Este es el pueblo más frío de España

Puede registrar una temperatura media anual de en torno a los cinco grados

Un grupo de gente disfruta de la nieve en la localidad de Alfes, Lleida.
Un grupo de gente disfruta de la nieve en la localidad de Alfes, Lleida. FOTO: Ramón Gabriel EFE

La España vaciada no se acaba en Castilla y León, autonomía que más ha hecho por situar la despoblación de ciertas zonas rurales en la agenda política. La España vaciada se extiende también por Cataluña a pesar de su magnitud: de hecho, cuenta con hasta tres comarcas situadas en el pirineo de Lleida con 10.000 habitantes o incluso menos, que son la Alta Ribagorça (3.972), Aran (10.265) y Pallars Sobirà (7.099). Las tres comarcas están situadas en los confines del noroeste de Cataluña, haciendo frontera con Aragón y Francia.

La comarca de Aran está formada por 33 pueblos de montaña, que están agrupados en 9 municipios, y la gran mayoría de ellos, todos hechos de piedra, madera y pizarra, están situados por encima de los 2.000 metros de altura. Entre todos estos pueblos están Baqueira, conocido por la pista de esquí, y Montgarri, considerado el pueblo más frío de España y situado en el municipio de Alto Arán.

Montgarri tiene una temperatura media anual de en torno a cinco grados. Su altura (1.700 metros) y su ubicación, rodeado de elevadas montañas (de hasta 1.000 metros) que impiden que el sol pueda penetrar y que el frío escape, hacen de este lugar el pueblo más frío de España, que puede llegar a alcanzar una temperatura media de -4 grados en enero y de 14 grados en julio (mes más cálido).

Según el censo, hasta 2009 había cuatro habitantes censados, aunque perdió buena parte de su población en los años 60 por las duras condiciones de vida. A pesar de que se intentó repoblar rehabilitando algunas viviendas del pueblo hace algo más de una década, fue el propio ayuntamiento de Alto Arán (municipio que gestiona este pueblo) quien lo impidió. El consistorio rechazó conceder licencias de obras en el antiguo núcleo urbano, ya que consideró que el coste de mantener los servicios básicos en esta población resultaría demasiado elevado.

No obstante, sí conserva patrimonio histórico. En los alrededores quedan algunas ruinas y cuenta con el importante Santuario de Montgarri, que es del siglo XVI, aunque su fundación se remonta a los años 1117-1119. Al lado del Santuario, hay un refugio, bautizado como Amics de Montgarri, ubicado en la antigua rectoría del pueblo y cuenta con habitaciones (45 plazas), restaurante y bar.

También el turismo rural crece y crece, al calor las pistas de esquí de Baquiera-Beret. El acceso en vehículo en invierno, eso sí, está prohibido y hay un parking (Pla de Beret) habilitado a unos siete kilómetros: se puede aparcar allí y llegar hasta el Santuario caminando, con raquetas de nieve o esquiando.