Aprobada la moción del PP en el Senado por la que se insta al Gobierno a la reapertura del tren directo Madrid-Burgos

El PSOE presentó una enmienda en la que se pide la implicación de la Junta en la reactivación de esta infraestructura

El senador del Partido Popular Javier la calle durante su intervención para defender la moción por la que se insta al gobierno a la reapertura del eje ferroviario Madrid - Segovia - Burgos.
El senador del Partido Popular Javier la calle durante su intervención para defender la moción por la que se insta al gobierno a la reapertura del eje ferroviario Madrid - Segovia - Burgos. FOTO: Juan Lázaro/Ical Agencia ICAL

El pleno del Senado aprobó esta tarde la moción presentada por el Partido Popular por la que se insta al Gobierno de España a tomar las medidas necesarias para la puesta en funcionamiento de nuevo del tren directo Madrid-Burgos. En concreto, el texto de la moción pide “la reapertura del eje ferroviario directo entre las provincias de Madrid, Segovia y Burgos dentro del corredor central ferroviario, ramal norte, de la península Ibérica”. “Es necesario, tiene los estudios de viabilidad, y existe la demanda social necesaria para reactivarlo”. Éstos son algunos de los argumentos que esgrimió el senador del PP por Burgos Javier Lacalle durante la defensa de la moción.

Una línea que lleva cerrada desde marzo de 2011 en el tramo central, entre Colmenar Viejo y Aranda de Duero, y que obligan a dar un rodeo de un centenar de kilómetros por Valladolid, cuando “la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta” dijo. Un tramo de unos 140 kilómetros que “es lo que estamos reivindicando” volver a poner en marcha para disponer de una infraestructura “fundamental” para el transporte de mercancías y también de viajeros.

Su reapertura, tal y como defendió Lacalle, significaría el abaratamiento del transporte, poder sacar de la carretera buena parte de esas mercancías que a día de hoy llenan “miles de camiones” que transitan la N-I, y hacerlo más competitivo. A eso añadió el importante impacto que tendría en el medio ambiente si se suprimen todos esos camiones de la vía, y el ahorro en mantenimiento por el deterioro de la carretera, y lo que implicaría para ganar agilidad en el tráfico del resto de vehículos.

No se le olvidó al senador ‘popular’ mencionar la oportunidad que supondría para atraer nuevas empresas a la zona de influencia de este eje ferroviario, con las posibilidades de creación de empleo y, por tanto, de fijación de la población en un territorio ya de por sí castigado por el abandono del medio rural.

El principal escollo se encuentra en la liberación del túnel de Somosierra, que fue el que quedó inutilizado tras el derrumbe que dejó una bateadora en el interior, y que desde entonces sigue allí. “¿De qué sirve tener un túnel precioso si los trenes no pueden circular?” se preguntó Lacalle, tras lo que conminó a que “dejemos de marear la perdiz, cojamos al toro por los cuernos y exijamos las obras necesarias al Gobierno” para volver a poner en marcha el “tren directo”, toda vez que lleva más tres años en el Gobierno y no ha dado una solución, apuntó.

Elecciones presentes

A partir de aquí la moción no estuvo exenta de polémica ya que la campaña electoral en Castilla y León estuvo presente prácticamente durante toda la sesión de este miércoles en la Cámara Alta. La senadora socialista Ana María Agudíez Calvo reprochó a Lacalle el tono “mitinero” de su intervención y lamentó que ahora “se hacen fotos con vacas”, pero que en siete años de gobierno del PP en España no han solucionado el problema de la línea ferroviaria. “Solo piensan en los intereses de su partido y no en el de los castellanos y leoneses” concluyó la senadora que, en contraposición, enarboló el compromiso del Ejecutivo de Pedro Sánchez de destinar 16 millones de euros para la rehabilitación integral del túnel, “primer paso y de vital importancia” para poder continuar después con su puesta en funcionamiento de nuevo. “Diez años después, siete de los cuales gobernados por el PP y no hizo nada por impulsar este eje, lo que evidencia este compromiso de Pedro Sánchez” subrayó.

