Sección patrocinada por sección patrocinada

Cine y literatura

El aclamado Zhang Yimou dirigirá una adaptación cinematográfica de "El problema de los tres cuerpos"

La primera novela de la trilogía escrita por Liu Cixin y publicada en 2006 se convirtió en un todo un hito del género en China

Zhang Yimou presentó ayer en la Mostra su nuevo filme, «Shadow», y recibió el premio Glory to the Filmmaker
Zhang Yimou presentó ayer en la Mostra su nuevo filme, «Shadow», y recibió el premio Glory to the Filmmakerlarazon

Premiado en los festivales de Cannes y Berlín y proyectado por derecho como uno de los directores chinos más reconocidos de la industria audiovisual, el cineasta Zhang Yimou ha decidido dar un paso más en su carrera en términos de riesgo creativo y probar suerte en el complejo universo de la ciencia ficción. Tal y como han confirmado desde la productora Beijing Enlight Media (donde Zhang ha sido durante mucho tiempo consultor creativo y rodado varias películas para ellos), el autor de "La linterna roja" (una de las tres cintas por las que ha estado nominado a mejor película de habla no inglesa en los Oscar) dirigirá una adaptación cinematográfica de la obra "El problema de los tres cuerpos". Según el presidente de la productora, Wang Changtian, la adaptación se desarrollará conjuntamente con los titulares de los derechos de la obra, Three-Body Universe Cultural Development.

El título de la adaptación en cuestión alude a la primera novela de la trilogía escrita por Liu Cixin y publicada en 2006, que se convirtió en un todo un hito del género en China, pero también fuera del país, llegando a traducirse a más de 30 idiomas. Cixin, ingeniero informático y fan declarado de las novelas de ciencia ficción, escribió entre 3000 y 5000 palabras diarias en su tiempo libre y tardó tres años en terminarla. Cuentan que su esfera creativa está profundamente influido por Isaac Asimov, Arthur C. Clarke y León Tolstói y de hecho la novela tiene profundas implicaciones sociales que el propio autor utiliza para revelar a través de ellas los principios de la "sociología cósmica", una suerte de protociencia sobre las leyes de supervivencia en el universo.

El llamado problema de los tres cuerpos, plano teórico que inspira el nombre de la historia, responde a un problema de mecánica orbital que carece de solución general (y que en algunos casos puede ser caótica). Como parte de la trama, aparece descrito un planeta habitado de un sistema estelar ternario que, debido a su órbita irregular alrededor de las tres estrellas que lo conforman, sufre continuas catástrofes naturales, climáticas y geológicas imposibles de predecir. "Esperamos que el director Zhang Yimou pueda captar la esencia de la novela y lograr algunos avances e innovaciones, y ganar algo en el mercado internacional", ha asegurado Changtian a este respecto.

A pesar de que en China el libro ha sido adaptado como serie animada, serie de televisión de acción real y hasta radiodrama, en 2016 se produjo una versión cinematográfica, pero que nunca llegó a estrenarse. Tras años de espera, Netflix sí que logró lanzar este 2024 una adaptación loquísima y perturbadora del universo de ciencia ficción creado por Liu en formato serie de la que todavía está pendiente el estreno de una segunda temporada.

Curiosamente, varias de las películas de Zhang ya han abordado directa o indirectamente diferentes aspectos de la todavía sensible Revolución Cultural China, como va a ocurrir en el caso de "El problema de los tres cuerpos". Ocurrió con "To Live" (también conocido como "Lifetimes"), que ganó el Gran Premio en Cannes en 2004, pero se le negó su estreno en cines en China y el drama romántico y trágico de 2014 "Coming Home". O con el drama "One Second", adaptado de una novela de Yan Geling, estaba programado para estrenarse en el festival de cine de Berlín en 2019, pero las autoridades chinas lo cancelaron en el último minuto. También se subraya la problemática del contexto en "Un segundo", cinta que presentó en el Festival de San Sebastián de 2021 y en la que el director se sirve de la Revolución Cultural China de finales de la década de los sesenta para configurar un hermosísimo relato que no deja de manifestarse como una íntima y casi pareciera que confesional carta de amor por el cine.