Valents: el último intento por unir a PP y Ciudadanos en Cataluña

El antiguo partido de Manuel Valls cambia de siglas para tratar de formar un UPN en la autonomía catalana

Pablo Casado e Inés Arrimadas
Pablo Casado e Inés Arrimadas FOTO: Efe

El mapa político español se resquebrajó en España en 2015 con la irrupción en el Congreso de Ciudadanos y Podemos: la fragmentación entró en nuestro sistema parlamentario y, desde entonces, los principales protagonistas y beneficiados del bipartidismo (PP y PSOE) se han visto muy lastrados. No obstante, en los últimos tiempos, la reunificación de los partidos del ámbito de la derecha ha dado señales de empezar a fraguarse con Cataluña como punto de partida. Desde la autonomía catalana se han lanzado distintas iniciativas (Cataluña Suma para las elecciones del 14-F o el reciente manifiesto de una plataforma) con el objetivo de coaligar, sobre todo, a PP y Ciudadanos y, en los últimos días, ha nacido una nueva propuesta en la misma línea bajo la marca de Valents, las nuevas siglas de Barcelona pel Canvi, el antiguo partido de Manuel Valls.

Todos los intentos han fracasado hasta ahora y este también parece seguir los mismos derroteros porque ni PP y ni Ciudadanos parecen muy predispuestos a cambiar el paso y optan por concurrir a las elecciones por separado. Más aún cuando el «procés» ha perdido ya mucho peso y cuestiones con mucha más carga ideológica van a ir ganando cada vez más fuerza (ya está ocurriendo), circunstancia que va restando espacio a la dinámica de bloques y la polarización. En este sentido, por ejemplo, en la sala de máquinas del PP prevén que en los próximos meses vaya ganando terreno en el debate público cuestiones como la lucha contra la inseguridad, la «okupación» de viviendas, la defensa de la escuela concertada o la apuesta por la bajada de impuestos y ahí los populares consideran que tienen un perfil mucho definido que el resto de opciones políticas.

Eva Parera
Eva Parera FOTO: Miquel González Shooting

Valents, que lidera Eva Parera y cuenta con tres concejales en el Ayuntamiento de Barcelona, no se da por aludido pese al contexto y sigue adelante en su objetivo de construir una coalición que abarque a los partidos de la derecha española: en concreto, apelan a PP y Ciudadanos, aunque también interpelan a Vox (a pesar de que reconocen algunas diferencias sustanciales, como el europeísmo y el modelo autonómico) y a los votantes del PSC. «El PSC no tiene ninguna voluntad de unirse al constitucionalismo. El PSOE está pactando con ERC y Bildu y así es complicado hacer una lista unitaria», señalan desde Valents. No obstante, en algunos entornos de la derecha apuntan que este movimiento de Valents es el brazo político del manifiesto lanzado recientemente por una plataforma del constitucionalismo civil que encabezaron figuras de primer nivel como Joan López Alegre o Francesc de Carreras (también contó con el apoyo de Cayetana Alvárez de Toledo) en favor de la coalición de los defensores de la unidad de España.

También, en ciertos entornos de la derecha se interpreta este movimiento de Valents como una operación para ganar fuerza negociadora frente al PP en una hipotética integración de cara a las próximas elecciones municipales de 2023. En este sentido, cabe decir que Parera es diputada de los populares en el Parlament (número 3 del grupo de Alejandro Fernández) y lo más natural es que en la próxima cita electoral concurrieran conjuntamente. Lo cierto es que en Valents se limitan a decir que «nadie» en su partido «está hablando de fórmulas o siglas». «Nosotros decimos que hay que ir juntos», apuntan.

En el PP aseguran que este movimiento tampoco va a alterar sus planes y mantienen su postura de ir con sus propias siglas, sin coaliciones, y las candidaturas se decidirán desde las filas populares. En la sala de máquinas del PP recuerdan que se mantuvieron firmes cuando Ciudadanos y Valls trataron de absorberlos cuando estaban fuertes y, ahora, no van a cambiar de postura. Si bien, cabe ver también qué encaje tiene este movimiento de Parera dentro del grupo popular en el Parlament ya que es diputada: de momento, en el PP creen que es una circunstancia que se puede sobrellevar, como ocurre en el grupo del PSC, que tiene incluido a otra formación nacida de las cenizas de Unió, Units per Avançar, y puedes discrepar en algunos puntos.

En cualquier caso, mientras tanto, Valents, que sostiene que «el catalanismo ha muerto» (son palabras de Parera) y apuesta por quedarse en Cataluña y trabajar desde la autonomía con «lealtad» a España, tiene la intención de extenderse por todo el territorio catalán y llegar a los 947 municipios. «La idea es ir trabajando con pausa», explican, en referencia a que, poco a poco, irán presentando nuevas agrupaciones municipales.