“No hay alternativa a volver al colegio y la experiencia en otros países lo avala”

Entrevista al doctor Pere Soler, jefe de la unidad de infecciosas e inmunodeficiencias pediátricas del Vall d’Hebron, que investiga el virus en las escuelas, convertidas en un laboratorio natural

El doctor Pere Soler, jefe de la unidad de patología infecciosa e inmunodeficiencias pediátricas del hospital Vall d’Hebron, no es un gran amante de las predicciones. «Nos equivocamos en marzo diciendo que este virus era como una gripe; en verano, cuando se auguró que su incidencia caería, y con el uso de las mascarillas, aunque en este caso se lanzaron mensajes contradictorios cuando lo mejor era decir que no había unidades», recuerda. Es más partidario de ofrecer información posibilista a partir de la evidencia científica. «La mejor defensa contra los patógenos es la información», coincide con el pensador israelí, Yuval Noah Harari. Y para eso, se ha puesto detrás de una serie de estudios que quieren entender cómo actúa el SARS-CoV-2 en la población infantil. Tras estudiar el rol de los niños en la propagación de la COVID-19 dentro de los domicilios durante el confinamiento y en verano, avanza que contagian menos que los adultos. Pero ahora podrá observar a los niños en su contexto más habitual: el colegio. Con el Plan de las Escuelas Centinelas arranca un estudio en el que los grandes referentes en pediatría de Cataluña, Vall d’Hebron y Sant Joan de Déu, junto a los departamento de Educación y Salud y otros centros de investigación aúnan esfuerzos para saber más sobre cómo actúa el virus en las escuelas. Monitorizarán 50 centros y con la información que obtengan se ajustarán las medidas de prevención. Dice que es demasiado pronto para decir si habrá cabalgata de los Reyes Magos. «Prefiero dar información partido a partido, como el Cholo Simeone». Lo que sí avanza ya es que habrá casos en las escuelas. «Entre junio y agosto, hemos tenido una media de 150 casos al día de menores diagnosticados», matiza.

- Cataluña vuelve al colegio con un riesgo de rebrote alto y 127 ingresados en la UCI. No es la fotografía que se esperaba en julio, cuando se empezaron a dibujar los planes para reabrir las escuelas. ¿Qué ha pasado?

-Contábamos con volver en un contexto más seguro. Lo primero que ha fallado es que desconocemos la enfermedad y cualquier previsión que hacemos tiene riesgo de error. Y como sociedad, tenemos muchas cosas que resolver sobre el cumplimiento de las recomendaciones. La culpa no es sólo de la gente de 20 años, los de 30 y 40 tampoco han tenido el comportamiento exquisito que ahora pedimos a los colegios.

-Hay voces que alertan de que volver al colegio con esta fotografía es peligroso

-No hay alternativa a volver a la escuela y la experiencia en otros países lo avala. ¿Para qué vas a retrasar el inicio de curso? Habrá casos con o sin colegio, pero los niños no se pondrán gravemente enfermos y la mayoría de sus padres tampoco. Si al arrancar la escuela, la epidemia se descontrola, ya repensaremos qué hacemos. A la escuela hemos de volver por múltiples motivos. La escuela telemática no puede sustituir a la escuela presencial, los niños hace meses que no pisan un colegio y la sociedad funciona alrededor de las escuelas, no nos engañemos.

- Si tenemos a los niños todo el día en casa, costará más reactivar el país.

-El riesgo cero en el colegio no existe porque no existe en ningún sitio, lo que hemos de hacer es que el colegio sea el sitio más seguro posible. Se ha demostrado en otros sitios. La clave no es lo qué pasará dentro de la escuela, si no cómo repercute en la sociedad. Si empezar el colegio supone un rebrote de casos brutal será un problema, pero no ha pasado en otros países.

-¿Y qué ha pasado?

-Las dos primeras semanas, pase lo que pase, no será culpa de las escuelas, tendremos la fotografías de los últimos 15 días. También debe hacerse a la idea de que habrá casos: 2.250 menores dieron positivo en la pruebas PCR en junio; 2.600, en junio, y 2.700 en agosto. Son unos 150 casos al día.

-¿Sabemos ya un poco más sobre qué papel tienen los niños en la transmisión?

