Deportes

Tommaso Ciampa: “Todo está en el aire, pero me encantaría volver a ver al Samoa Joe luchador”

El veterano luchador de WWE NXT recuerda su debut junto a The Undertaker y analiza los retos que todavía le quedan, como el campeonato de parejas al que opta en The Great American Bash

Tommaso Ciampa, ex campéon de los pesados pesados de WWE NXT, durante un combate con Adam Cole
Tommaso Ciampa, ex campéon de los pesados pesados de WWE NXT, durante un combate con Adam Cole FOTO: WWE

Durante décadas, la gran fiesta del verano en el mundo de la lucha libre tuvo nombre propio: The Great American Bash. Después de que WWE recuperara el concepto a principios de siglo, es NXT la marca encargada de llevar el legado de los mamporros estivales hacia una nueva era y esta misma noche, la del 6 al 7 de julio a partir de las 02:00 hora española, volveremos a vivir una nueva edición del evento con una cartelera cargada de combates estelares: Adam Cole y Kyle O’Rilley pondrán fin, si nada lo remedia, a una de las rivalidades más candentes del último año y Tommaso Ciampa, acompañado por Timothy Thatcher, intentará asaltar el Campeonato por parejas de la marca de desarrollo, que ahora mismo ostentan MSK.

El ex campeón de los pesos pesados de NXT, uno de los luchadores más veteranos de la marca amarilla de WWE, junto a LA RAZÓN y al resto de la prensa española sobre la irrupción de los nuevos campeones por parejas, su relación con Timothy Thatcher y los posibles retos que le quedan por delante.

Aunque "debutó" en 2005 en un segmento contra The Undertaker, Tommaso Ciampa se ha convertido en uno de los luchadores más influyentes de la historia de NXT
Aunque "debutó" en 2005 en un segmento contra The Undertaker, Tommaso Ciampa se ha convertido en uno de los luchadores más influyentes de la historia de NXT FOTO: WWE

-Me gustaría hablar de algo que ocurrió la semana pasada. ¿Cómo se intimida a los rivales besándoles?

­-Hay ciertas cosas que hago, la gran mayoría, que implican una gran planificación… Otras no tanto. No había plan, me dejé llevar por el momento. Sentía que era mi responsabilidad diluir ese momento de tensión, que había ido escalando. No sé si Timothy estaría de acuerdo con mi reacción, pero como los títulos no estaban en juego no puede opinar. En “The Great American Bash” la historia será distinta. No tendría sentido haber herido de verdad a ninguno de mis rivales, porque les quiero sanos y en perfectas condiciones para el combate del 6 de julio. Sobre el beso… poco más puedo decir. Hay tipos a los que se les da bien… y resulta que yo soy uno de ellos.

-Samoa Joe ha vuelto. Ambos tuvisteis un par de combates hace un tiempo. ¿Te gustaría verle de vuelta sobre el ring?

­-Sé que ahora mismo su papel en la empresa no parece enfocado a ello, con todo lo que ha ido mencionando William Regal, el mánager general de NXT. Pero sí, me encantaría verle luchar de nuevo. Cuando todo esto se asiente y le tengamos de vuelta a tiempo completo, me gustaría mucho más ver de vuelta al Samoa Joe luchador que al Samoa Joe figura de autoridad. Me gustaría también ser de los que se suba al cuadrilátero con él, porque es alguien a quien he seguido durante años. Tuvimos un combate televisado en 2015, pero me encantaría volver a enfrentarnos en un combate al estilo “Joe te va a matar” (“Joe’s gonna kill you”) contra “el campeón te va a matar”. No sé si llegará a ocurrir, pero si se abre la oportunidad

-Después de que pareciera que ya no tenías mucho más que ofrecer en NXT, te inventas este equipo con Timothy Thatcher. ¿Cómo es la relación entre ambos?

­-Este negocio es increíble. Siempre hubo una gran relación entre ambos, y sobre todo un gran respeto como profesionales, pero el Dusty Rhodes Classic hizo el resto. Cambió nuestras dinámicas como luchadores. Nuestro primer combate como equipo fue contra The Undisputed Era y de inmediato noté que podíamos crecer ambos. Lo que no sabía es que ocurriría tan rápido. Incluso cuando nos sentamos a hablar, solo con dos sillas y ningún ring cerca, la química fluye y yo no tenía ni idea de que ello podía ocurrir. Es muy fácil trabajar con él y nos lo estamos pasando muy bien.

