Cultura

PLD Space

El cohete 100% español MIURA 1 ha sido un éxito y ya estamos de camino al espacio

PLD Space ha cumplido los principales objetivos de su lanzamiento de pruebas, colocándonos entre los países que han logrado lanzar su propio cohete

Captura del directo de PLD Space
Captura del directo de PLD SpacePLD SpacePLD Space

Desde ayer, España está un paso más cerca del espacio. Durante la madrugada del sábado 7 de septiembre, hicimos historia. La empresa española PLD Space logró lanzar por primera vez uno de sus cohetes, el MIURA 1, y aunque para la humanidad pueda ser un pequeño paso, para nuestro país es, sin lugar a duda, un gran salto. Hasta ahora, España ha necesitado colaborar con la ESA o con las agencias espaciales de otros países. Si queríamos poner en órbita un satélite, probar determinada tecnología o participar en una misión de investigación en el espacio, teníamos que llegar a acuerdos. Y eso está bien, es una costumbre de colaboración que no conviene perder. Sin embargo, limita en cierto modo nuestra autonomía. Lo ideal, evidentemente, sería contar con la infraestructura necesaria para lanzar nuestras propias misiones y eso es lo que ofrece PLD Space.

Cierto es que esta empresa solo cuenta con un 30% de financiación pública, pero apoyarse en empresas privadas para que los gobiernos lleven a cabo misiones aeroespaciales es un modelo que conocemos y funciona. Hasta ahora, el MIURA 1 ha costado 65 millones de euros y se prevé que la cifra ascienda hasta los 125 millones para desarrollar la versión comercial y definitiva. Pero, como no estamos acostumbrados a pensar en cifras con tantos ceros, pongamos en contexto cuánto ha costará desarrollar un cohete potencialmente capaz de llevarnos al espacio: 125 millones de euros es, más o menos, el presupuesto que el estado destinó a publicidad institucional en 2021, cifra muy inferior a los 268 millones que costó en 2007. Hablamos de un gasto que para los gobiernos sería una verdadera minucia, pero con pingües beneficios. Sea como fuere y por medios más o menos públicos, la buena noticia es que solo nos queda un paso para tocar el espacio.

La línea de Kárman

Según algunas fuentes, España ya es uno de los 10 únicos países con acceso al espacio. Los otros que enumeran serían: Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Francia, Italia, India, Corea del Sur y Nueva Zelanda. Y, por muy bonito que suene, lo cierto es que esta información no se ajusta a la realidad. Podríamos empezar diciendo que son una infinidad los países que tienen acceso al espacio, otra cosa es cuántos de ellos cuentan con la tecnología para hacerlo de manera autónoma. Si asumimos que en la lista hacen referencia a este último grupo, tendremos que reconocer que siguen faltando países, como Irán, que en 2007 lanzó un cohete que ascendió nada más y nada menos que 150 km. Otros que también han logrado lanzar cohetes por sí solos han sido Australia, Brasil, Kenia y Ucrania. La tercera cuestión es que, aunque nos encante adelantar acontecimientos, todavía no hemos llegado al espacio con un cohete 100% español.

El vuelo de prueba que realizó ayer PLD Space pretendía alcanzar, como mucho, 80 km de altitud, porque era un vuelo suborbital. La realidad es que el apogeo del MIURA 1 fue de 47 kilómetros, eso sitúa el punto más alto de su trayectoria bastante lejos de los 100 km en los cuales establecemos la frontera del espacio. Así que no, PLD Space (y España, por lo tanto), no ha llegado todavía al espacio, porque no era el propósito de la misión del sábado. Sin embargo, les ha permitido comprobar el correcto funcionamiento de todos los sistemas, asegurando un poco más el éxito de los próximos lanzamientos donde, entonces sí, llegaremos al espacio. Por supuesto, esta línea es una convención, pero ya que pretendemos establecer un punto de corte entre países que han accedido al espacio y países que no, parece buena idea tener en cuenta los criterios convenidos por los expertos.