-El principal problema que hemos tenido en la investigación inicial es que nos cogió en un momento de necesidad asistencial. Además, en pediatría, sólo se detectaron 160 casos durante el confinamiento en Cataluña con lo que el riesgo de contagio de los niños a sus padres y abuelos no ha podido ser estudiado adecuadamente. Ahora es cuando empezamos a tener más casos y a la par, más evidencia científica. La información más fiable hoy es que la inmensa mayoría de niños tiene una sintomatología leve, incluso los pacientes oncológicos e inmunodeprimidos. Hay que tener más cuidado con los niños con cardiopatías o enfermedades pulmonares, excluyendo a los asmáticos. También tienen una sintomatología más inespecífica que los adultos. Presentan un cuadro vírico que puede confundirse con otra infección. En lo que tenemos más discusiones es en el tema de la transmisión

-¿Contagian menos?

-Hasta la fecha, los estudios coinciden en que los niños transmiten menos que los adultos. Sólo hay un estudio del Hospital de Niños Ann y Robert H. Lurie de Chicago que demostró que la carga viral en la nariz y garganta de niños menores de 5 años es mayor a la de niños mayores y adultos. Pero tener una carga viral alta no implica más probabilidades de transmitir la enfermedad. Hay que afinar más y dejar que los estudios lo interpreten pediatras y no físicos o epidemiólogos. El trabajo de los científicos no es opinar es investigar e informar. La covid tiene siete meses y parece que tengamos que saber lo mismo que enfermedades que hace cien años que tratamos.

-En Francia, las dos primeras semanas apenas cerraron 22 escuelas de 60.000

-Hay que afinar con la información. Doce de estas escuelas están en islas del Pacífico. Excepto en Sudáfrica, donde pecaron de confiados y abrieron en plena pandemia, en el resto de países, como Dinamarca, ha habido picos controlados.

-¿En otros países, hacen algo diferente que lo que ha planteado Educación?

-Las recomendaciones son similares. En Francia, eliminan incluso las pruebas PCR en menores de seis años porque dicen que la transmisión en este colectivo es muy difícil. Aunque hay casos como el de la niña de un año en Murcia de una guardería.

-Cataluña basa su estrategia en grupos burbujas, pero el Govern avala las extraescolares.

-El plan de las Escuelas Centinelas nos ayudará a tomar decisiones. La investigación de Sant Joan de Déu en los campamentos de verano concluyó que los niños se han contagiado hasta seis veces menos que la población general. Las actividades al aire libre tendrían que funcionar con normalidad. La recomendación de la Comunidad de Madrid para que los niños lleven mascarilla cuando jueguen a fútbol es absurda. Hay clubs que ya entrenan y el virus no se ha desmadrado.

-¿Y con las extraescolares en interiores?

-Desde el punto de vista médico es más prudente esperar dos o tres semanas a ver cómo evoluciona la pandemia, Las extraescolares ayudan a muchas familias a planificarse, puede ser la diferencia para un padre entre tener una jornada reducida y menos ingresos o no.

-Además, extraescolares relacionadas con el deporte que ayudan a combatir otra pandemia: la obesidad infantil

-Claro. Y trastornos psicológicos. En educación no hay blancos y negros, sólo los hubo en marzo, cuando había una emergencia sanitaria. Ahora, nos tenemos que ir adaptando, asumir que daremos pasos hacia adelante y hacia atrás. Lo importante de la apertura de las escuelas que no suponga un estallido de casos a nivel de sociedad. Es asumible que hay casos,lo que no es asumible es que nos quedemos todos en casa.

-Es peligroso que los menores de seis años lleven mascarilla. -No es que sea más peligroso, es que pedirle a un niño de tres años que lleve mascarilla es imposible, incluso entre 6 y 12 años, es difícil, aunque las dos primeras semanas llevarán hasta consolida su grupo estable. En el estudio restrospectivo que hicimos durante el confinamiento, vimos que el virus se comportaba distinto en menores de 10 años, pero en el prospectivo, que hicimos durante los meses de verano, tras el confinamiento, los datos no son tan claros, veremos que pasa ahora en las escuelas.

¿Las familias que van en transporte público han de sufrir?

