Los presos del 1-O salen de la cárcel por primera vez con la semilibertad

Cuixart, Junqueras, Romeva y Turull han salido a las 6.55 y el resto lo harán a lo largo del viernes

Los presos independentistas han iniciado esta mañana su “nueva normalidad”. El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart; el líder de ERC, Oriol Junqueras; y los exconsellers Raül Romeva y Jordi Turull han salido a las 6.55 horas de la mañana de este viernes por primera vez del centro penitenciario de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), gracias a la clasificación en tercer grado -régimen de semilibertad-, con la que podrán pasar todo el fin de semana en casa.

A lo largo de la jornada esperan actos de homenaje y recibimientos en sus localidades. Por ejemplo, está previsto esta tarde una acción de Esquerra en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) para recibir a Junqueras. También Cuixart, en la sede de Òmnium Cultural, será recibido esta mañana. Jordi Turull, Dolors Bassa, Josep Rull y Carme Forcadell también tienen actos.

Es el primer fin de semana en que se aplica el tercer grado a los presos condenados por sedición en el juicio del 1-O, después de que la Generalitat lo aprobara el miércoles tras la propuesta hecha por las juntas de tratamiento hace ahora más de una semana. Gracias a este régimen de semilibertad, los líderes políticos podrán ir a dormir a casa viernes, sábado y domingo. Los otros cuatro días deberán dormir en el centro penitenciario -tendrán que pasar ocho horas diarias, el resto del tiempo pueden hacer vida social o laboral-.

Lo cierto es que el tercer grado es parecido a la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario que los presos disfrutaban hasta ahora y que les permitía salir diariamente de prisión para trabajar o hacer actividades de voluntariado -si bien, no podían ir a dormir a casa-. El régimen de semilibertad, también es cierto, podría ser interrumpido porque la Fiscalía tiene previsto recurrirlo y la última palabra la tendrá el tribunal sentenciador -Tribunal Supremo-.

De esta manera, los presos independentistas progresan al tercer grado nueve meses después de ser condenados, algo que ha levantado mucha polémica. Salvo Cuixart, Jordi Sánchez, y Joaquim Forn, ninguno ha cumplido aún la cuarta parte de la condena -será a lo largo de este año y principios de 2021-. En paralelo, UGT ha solicitado el indulto para Bassa, mientras que está previsto que los presos puedan tener protagonismo en la carrera electoral en Cataluña ya que los comicios se celebrarán probablemente entre el 27 de septiembre y el 4 de octubre.

Al salir de la cárcel Cuixart ha declarado ante los periodistas que el tercer grado no significa para él nada en concreto porque lo que quieren es “salir de la represión de una vez por todas”. Preguntado por lo que significa el tercer grado para él, Junqueras ha dicho que está contento de poder ver a la gente de su pueblo: “Ya os lo podéis imaginar, seguro que no hacen falta muchos detalles”. Turull ha dicho que a pesar de no ser la libertad completa, hacía mucho tiempo que esperaban este fin de semana, y preguntado por qué hará el fin de semana, ha dicho: “Tengo ganas de dar la gracias a todo el mundo, a tanta gente como me pueda encontrar porque nos han dado tanta fuerza, tanto coraje y tanta esperanza”.