De Huelva al cielo

El cohete despegó a las 2:19 de la madrugada del sábado desde El Centro de Experimentación de El Arenosillo, en Huelva. Todo salió según lo planeado, cada detalle del vuelo fue nominal, su trayectoria, la velocidad, etc. MIURA 1 alcanzó la máxima altitud a los 3 minutos de despegar, cuando eran las 2:22 de la madrugada. Allí, a 47 kilómetros sobre el nivel del mar, comenzó la fase de caída libre, donde pudo experimentar la casi de ingravidez, en ella la gravedad terrestre se “compensa” con la aceleración que experimentaba el cohete al caer. Durante estos segundos tuvo lugar la parte científica de la misión, ya que contaba con experimentos del centro de investigación ZARM que requerían estas condiciones de microgravedad. A continuación, comenzó el descenso, donde los motores del cohete lo reorientaron para que apuntara al suelo con su morro y, entre su superficie y un paracaída, lo depositara “gentilmente” sobre el océano Atlántico, a pocos kilómetros de la costa onubense.

El buque de rescate Libertad 6 ha logrado localizar el cohete, aunque tendremos que esperar para saber cómo avanza la fase de recuperación. No obstante, la misión estaba diseñada para poner a prueba los detalles del vuelo y, por lo tanto, suceda ahora lo que suceda con el cohete, ha sido un éxito. La meta es que, cuando la versión comercial esté en funcionamiento, la carga útil del cohete se pueda recuperar en 4 horas, lo cual requerirá afinar bastante algunos detalles. Con suerte, poco a poco iremos viendo cómo los MIURA 1 se aproximan a las cifras prometidas: vuelos de 12 minutos, apogeos de 150 km, etc.

MIURA 5 vs MIURA 1

Este MIURA 1 era el SN1, el primero y, al menos sobre el papel, se plantea lanzar un SN2 desde el mismo Centro de Experimentación de El Arenosillo en un futuro reciente, antes de dar el paso al imponente MIURA 5 que despegará, en principio, en 2025 desde la Guayana Francesa. Cada paso exitoso será una pequeña consolidación de España en el mercado aeroespacial. Una apuesta por un futuro no tan lejano en el que, quien no tenga acceso directo al espacio, estará en franca desventaja frente al resto de potencias mundiales. Cabe recordar que, a pesar de lo que podría parecer, el MIURA 5 no es una versión mejorada del MIURA 1, son cohetes diferentes cada uno con su propósito. Para ponerlo en cifras, el MIURA 1 que despegó el sábado tenía 12,5 metros de largo y podía llevar una carga útil de 100 kilos.

El MIURA 5, cuando despegue, lo hará con una longitud de 34 metros y unos 540 kilos de carga útil. Aunque mucho mayor que su hermano el MIURA 1, ambos cohetes están lejos de alcanzar la talla de los verdaderos reyes del espacio, como el famoso Starship de SpaceX, con 120 metros de altura. España está intentando dar sus primeros pasos más allá de esta canica azul y todavía tenemos que entender cuáles son nuestras necesidades. ¿Acaso requerimos cohetes tan monstruosos como el Starship? No lo sabemos con certeza, pero, por suerte, parece que la respuesta llegará, porque con el éxito del sábado, PLD Space ha aquilatado su hegemonía en el sector espacial español. Eso ya se está traduciendo en una mayor atención mediática y, con suerte, más instituciones y empresas se decidirán a invertir en un futuro que ya no podemos obviar.

QUE NO TE LA CUELEN:

  • Esta es la tercera vez que PLD Space trata de hacer despegar un MIURA 1, aunque eso no significa que las veces anteriores acabaran en desastre. El primer intento tuvo lugar el 31 de mayo de 2023, hace algo menos de 5 meses. En aquella ocasión, la empresa canceló el lanzamiento porque las condiciones atmosféricas no eran las adecuadas. Había vientos de más de 100 km por hora a una altura comprendida entre los 8 y los 12 kilómetros. Lo normal es que el cohete pudiera haber volado con normalidad, pero siendo un primer intento convenía asegurar cada detalle externo para que pudieran poner a prueba los sistemas del cohete de la manera más controlada posible, solo así podrían detectar los fallos más nimios.
  • El segundo intento ocurrió el 17 de junio, tres semanas después del primero, y en esta ocasión todo fue a la perfección hasta los últimos instantes de la cuenta atrás. Los cables de acero no retiraron a tiempo los umbilicales que suministran combustible, gases, etc. Se retrasaron 0,1 segundos, haciendo saltar un protocolo de seguridad que detuvo el lanzamiento.

REFERENCIAS (MLA):

  • “MIURA 1 - pldspace.com.” PLD Space, 1. https://www.pldspace.com/es/miura-1
  • “MIURA 5 - pldspace.com.” PLD Space, 5. https://www.pldspace.com/es/miura-5
  • “PLDSPACE.” YouTube, 7. https://www.youtube.com/watch?v=jszhirm1CG0&ab_channel=PLDSPACE