-En “The Great American Bash” lucharás contra MSK, que son dos chicos muy jóvenes con ganas de comerse el mundo. ¿Los ves a tu mismo nivel, en cuanto a “wrestling” se refiere al menos? Y luego, ¿cómo ves a esta nueva camada de jóvenes, sobre todo cuando has estado tanto tiempo en NXT viendo cómo iban y venían talentos?

­-Me encanta que haya caras frescas en televisión siempre. Creo que es una de las mejores cosas que NXT puede ofrecer al espectador, ese hambre constante por transgredir y por ser la charla del momento. Desde mi punto de vista, y desde el de los que más tiempo llevan, como yo, es interesante porque te obliga siempre a estar atento y a vigilar tu espalda, de algún modo. Siempre hay enfrentamientos frescos, gente con muchas ganas de brillar. MSK, por ejemplo, han tenido mucho más éxito y mucho más rápido que yo en NXT, con el Dusty Rhodes Classic y los Campeonatos por parejas, pero a la hora de la verdad no tienen nada que hacer contra nosotros. Son los campeones y lo merecen, pero no tienen nada que hacer contra nosotros. Ni siquiera es una crítica a ellos, es simplemente la verdad, Timothy y yo somos así de buenos sobre el ring. Es la primera vez que se van a enfrentar a dos tipos dignos del Main Event y no creo que salgan vivos.

Los jóvenes pero experimentados MSK vivirán uno de sus primeros desafíos de importancia como campeones por pareja al enfrentarse a Tommaso Ciampa y Timothy Thatcher
Los jóvenes pero experimentados MSK vivirán uno de sus primeros desafíos de importancia como campeones por pareja al enfrentarse a Tommaso Ciampa y Timothy Thatcher FOTO: WWE

-Hemos hablado del Tommaso Ciampa de NXT y su debut, pero me gustaría ahondar en ese Ciampa de 2005 y en ese pequeño enfrentamiento con The Undertaker.

­-Mirando hacia atrás es una locura. Pasó tan rápido que creo que no lo llegué a disfrutar del todo. Tenía apenas 20 años y llevaba en el wrestling poco más de un año. Me eligieron porque siempre se me ha dado bien el trabajo con el micrófono, pero todo vino por Killer Kowalski y su recomendación. Así me eligieron para ser el abogado aquella noche. Quizá lo más llamativo, aunque ya lo haya contado alguna vez, es cómo Stephanie McMahon se tomó el tiempo necesario para enseñarme y todo y darme un “tour” por el estadio, la realización y el espectáculo en sí. Fue algo más de media hora, pero siempre recuerdo una frase que me dijo: “Esto es como un show independiente, pero con más dinero detrás, no hay gran diferencia”. Fue increíble, porque nunca había conocido a alguien tan exitoso y a la vez tan amable. Al día siguiente conocí a Vince McMahon y a Triple H, y quizá ahí estuviera mi suerte. Creo que cuando uno es joven no se da cuenta de las barreras que va rompiendo y, por lo tanto, no puede ponerse tan nervioso. No se es consciente. Me dejé llevar, porque no sé cuánta gente en esta industria puede presumir de haber pisado el mismo ring que The Undertaker con apenas unos meses de experiencia.

-Hablando de viajes al pasado, ¿hay alguna posibilidad de que te volvamos a ver contra Walter o en la escena de NXT UK, ahora que parece que se abren de nuevo las fronteras?

­-No puedo hablar por nadie en particular, pero creo que la invitación de Walter para que nos volvamos a enfrentar sigue abierta. Es uno de los tipos más preparados de toda la escena mundial del wrestling, uno de los campeones más longevos y está en la cima del mundo. No creo que nadie le pusiera pegas a un nuevo combate. A mí me encantaría, sobre todo si lo podemos llevar ahora a su terreno. Adoro al público americano, pero el de NXT UK tiene algo especial, por supuesto. Una de las cosas que más me gustaría ahora mismo es estar un buen tiempo en Reino Unido y poder enfrentarme a los mejores. También es cierto que A-Kid o Ilja Dragunov están demostrando el nivel para venir aquí, pero todo son palabras todavía, aunque se estén relajando las medidas restrictivas.