Bastidas (PP) dice que la Renta Valenciana de Inclusión acumula retrasos de hasta dos años

La ayuda no llega ni al diez por ciento de los 30.000 titulares

Elena Bastidas en la rueda de prensa
Elena Bastidas en la rueda de prensa FOTO: PPCV

La portavoz adjunta del PP en Les Corts Elena Bastidas ha denunciado este viernes retrasos de hasta dos años en la Renta Valenciana de Inclusión (RVI) y ha instado a aplicar la ley a través del denominado “silencio positivo”, por el que si no se ha resuelto el expediente pasados seis meses, se tiene que emitir una resolución estimatoria y dar la ayuda.

Bastidas ha asegurado que existe una resolución del Síndic de Greuges de este marzo en la que se advierte de la “falta de efectividad” de la RVI, que, según Bastidas, tiene unos tiempos de espera que son “asfixiantes”.

La portavoz adjunta del PP ha explicado que hay en la actualidad un total de 30.000 titulares pero que la ayuda no llega “ni siquiera al 10 por ciento del conjunto de personas que necesitan la ayuda”, y ha lamentado que hay un 20 por ciento de los valencianos en riesgo de exclusión social, dos puntos por encima de la media nacional.

Además, ha denunciado que el 15 por ciento de las personas que trabajan se encuentran en situación de vulnerabilidad y que esta ayuda “no está llegando a atender estos casos”.

Así, ha afirmado que la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, es “responsable última de estas políticas” y que está “desatendiendo a las familias”, además de “no estar llegando a unas ayudas que son tan necesarias”.

Bastidas también ha lamentado que si los organismos evaluadores de estas ayudas, como son la Comisión Técnica de Seguimiento y la Comisión Interdepartamental, no se ponen en marcha, “difícilmente podremos cumplir los objetivos”: “Nosotros lo que queremos es que se cumpla la ley”.

Por ello, ha instado a Oltra a que aplique por “silencio positivo” las resoluciones en lista de espera y “que no aboque a los ayuntamientos valencianos a soportar la carga de sus incumplimientos”, porque, ha explicado, “los ayuntamientos se ven abocados a habilitar ayudas de emergencia ante la falta de cumplimiento por parte de Oltra”.

“Que haya 30.000 titulares no es precisamente una buena noticia, sino síntoma de que algo no se está haciendo bien en la Comunitat y de que algo económicamente no funciona”, ha concluido Bastidas, quien ha anunciado que pedirá conocer el número de personas que se encuentran en lista de espera.