Vox pregunta al Gobierno valenciano por el parque público de vivienda y este le contesta: “son hijos del franquismo”

El vicepresidente de Consell, de Unides Podem, ha llevado preparada una intervención en contra del fascismo

El vicepresidente segundo del Consell y conseller de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau
El vicepresidente segundo del Consell y conseller de Vivienda, Rubén Martínez DalmauKai FörsterlingEFE

Unides Podem ha escenificado hoy cómo va a aplicar el “cordón sanitario” a Vox en Les Corts Valencianes. El vicepresidente segundo del Gobierno valenciano, Rubén Martínez Dalmau, ha llamado este jueves “lacayos de Goebbels” a los diputados de Vox, de los que ha dicho también que son “hijos del franquismo y encima se ufanan de ello”.

Dalmau se ha pronunciado así en la sesión de control en Les Corts, donde el diputado de Vox Miguel Pascual ha preguntado sobre el parque público de vivienda. Ha argumentado que cada vez está más degradado, porque “deben mantenerle a usted, a su palacete y a toda una lista de enchufados, como si de parásitos de tratase”.

El también conseller de Vivienda he traído una respuesta que nada tenía que ver con el asunto que le había realizado el diputado de Vox. Ha citado a la filósofa Hannah Arendt diciendo: “No podemos demorar la lucha contra el totalitarismo hasta que lo hayamos comprendido, porque no lo vamos a comprender hasta que haya sido derrotado”.

El diputado de Vox le ha replicado que la gente está tomando “muy buena nota” de que Dalmau va a Les Corts a “perder el tiempo y no a trabajar por la vivienda de los valencianos”.

La oposición ha protestado por la actitud del vicepresidente y ha reprochado al presidente de Les Corts, Enric Morera, que no haya intervenido.

Dalmau ha insistido en su respuesta que la democracia es “tan generosa” que permite que Vox pueda estar en las instituciones para “querer acabar con ella”, con su “discurso del odio, con sus palabras que rezuman violencia contra toda lo que es diferente a ustedes”, ya que, como afirmaba el jurista nazi Carl Smith, ven al adversario como enemigo.

”Quieren destruir los valores democráticos que nos hemos construido como pueblo, como destruyeron los fascistas esa gran república democrática española en el golpe de estado de 1936″, ha aseverado Dalmau, quien ha acusado a Vox de ir a Les Corts a “injuriar, a ofender, a insultar, porque la democracia no les gusta”.

El vicepresidente segundo ha insistido en que Vox hace “el ridículo más espantoso” con su “extremismo del mal” y quiere “imponer la España en blanco y negro”, pero “el franquismo ya pasó y no va a volver, porque aquí estaremos las demócratas y los demócratas para impedir que regrese el fascismo”.

La síndica de Vox, Ana Vega, ha intervenido entonces para exigir que Dalmau responda a la pregunta que le han hecho y pedir al presidente de Les Corts, Enric Morera, que “ponga orden”, porque los insultos a su partido lo son también a todos los españoles que han decidido que estén en las instituciones.

Ha insistido en que Morera debe ejercer su labor en las sesiones de control al Consell y ha asegurado que no permitirán que les llame “partido nazi”. “La única ideología totalitaria que hay aquí ahora mismo es el comunismo rancio de Podemos que ha abandonado a la clase obrera. A los que se suman Compromís y, siendo cómplices el PSOE. No vamos a entrar en provocaciones, pero sí exigimos que se cumpla el Reglamento”, que indica que el Consell debe responder a las preguntas de la oposición.

Posteriormente, también durante la sesión de control, el portavoz adjunto del PP Miguel Barrachina ha acusado al presidente de Les Corts de dirigir la sesión de forma “infame”, por permitir que los miembros del Consell se marchen de la sesión de control “sin hablar de sus obligaciones” y que algunos diputados se dediquen “a controlar al PP”.

La bandera republicana del colegio de Alicante

Barrachina ha efectuado esta protesta después de que la diputada de Compromís Papi Robles, durante una pregunta al conseller de Educación, Vicent Marzà, sobre la bajada de ratios, haya sacado una foto de la parlamentaria popular Beatriz Gascó para decir que el PP se dedica a señalar con el dedo y acosar al profesorado y alumnado en Alicante.

El grupo popular ha pedido la palabra por alusiones directas a su diputada, pero Morera no ha querido dársela al considerar que no había una alusión personal, lo que ha desatado las protestas de este grupo y del resto de la oposición. Finalmente, Morera le ha dado la palabra por alusiones al grupo parlamentario popular.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, ha defendido que la Generalitat trabaja en la reducción de las ratios incidiendo en que si esto se hubiese hecho antes “no confundirían los colores”. Se ha referido así a la denuncia del PP en la que se pedían explicaciones por las imágenes de un colegio de público de Alicante en la que se veía a los niños sentados “una bandera republicana”.

Mostrando una tela, Marzà ha dicho que el color era naranja, y no rojo, y que los niños se sentaron en telas de colores para diferenciar los grupos burbuja.