por Renfe minimizan el consumo energético y multiplican la eficiencia. Eso les permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar aún más la posición del tren como el modo de transporte más sostenible, según informa Talgo en su página web.

Una de las características que destaca de este tren de última generación es que su composición de 12 coches de viajeros y 200 metros de longitud se sitúan en un único piso y a la misma altura del andén, lo que permite a los viajeros acceder al tren y desplazarse por todo su interior sin escalones ni rampas. Se trata de una capacidad única de Talgo que no sólo facilita el acceso de las personas con movilidad reducida, sino que además ofrece un viaje sencillo a todos los pasajeros, desde padres con carritos de bebé a viajeros con equipajes voluminosos o bicicletas.

Talgo Avril es parte de una plataforma tecnológica altamente flexible que permite adaptar cada entrega a las necesidades cada vez más complejas del mercado ferroviario europeo. En particular y en este contrato, los 30 trenes suministrados se dividen en diferentes bloques en función de su configuración comercial interior, su capacidad para cambiar de ancho de vía (ibérico e internacional), y su equipamiento para ser operados también al norte de los Pirineos. Gracias a estas capacidades, podrán ser utilizados en la práctica totalidad de la red ferroviaria ibérica electrificada con catenaria, acercando aún más aquellos destinos a los que todavía no se ha extendido la nueva red ferroviaria de altas prestaciones, y en las relaciones internacionales entre España y Francia.