El turismo en Cataluña puede bajar entre un 41 y un 53 % este verano

La Generalitat considera que el sector necesita una inyección económica de 7.500 millones

Las playas de Barcelona se están llenando en los últimos días
Las playas de Barcelona se están llenando en los últimos días

Desde que se inició el estado de alarma en Cataluña y en el resto de España, mucho se ha hablado y debatido sobre la situación del turismo. Era en marzo, con el espacio aéreo prácticamente cerrado, y se auguraba un año complicado para el turismo en general, y en verano en particular. Ningún hotel estuvo abierto en marzo y abril, y lo mismo para los restaurantes.

La situación ha cambiado mucho. Ha finalizado el estado de alarma en todo el país, incluido una Cataluña que ha vivido una fase 3 de apenas 24 horas, y se han abierto las fronteras y el espacio aéreo en la área Schengen. Coincidiendo con estas medidas y con la llegada del verano, la consellera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, ha hablado de las previsiones turísticas para los próximos meses.

La consellera prevé que la caída del turismo este verano en Cataluña por el coronavirus sea de “entre un 41% y un 53%, incluido el turismo doméstico e internacional”, y ha recordado que el sector genera el 12% del PIB y el 14% del empleo.

En una entrevista de Rac1, ha explicado que el turismo del resto de España representa el 8% de los ingresos turísticos en Cataluña: “En cambio, el gasto de los turistas extranjeros llega a 21.000 millones de euros. Esto es más de un 85%”.

Todo el sector, incluida la conselleria, parece consciente que el turismo es uno de los ámbitos más perjudicados por la pandemia del coronavirus, y que costará mucho de recuperar, sobre todo este año. De hecho, ya en abril, se dio por muerta la Semana Santa, especialmente los hoteleros.

Chacón ha afirmado que “la apertura del espacio Schengen era la noticia más esperada para la reactivación del sector turístico”, admitiendo que están optimistas y confiados, pero también con un cierto grado de incertidumbre, en sus palabras.

“Estamos haciendo la inversión más importante em promoción turística que se ha hecho hasta ahora en una campaña dirigida a los mercados de proximidad”, especialmente en Alemania, Bélgica e Italia, donde se demuestra un interés creciente hacia Cataluña, según Chacón. Sin embargo, ingleses y franceses parecen seguir siendo los países más fieles.

Aun así, calcula que los turistas de fuera de España no llegarán a los 10 millones (mientras en un verano normal habría unos 20), aunque ya estaría satisfecha si se alcanza esta previsión.

Chacón ha dicho que el sector del turismo requiere ayudas directas: “Concretamente, necesita 7.500 millones de euros para evitar la destrucción de 90.000 puestos de trabajo directos”.

Esto se debe a que la mayoría de establecimientos son pymes, "y esto limita aún más su apertura": ha estimado que un 30% de los establecimientos comerciales no abrirán.

"Hemos vivido una etapa de emergencia sanitaria, pero ahora tenemos una situación de urgencia económica que derivará en emergencia social. Es un momento de cambio, una alerta", y ha opinado que Catalunya puede salir positivamente, pero tiene que actuar.

"Catalunya saldrá de esta situación seguro, pero debemos ser conscientes de las necesidades que tenemos. No podemos ir con discursos puramente optimistas, no podemos rehuir de una responsabilidad importantísima", ha añadido.

En cuanto a la planta de Nissan en Barcelona, ha afirmado que están intentando la interlocución directa con Japón: "No la damos por perdida, pero cada vez se ve más difícil".

Y sobre unas elecciones catalanas, ha opinado que "aún hay muchísimo trabajo que hacer", y que querría aprobar primero la ley de facilitación de la actividad económica en unos meses.