Salvador Illa: “Habrá rebrotes, pero nos estamos preparando para otra oleada”

El ministro de Sanidad prevé ampliar las pruebas PCR a contactos directos de positivos en 24 horas, aunque sean asintomáticos. Avanza que Cataluña está preparada para dar el salto mañana a la fase 3

Sesión de control en el Senado
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, interviene durante la sesión de control al Gobierno celebrada este martes en el Senado. EFE/Juanjo MartínJuanJo MartínEFE

El domingo 21 de junio acaba el estado de alarma en España. Pasados 99 días desde su decreto, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, concluye que ha contenido los contagios, pero recuerda que el virus sigue circulando. Para evitar rebrotes que obliguen a confinar de nuevo a la población, llama a la responsabilidad individual. Hasta que no haya vacuna ni un tratamiento efectivo contra la COVID-19, las medidas más eficaces para evitar el contagio siguen siendo el lavado de manos, la higiene, la distancia social y la detección y contención de nuevos casos.

En una entrevista en “Els Matins”, programa de la televisión pública catalana, el ministro ha defendido que Europa es uno de los continentes donde mejor se está controlando la pandemia. El rebrote en Pekín preocupa en Ásia. En América, la curva de contagios sigue ascendiendo y en África, falta información. Pero pese a la evolución a la baja del virus en Europa, su equipo se prepara ya para una segunda oleada del virus. “Habrá rebrotes, estamos teniendo y seguirán habiendo, en todo el mundo ha habido rebrotes”, ha dicho. Como ejemplo ha puesto los focos en los hospitales de Bilbao y Vitoria. Sobre cuándo serán estos rebrotes, Illa no se atreve a hablar de otoño. “Podría ser en otoño, pero también antes”, ha subrayado. “No tengo la certeza científica de que el calor debilite al virus”, ha admitido. En el caso de que se descontrole un foco de infección, en el futuro no descarta un confinamiento más quirúrgico, esto es por áreas o que se quede en casa la población más vulnerable, ancianos y personas con patologías de base. Pero como es mejor prevenir que curar, ha avanzado que ampliará la realización de pruebas PCR a los contactos estrechos de positivos confirmados, aunque no tengan síntomas. Hasta ahora sólo es obligatorio realizar las pruebas a casos sospechosos y vigilar a los contactos. Pero en Pekín, por ejemplo, se ha constatado que muchos jóvenes sin síntomas son el origen de algunos pequeños brotes.

Barcelona está lista para pasar mañana a la fase 3

Illa tiene reunión hoy para analizar la propuesta de la Generalitat para que toda Cataluña dé mañana el salto a la fase 3, tres días antes de que finalice el estado de alarma. “Cataluña ha hecho las cosas correctamente, con prudencia y cuidado. Estamos cerca de dar el salto a la fase 3”, ha avanzado. Este paso más en la desescalada, que permitirá la circulación por todo el país, facilitará la movilidad para celebrar la festividad de San Juan.

Lecciones de la pandemia

Hemos aprendido muchas cosas de la pandemia. En febrero, dice que siguieron las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero ha admitido que entonces, “todo el mundo llegó tarde”. “Si en febrero hubiéramos sabido todo lo que sabemos ahora, hubiéramos hecho las cosas diferentes”, ha reconocido porque "la capacidad del virus es superior a la que pensábamos”.

No ha escondido que hubo escasez de material, pero se agarra a aquello de “mal de muchos ...”. “No fue un problema sólo de España”, ha dicho. En estos momentos hay una cuarentena de querellas contra la gestión de la crisis del Gobierno. Desde su respeto hacia la separación de poderes, avanza que asumirá lo que llegue.

Todavía necesita un periodo de reflexión profundo, pero ya ha extraído algunas lecciones. Hay que reforzar la salud pública con recursos para poder controlar futuras epidemias. También hay que actualizar las políticas públicas sanitarias, que tienen ya casi cuarenta años, o los instrumentos internacionales en materia de salud.

Aunque en algunos momentos de la pandemia, tuvo roces con los dirigentes de otras Comunidades Autónomas, sobre todo, por la centralización de la distribución del material médico, descarta centralizar competencias en materia de salud.

En defensa propia, ha dicho que actuaron con prudencia y desde el momento en que tuvieron indicios actuaron con rapidez. También ha agradecido la actitud de la población española. “La dureza del confinamiento ha permitido una desescalada más segura y más rápida”, ha dicho.

Insiste en que para resolver problemas, “hay que sumar esfuerzos”, pero también admite que tuvieron que tomar decisiones muy rápido que hizo difícil el consenso.