-No, han de tener en cuenta que en el transporte público controlan las ratios, para no llegar tarde, mantener la distancia, utilizar mascarilla y lavarse las manos. Y si los autobuses pueden ir con la ventana abierta, mejor.

-Algunas Comunidades Autónomas plantearon cerrar los comedores, ¿son un riesgo?

- El comedor es un punto importante en el colegio y la educación. Los niños más vulnerables reciben el plato más importante del día. Pero es el espacio donde el niño se quitará la mascarilla y hay que hacer un esfuerzo para cumplir con la distancia social entre grupos. Las escuelas deben buscar espacios alternativos

-Al salir de clase, ¿recomienda no ir al parque?

- No, ¿que no están yendo al parque ahora? Alguien me preguntaba si al llegar a casa hay que lavar la ropa. Esto no es el ébola, hay que tomar medidas, pero hemos de seguir viviendo.

-Al final, los niños con mocos y dolor de garganta podrán ir al colegio si no tienen fiebre u otros síntomas compatibles con la covid, ¿será complicado diferenciar una covid de una gripe o un resfriado común?

- Los síntomas de este virus en niños son más inespecíficos que en adultos. Presentan un cuadro vírico, a día de hoy difícil de distinguir sólo con la clínica. Estamos trabajando para tener test alternativos a las PCR y evitar el mal trago a los niños del frotis buconasal. Tendremos muchas sospechas y se harán muchas PCR, la mayoría serán negativas.

-¿Qué ha pasado en los países del hemisferio sur, donde los primeros meses de la pandemia han coincidido con la temporada de gripe y resfriados?

- Han disminuido el resto de virus. Pero no sabemos qué papel tienen las medidas preventivas o si el virus SARS-CoV-2 ha ocupado el nicho de otro virus -recordemos, que los virus suelen competir entre sí-.

-¿Hay que preocuparse por que el el 30% de los grupos no ha conseguido rebajar las ratios a las recomendaciones -20 niños en infantil y primaria y 30 en secundaria-?

-A nadie se le escapa que cuanto más pequeños los grupos mejor, pero hay que ser posibilistas. Si tuviéramos recursos infinitos, haríamos un plan increíble, pero hay que adaptarse a la realidad. Hay voces críticas que dicen que somos un país tercermundista, pero aquí no pasan cosas distintas a las de otros países. Las medidas adoptadas son similares. En un lander alemán, por ejemplo, la recomendación era hacer grupos de 15, como no habían recursos, se hicieron de 20, y como no había suficientes profesores de inglés y educación física han dejado de hacer inglés y educación física. Habrá escuelas pequeñas que tendrán clases de 15 y otras en barrios más poblados de Barcelona que habrá aulas con 25 niños. Hay que explicar la verdad a la población. Otro debate es la infradotación de recursos en educación.

-¿Se atreve a predecir si habrá cabalgata de los Reyes Magos?

- No. Hay gente más lista que yo se ha equivocado con las predicciones, recordemos que primero se dijo que esto era una gripe, que en verano la incidencia bajaría, que no había que llevar mascarilla. Prefiero seguir haciendo investigación y cuando tenga evidencias científicas, informar.

-¿Con el plan de las Escuelas Centinelas?

- Nos permitirá tener datos para responder con más precisión a estas preguntas. Quizás el 15 de diciembre y te puedo decir si en un sitio se puede celebrar o no.

Un experimento natural:

Las escuelas como laboratorio

El lunes, 1.587.395 alumnos catalanes volverán al colegio después de seis meses. El pasado 12 de marzo se suspendieron las clases pensando en que los niños actuaban como grandes contagiadores con la covid, igua lque hacen con la gripe. Los primeros estudios apuntan a que no es así, pero la vuelta a su espacio habitual, ayudará a los investigadores a conocer mejor cómo se comporta el SARS-CoV-2 en la población infantil. Los colegios se han adaptado para evitar contagios, los niños estudiarán en grupos burbuja. Habrá casos, porque durante el verano, se han contabilizado 150 positivos diarios y se calcula que un millar de niños empezarán el curso contagiados. Y es asumible que haya casos, lo que no es asumible es quedarse en casa. La experiencia en otros países dice que habrá repuntes pero no un estallido de casos. Se harán 500.000 PCR, aunque está previsto estrenar nuevos tests menos invasivos y más rápidos.