Lamont Dozier, uno de los grandes compositores de la Motown Records, fallece a los 81 años

Con sus canciones impulsó la carrera de grupos como The Supremes y The Four Tops, y, junto a sus dos hermanos, formó una terna de músicos que escribieron docenas de hits

FILE - Lamont, a la izquierda de la cantante Diana Ross. Al otro lado, sus hermanos Brian y Eddie
FILE - Lamont, a la izquierda de la cantante Diana Ross. Al otro lado, sus hermanos Brian y Eddie FOTO: Ron Frehm AP

Lamont Dozier, que escribió y produjo “You Can’t Rush Love”, “Heat Wave”, entre otra docenas de otros éxitos, y que ayudó a hacer de la Motown una de las compañías discográficas esenciales de la década de 1960, ha muerto a los 81 años. La muerte de Dozier fue confirmada el martes por Paul Lambert, quien ayudó a producir el musical teatral “The First Wives Club” para el que escribió el trío llamado Holland-Dozier-Holland, informa AP.

Duke Fakir, el último miembro sobreviviente de los Four Tops originales, llamó a Dozier un “chico hermoso y talentoso” con un extraño sentido de qué material funcionaba mejor para un grupo determinado. “Me gusta llamar a Holland-Dozier-Holland ‘sastres de la música’ -ha comentado- Podían tomar a cualquier artista, llamarlo a su oficina, hablar con él, escucharlo y escribirle una de las 10 mejores canciones que hubieras escuchado”.

En el ascenso histórico y autodefinido de Motown al “Sonido de la América joven”, Dozier sobresalió. Durante un período de cuatro años, de 1963 a 1967, él y sus hermanos, Brian y Eddie, crearon más de 25 canciones que alcanzaron el top 10 y dominaron la combinación de pop y rhythm and blues que permitió al sello característico de Detroit, fundado por Berry Gordy, desafiar los límites entre Música en blanco y negro y rivalizar con los Beatles en las ondas.

Para los Four Tops, escribieron “Baby I Need Your Loving” y “Reach Out (I’ll Be There)”; para Martha and the Vandellas escribieron “Heat Wave” y “Jimmy Mack”; para Marvin Gaye, “Baby Don ‘t You Do It” . La música perduró a través de innumerables bandas sonoras, emisiones de radio, y en versiones de los Rolling Stones, Linda Ronstadt, James Taylor y muchos otros “Sus estructuras eran simples y directas”, escribió Gerri Hirshey en la historia de Motown “Nowhere to Run: The Story of Soul Music”, publicada en 1984.

El sonido de Dozier era ideal para el buque insignia de Motown, Diana Ross and the Supremes, para quienes escribieron 10 canciones No. 1, entre ellas “Where Did Our Love Go” y “Stop!” . Las expectativas eran tan altas que cuando “Nothing But Heartaches” no logró llegar al top 10 en 1965, Gordy envió un memorando de la compañía en el que exigía que la Motown solo lanzara los mejores de las listas de éxitos para las Supremes, una orden que este trío de compositores obedeció con “I Hear a Symphony” y varias más.

La terna formada por Holland-Dozier-Holland trabajaron en varios estilos: la alegría casual de “How Sweet It Is (To Be Loved by You)” contrasta con el deseo creciente de “Heat Wave” o la urgencia de “Reach Out (I’ll Be There)”. Dozier se centró en la melodía y los arreglos, ya fueran los inquietantes ecos de los coros de Vandellas en “Nowhere To Run”, las luces intermitentes de la guitarra que impulsan “You Keep Me Hanging On” de Supremes o el hipnótico piano gospel en “Gaye”.” “Todas las canciones comenzaron como baladas lentas, pero cuando estábamos en el estudio acelerábamos el ritmo”, dijo Dozier a” The Guardian” en 2001. “Las canciones tenían que ser rápidas porque eran para adolescentes”.