JxCat intensifica el boicot contra la mesa de diálogo y contra ERC: “Hemos regalado dos años al Estado”

Laura Borràs critica la estrategia y avisa que Aragonès “tiene el deber de negociar cómo se avanza hacia la independencia”. El expresident Torra asegura que no se debería ni hacer

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, interviene durante un Pleno antes del parón veraniego
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, interviene durante un Pleno antes del parón veraniegoDavid Zorrakino Europa Press

El independentismo sigue exhibiendo sus diferencias y su desunión ante el rumbo del “procés” en esta nueva etapa. JxCat inició el boicot contra la mesa de diálogo prácticamente en el mismo momento en que firmó un acuerdo con ERC que daba dos años de margen a su estrategia con la Moncloa. Ahora, aprovechando la cuenta atrás para el reinicio del curso político, los posconvergentes salen en tromba contra la vía de negociación de los republicanos, cuestionan abiertamente el plazo hasta 2023 y ponen en duda incluso su viabilidad: “Hemos regalado dos años al Estado”.

Y lo hacen a través de sus pesos pesados al margen de Carles Puigdemont: la presidenta del Parlament, Laura Borràs -su principal cargo institucional- ha cargado hoy con dureza contra el foro de negociación entre la Generalitat y el Gobierno al asegurar que sólo servirá para “marear la perdiz” y al mandar un mensaje directo a Pere Aragonès: “Tiene el deber de negociar cómo se avanza hacia la independencia”.

Para la dirigente de JxCat, la mesa de diálogo solo tiene sentido si se habla de “amnistía y autodeterminación” y debería ser un lugar de “negociación” porque “no es suficiente con hablar”. Borràs, en la línea de otros dirigentes posconvergentes como Joaquim Forn o Elsa Artadi, ha augurado que será necesario “mucho menos de dos años para ver si la mesa de negociación tiene sentido, porque solo tendrá sentido si se tratan los temas que tocan: la amnistía y el derecho a la autodeterminación. Si estas cuestiones no entran ni en el orden del día con la excusa de que no caben en la Constitución, llegaremos pronto al cabo de la calle”. “Es evidente que Cataluña debe negociar con el Estado, pero el Estado cree que será suficiente con un simulacro de diálogo para dejar el proceso independentista definitivamente atrás”, ha advertido en la conferencia “Las instituciones y Cataluña” en la Universitat Catalana d’Estiu, en Prades (Francia).

En el mismo foro ha participado el expresident Quim Torra, quien se ha alineado con Borràs y también ha cargado con dureza contra la mesa de diálogo a menos de un mes de su nueva reunión. “Cataluña no está en condiciones de sentarse en una mesa de diálogo”, “Ir a hacerse una foto cada tres meses no me parece que sea algo que el independentismo se pueda permitir”, ha insistido para acabar diciendo que no se debería ni producir. “Le hemos regalado al Estado dos años de forma gratuita. A la mesa de diálogo tenemos que ir diciendo que si no permiten el referéndum, declararemos la independencia”, ha sentenciado.

ERC replica: “Sería dar palos de ciego”

Esquerra ha salido al paso de las críticas de JxCat y se ha reafirmado en su estrategia. Así, la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà (ERC), ha instado este jueves a JxCat y la CUP que respeten “los acuerdos firmados” hace tres meses para la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat y que contemplan los dos años de margen para la mesa de diálogo con el Gobierno central. “En ningún caso se me pasa por la cabeza que nadie, tres meses después de firmar un acuerdo, no lo suscriba en este momento, porque sería dar palos de ciego si cambiamos la estrategia cada día”.

Esta nueva polémica llega apenas un día después de que el propio president de la Generalitat, Pere Aragonès, intetara pasar a la ofensiva con un posible calendario y avisara al Estado de un futuro choque “si no hay respuesta” en forma de autodeterminación.