Salud

El calor ya es más letal que el frío para las personas con enfermedades respiratorias

Las muertes por afecciones respiratorias vinculadas a la temperatura cambia en los últimos 40 años, las personas se han adaptado al frío, pero no a las altas temperaturas

Día 66 del estado de alarma
Varias personas disfrutan de la playa de El Masnou (Barcelona), este martes, sexagésimo sexto día del estado de alarma decretado por el Gobierno por la pandemia de coronavirus. EFE/Enric FontcubertaEnric FontcubertaEFE

Durante 37 años, entre 1980 y 2016, un equipo de investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación “la Caixa”, ha estado analizando las muertes asociadas a una enfermedad respiratoria en España. En total, ha revisado más de 1,3 defunciones. Y ha descubierto que las muertes por afecciones respiratorias atribuidas a las temperaturas han cambiado en los últimos cuatro decenios. Mientras que en los ochenta, las personas con enfermedades respiratorias fallecían con mayor frecuencia entre enero y diciembre, con el paso de los años, las muertes por enfermedades respiratorias alcanzan su pico durante los meses de julio y agosto. En resumen, las altas temperaturas ya son más letales que el frío para las personas con enfermedades respiratorias.

“Hace dos o tres décadas, las enfermedades respiratorias causadas por las bajas temperaturas representaban un riesgo adicional de muerte en España”, explica Hicha, Achebak, primer autor del estudio e investigador del ISGlobal y del Centro de Estudios Democráticos (CED). Pero esta investigación demuestra que los riesgos han ido desapareciendo progresivamente, gracias a medidas adaptativas como la extensión del uso de la calefacción o las mejoras en el tratamiento de la morbilidad respiratoria, que han conseguido que la mortalidad por enfermedades respiratorias ya no dependen del frío. “Se trata de una completa reversión de la estacionalidad de la mortalidad”, constata Achebak.

El estudio, que acaba de publicarse en la revista “Nature Communications”, recoge los datos diarios de 48 provincias españolas relativos a temperatura y a muertes por enfermedades respiratorias clasificadas por sexo, grupo de edad y residencia. Los resultados desvelan que la proporción de defunciones por enfermedades respiratorias se reduce una media de un 16,5% cada década durante los meses más fríos. Por el contrario, en los meses más calurosos, el porcentaje de muertes se mantiene relativamente estable.

Esta tendencia afecta a grupos de todas edades y sexo. Pero un análisis más preciso, descubre diferencias. Por ejemplo, las mujeres son más vulnerables al calor. En cambio, son más resistentes al frío que los hombres. De la misma manera, con la edad también aumenta e riesgo de tener complicaciones cuando el calor apreta.

Numerosos estudios del ISGlobal constatan que el cambio climático ejerce impactos sobre la salud de las personas. Por ejemplo, las temperaturas extremas se correlacionan con enfermedades cardiovascualres y respiratorias. “Durante los años más recientes de nuestro estudio, las diferencias en el riesgo de mortalidad ante temperaturas frías son casi imperceptible entre los distintos grupos, mientras que las diferencias son significativas en verano”, advierte Joan Ballester, coautor del informe e investigador del ISGlobal. “Estas observaciones reflejan un proceso notorio de adaptación al frío, pero no al calor”, añade.

Sin embargo, el primer autor de esta investigación señala que “este estudio apunta a que la disminución de días fríos debido al calentamiento global en la próximas décadas no contribuirá a una reducción de la mortalidad por enfermedades respiratorias".