La Junta reclama una Ley de Pandemias y más protección de los derechos ciudadanos

Ibáñez destaca el compromiso regional por participar en un sistema de comunicaciones segura

Ángel Ibáñez durante su participación en la Conferencia Sectorial
Ángel Ibáñez durante su participación en la Conferencia Sectorial FOTO: Jcyl

Nueva reunión de la Conferencia Sectorial sobre Seguridad Nacional convocada por el Gobierno de España y presidida por el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, y que ha contado con la participación del consejero de la Presidencia de Castilla y León, Ángel Ibáñez.

El primero de los puntos, se ha propuesto la modificación del Reglamento de organización y funcionamiento para los asuntos de Seguridad Nacional, iniciativa que ha contado con el voto favorable de Castilla y León.

Uno de los puntos centrales de la Conferencia ha versado sobre el anteproyecto de Ley de Seguridad Nacional, un texto que modifica la Ley de Seguridad Nacional y sobre el que Castilla y León ha mostrado su disconformidad. Los motivos del rechazo alegados por Ángel Ibáñez son la inquietud que provoca la excesiva discrecionalidad que se concede al presidente del Gobierno para adoptar medidas unilaterales y reclamar un necesario control de estas, bien por parte del Congreso o por el Tribunal Supremo, al margen de los recursos judiciales que caben como en cualquier otro acto administrativo.

En segundo lugar, por la indefensión a la que se somete al ciudadano ante su participación en los casos de situación de interés para la Seguridad Nacional, por ejemplo, en los casos en los que el ciudadanos se encuentra obligado a la realización de prestaciones personales exigidas por las autoridades competentes «siguiendo las directrices del Consejo de Seguridad Nacional o de la autoridad funcional, sin derecho a indemnización por esta causa».

Además, el consejero ha insistido en que el Gobierno debe articular una ley de pandemias, reclamación largamente defendida por Castilla y León, que permitiría actuar a las Comunidades Autónomas con seguridad jurídica y mayor eficacia y con ella dar mayor certidumbre a los ciudadanos ante crisis de la magnitud que se está viviendo a causa de la Covid-19.

Por último se ha puesto de manifiesto la disposición total de la Comunidad a colaborar con el Estado para la integración en un sistema de comunicaciones seguras, así como en ejercicios de simulacros de crisis.