Música

“20 de abril”: la historia tras la cabaña del Turmo de Celtas Cortos

Las redes sociales rinden homenaje a la icónica canción, lanzada hace 30 años y cuyo título coincide con la fecha de hoy

Celtas Cortos
Celtas CortosCeltas cortos

Desde que en 1991 Celtas Cortos lanzó esta canción, no hay año que no se conmemore. “20 de abril” se publicó en el icónico álbum “Cuéntame un cuento”, tercer disco de la banda de rock y con el que ganaron el Premio Ondas al grupo revelación en el mismo año. De nuevo, la fecha de hoy coincide con el título de la canción, y las redes sociales no han tardado en rendirle homenaje, recordando una de las letras más icónicas de la música española.

La canción compuesta por Jesús Cifuentes está escrita a modo de carta. Dirigida a una vieja amiga, alude a la nostalgia de los buenos momentos vividos con ella y un grupo de amigos durante la juventud. Comenzando con la fecha y un saludo -”20 de abril del 90 / hola chata, ¿cómo estás?”-, la canción continúa con una de las frases que los seguidores de Celtas Cortos están repitiendo en redes sociales hasta la saciedad: “¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo?”

Si bien el contenido de la letra es ficticio y no responde a una historia real, según ha desvelado en varias ocasiones Cifuentes, sí hay una parte que existe: la cabaña del Turmo. En la canción, que habla de los primeros amores, de la velocidad del tiempo o de la juventud, “hay parte real y parte de ficción”. Se trata de un refugio que se ubica en Benasque, en Huesca, en pleno Valle de Estós. El lugar se convirtió, desde el lanzamiento de la canción, instantáneamente en el centro neurálgico de todos aquellos seguidores tanto de Celtas Cortos como del rock español.

La Cabaña del Turmo es un lugar muy frecuentado por senderistas y montañeros. De hecho, tal fue la repercusión (y sigue siendo) de esta canción de Celtas Cortos, que se convirtió en un sitio de merecida visita para los fans del grupo, hasta el punto de restaurar el refugio.

Asimismo, tal y como el cantante ha asegurado en varias ocasiones, la letra, aunque esa “chata” no tenga nombre y apellidos, sí nació durante una noche solitaria en la que le invadió “la melancolía”, tal y como reza uno de los versos. El autor pasó unos días con los amigos en la Cabaña del Turmo, lo cual, aunque entonces tuviera un aspecto destartalado, le sirvió de inspiración para crear una de las composiciones más icónicas de la música de nuestro país: era “un escenario idílico y maravilloso”, apuntó “Cifu”.

En 2019, Celtas Cortos volvieron al lugar donde comenzó todo. Según explicaron en su momento, del grupo solo “Cifu” había estado en la Cabaña del Turmo. Por ello, en dicho año acudieron todos y grabaron un videoclip: con un equipo formado por decenas de personas, el grueso de las imágenes se grabaron en el propio refugio, así como rodeados de naturaleza.