Y los Reyes Magos llegaron 2 veces al Restaurante Hotel Landa

Iñaki Gil

Por segundo año consecutivo, el Covid separa familias por Navidad, contagios, cuarentenas, viajes cancelados. Y el Restaurante Hotel Landa, por el contrario, las une. Abuelos en Bilbao, nietos en Madrid. 400 kilómetros de vacío, y un punto en medio de unión, una doble ilusión, reencuentro familiar, disfrute al paladar.

Sus Majestades se adelantaron por primera vez pidiendo a los abuelos que fueran sus portadores para los nietos de un dinero destinado a regalos. Así hicieron el pasado lunes 27 de Diciembre. Con la emoción del reencuentro, la felicidad durante el maravilloso almuerzo, y la ilusión por bajar rápido a Madrid a cumplir los deseos de los Magos de Oriente, los nietos se dejaron el sobre con sus euros, en la mesa olvidados.

Y es entonces cuando de nuevo se adelantan nuestros queridos Reyes. Cómo en esta ocasión? Melchor disfrazado de personal de Sala, encontrándose el dinero y custodiándolo para hacerlo llegar a los nietos ya en ruta. Gaspar haciendo de personal de Recepción del hotel, quien hasta en 5 ocasiones se molestó en llamarnos para avisarnos del imprevisto descuido, cuando por fin horas más tardes pudimos comunicarnos, y explicar que ya estábamos en Bilbao y Madrid, con imposible vuelta a Landa. Qué hacer? ….permítame hablar con mis superiores...

Y Baltasar sentado como personal de Administración y Dirección, haciendo malabares contables para quedarse el dinero físico, solicitándonos un número de cuenta en correspondencia y realizar la transferencia. Y así, regalos y nietos se pudieran finalmente dar la mano. Cuánto trabajo administrativo, llamadas y gestiones, puramente altruistas.

Gracias LANDA, gracias por tener Ángeles disfrazados de Hosteleros, que no solo saben y muy bien, servir una excelente experiencia gastronómica, sino que, en momentos revueltos por este desajuste emocional que el Covid nos está causando, tanto bien nos hace recibir su Oro en forma de Amor, su Incienso en Honestidad y su Mirra en Servicio, ejemplo a agradecer profundamente, pero sobre todo, lección a aprender, copiar y replicar por nuestra parte. Un abrazo de todo corazón y muchísimas gracias por ser un espejo donde poder mirarnos cono sociedad.