Más de dos mil policías velarán por la seguridad de las Fallas

El entorno del Mercado Centra y La Lonja tendrán vigilancia especial para evitar conductas incívicas

Un agente de la Policía Local durante la Ofrenda
Un agente de la Policía Local durante la Ofrenda

Más de dos mil agentes de Policía Local, Nacional y Guardia Civil, además del personal de Protección Civil, velarán por el normal desarrollo de las Fallas 2022, de las que se espera que sean las del regreso a la normalidad, tras la suspensión de las de 2020 y la celebración aplazada a septiembre en 2021.

Quizá la singularidad más relevante de estas fiestas sea el pronóstico meteorológico, que contempla fuertes vientos y episodios de lluvias intensas que podrían afectar a los monumentos, y que previsiblemente hagan necesario la ampliación de los perímetros de seguridad en torno a los mismos.

Otro de los puntos de especial atención serán las inmediaciones del Mercado Central y la Lonja, recientemente peatonalizadas, y para evitar la acumulación de basuras y el vandalismo, especialmente en forma de orines, se han previsto patrullas conjuntas de Policía Local y Nacional.

Las autoridades municipales han insistido en las últimas semanas en que las fiestas se han preparado con normalidad, es decir, que se prevé el regreso del turismo y las aglomeraciones, motivo por el cual se ha vuelto a reclamar la colaboración de las comisiones falleras y sus coordinadores covid, para que velen por el uso de las mascarillas en interiores y cuando no sea posible respetar las distancias de seguridad.

Esto es básicamente en las mascletaes, sobre todo las que se disparan a las 14 horas desde la plaza del Ayuntamiento, y durante la Ofrenda.

Para que las tradicionales fiestas que se desarrollan en las carpas que se instalan en la vía pública se puedan celebrar sin que sea necesario el uso de la mascarilla, estas instalaciones deberán tener al menos dos de sus frentes abiertos.

El centro neurálgico de la seguridad durante la celebración de las Fallas estará en el Ayuntamiento y contará con apoyo de la imagen que ofrezcan varios drones y un helicóptero.

Tal y como recordó recientemente el concejal de Seguridad, Aarón Cano, València es la primera gran ciudad europea en organizar un evento de estas características”, y remarcó que el acceso a las mascletaes y castillos de fuegos artificiales “será cómo en el año 2019, pero con mascarilla”.

La Policía Local, añadió Cano, “no irá persiguiendo a la gente por la calle”, porque “esto no es un Estado policial”, si bien ha advertido de que “quien no use la mascarilla cuando sea necesario se enfrentará a una sanción”.

Otro de los espacios donde también será imprescindible la mascarilla es en los trenes nocturnos, cuya actividad se reanuda durante las jornadas de mayor actividad fallera.

Como es habitual cada mes de marzo, el control de las multitudes, de los accesos a la ciudad, la venta ambulante o la vigilancia sobre el material pirotécnico centrarán buena parte de la labor de la policía.