Es más el PSOE presentó una de las tres enmiendas al texto de la moción –las otras dos fueron del Grupo Parlamentario Democrático– para sumar el compromiso de la Junta de Castilla y León a esta moción, al que anunció su voto favorable a pesar de las distancias, para garantizar que el proyecto cuenta con el apoyo de la administración regional. “Necesitamos que todas las administraciones remen en la misma dirección”, remarcó.

Porque si en algo coincidieron todos los portavoces que participaron en el debate de la moción fue en que se trata de una infraestructura necesaria para el impulso económico y la vertebración territorial de la Comunidad, además de satisfacer una demanda empresarial y ciudadana.

Desde el Grupo Mixto, el senador José Manuel Marín Gascón, de Vox, aseguró que “esta situación supone un abandono absoluto del medio rural, limita la movilidad y eso es limitar el crecimiento económico en zonas que necesitan más que nunca un impulso”, por lo que también anunció su voto a favor de la moción.

El senador de Ciudadanos José Luis Muñoz Lagares criticó el “cinismo” de esta moción tras siete años de gobiernos en los que “el PP no ha hecho absolutamente nada”. No obstante, “en Ciudadanos siempre hemos defendido la racionalidad, eficacia y eficiencia de las infraestructuras”, por lo que también aseguró su voto favorable a la moción para una “linea necesaria” que está “respaldada por el tejido empresarial, los ayuntamientos de la zona, y por una sociedad civil cansada de las promesas de un bipartidismo ineficiente”, zanjó.

Pablo Gómez Perpinyá, de Más Madrid y representante de la Izquierda Confederal, también apeló a la “incapacidad de los gobiernos que se han sucedido” en España para poner una solución, pero valoró la propuesta como “importante como apuesta por la movilidad sostenible, pero también por la vertebración territorial y por la industria. Una apuesta de futuro para la Comunidad de Madrid y el resto de regiones afectadas”. Es por eso que también avanzó su apoyo a la moción: “lo apoyaremos con independencia del partido que la presenta” porque “Madrid y Castilla y León no pueden perder más trenes”.

Desde el Grupo Vasco lamentaron el uso de la cámara territorial para hacer campaña, “no hemos dejado de hablar de Castilla y León” se quejó María Isabel Vaquero Montero, que defendió la propuesta pero “no de cualquier manera”, considerando que necesita de una inversión más allá de la puesta en marcha, para alcanzar una interoperatividad europea, electrificación y seguridad, sin perder la ocasión para reivindicar la ‘Y vasca’.

La senadora Crisitina Ayala, del PP, afeó el “pírrico” compromiso del PSOE por desatascar el túnel de Somosierra porque la infraestructura necesita más intervenciones como el desbroce de vegetación, otros 10 túneles dañados o la situación de “trincheras en riesgo”. Criticó además la mala gestión de los fondos europeos, a su juicio necesarios para afrontar esta iniciativa, que han supuesto la pérdida de 2.000 millones de euros con los que “podrían haber hecho 6 directos”.

“Lo que no hicieron en 10 años lo vamos a hacer nosotros ahora” dijo María del Mar Arnáiz García, senadora del PSOE, esa actuación para sacar la bateadora del túnel y con la licitación para el estudio de su rehabilitación cifrado en 11 millones de euros “o los que sean necesarios”, agregó. “Sacar la bateadora es la primera y necesaria actuación para el futuro de la vía” dijo antes de asegurar que “no nos vamos a oponer aunque no nos acepten la iniciativa” de implicar al gobierno regional para que “se implique y que se moje”.

A la sesión acudieron distintos alcaldes afectados por la linea de Madrid, Segovia y Burgos, y encabezados por la alcaldesa de Aranda de Duero, la ‘popular’ Raquel González.