Sección patrocinada por

Arte

Miguel Falomir: «No vamos a borrar la prueba del delito de los cuadros de Goya»

El director del Museo del Prado censura la acción de los ecologistas contra las obras del artista y señala que de momento no repararan los daños de los marcos

Activistas ecológicas se pegan al marco de los cuadros de 'Las Majas' de Goya en el Museo del Prado
Activistas ecológicas se pegan al marco de los cuadros de 'Las Majas' de Goya en el Museo del Prado FUTURO VEGETAL FUTURO VEGETAL

El Museo del Prado todavía no ha reparado los daños que provocaron dos activistas ecologistas en los marcos de «La maja desnuda» y «La maja vestida» de Goya. El informe que ahora tiene el juez y que han elaborado los técnicos del museo deja claro que el pegamento acarreó claros perjuicios a estas obras. Para los expertos y conservadores de la pinacoteca está fuera de cualquier clase de duda que el marco de una pintura forma parte de la obra de arte y que agredirlo es también agredir la pieza en sí misma. Miguel Falomir, director del Museo del Prado, ha explicado por qué todavía no se ha procedido a la restauración de los marcos de estos dos óleos y el motivo, por tanto, por el que se ha dejado a la vista del público: «Los daños no impiden la exposición de estas obras. Además, no tenemos intención de alterar ninguna prueba. Es un vestigio de lo que se ha hecho y todo el mundo lo puede ver. Son como las balas del Congreso de los Diputados. No vamos a modificar las pruebas del delito».

Miguel Falomir, que advirtió que si no se han producido mayores daños es por las medidas que el museo adoptó, afirmó que en cuanto el juez abra la causa y les llamen, el Museo del Prado se personará en la causa, aunque no se sabe si quien se presentará como afectado será el Ministerio de Cultura o el Estado. Respecto a si se debe endurecer el castigo para las personas que cometan esta clase de agresiones, Falomir no lo dudó: «La ley está bien como está. Es suficiente. Es un problema de opinión pública. Este, además, es el único país en el que se ha entrevistado a los agresores. Es el único que lo ha hecho de nuestro entorno. Si les damos voz a los agresores, mal camino». Después añadió que «los museos son instituciones culturales de paz, de concordia. Es bastante fácil atacarlas y también bastante cobarde. Es un hecho de una extrema gravedad, aunque no sé si eso es mensurable desde el punto de vista judicial, pero sí desde el social».

Miguel Falomir añadió que los daños «no son particularmente graves, pero sí para nosotros, porque el marco forma parte integral de un cuadro y de una obra de arte. Esto ha sido una agresión contra todos los españoles. Se está criminalizando el arte. Se señala al arte como culpable en lugar de irse a manifestar a las gasolineras. Si se han evitado más daños ha sido por el protocolo que había previsto ya el museo», concluyó.